Buscar
lunes, 05 de diciembre de 2022 09:35h.

El angelote, una joya que podemos observar en Canarias - ATIRACAN

El angelote (Squatina squatina) ese tiburón que habita y se reproduce en Canarias, cuando ha desaparecido del resto de Europa, que está catalogado como especie en peligro crítico de extinción, ese tiburón que todos deseamos encontrar, ese soñar un Ángel que se hace realidad en las noches de Sardina del Norte en Gran Canaria.

El angelote, una joya que podemos observar en Canarias - ATIRACAN

El angelote (Squatina squatina) ese tiburón que habita y se reproduce en Canarias, cuando ha desaparecido del resto de Europa, que está catalogado como especie en peligro crítico de extinción, ese tiburón que todos deseamos encontrar, ese soñar un Ángel que se hace realidad en las noches de Sardina del Norte en Gran Canaria.

Normalmente se encuentra inmóvil enterrado en el sedimento del fondo de forma que sólo muestra sus ojos y así es como hay que dejarlos pues es su estrategia para poder capturar las presas que son su alimento. Es muy importante no perturbar su modo de vida y poner fin a estos "Shows subacuáticos” de levantar la arena para que naveguen al antojo del observador.

Durante el verano y sobre todo por la noche se pueden observar  congregaciones de individuos.

Los angelotes son ovovivíparos, lo que significa que los huevos eclosionan en el útero de la madre y los jóvenes se alimentan de un saco vitelino hasta su alumbramiento, siendo gestadas durante 8 o 10 meses. En el Atlántico los partos suelen producirse en verano.

El número de crías se relaciona con el tamaño de la madre y oscila entre 7 y 25. Estas crías miden aproximadamente unos 30 centímetros de largo.

El ciclo reproductivo está estimado en 2 años, aunque no está bien definido. La ovulación tiene lugar en primavera. Los machos y las hembras maduran cuando alcanzan respectivamente los 0.8 y 1.3 metros de longitud.

Protegido por Convenios Internacionales, Reglamentos Europeos y Órdenes Ministeriales hoy en Canarias las autoridades responsables de su protección y conservación miran hacia otro lado y permiten su captura por parte de empresas dedicadas a la pesca deportiva, su tenencia en embarcaciones y hasta su maltrato para shows fotográficos de los que alardean públicamente.

Desde ATIRACAN exigimos su protección efectiva ya.

 

 

Fotos cedidas por Domingo González Torres.

Saludos Suso Rodas

Presidente de Atiracan

Web:www.atiracan.org