Buscar
martes, 31 de enero de 2023 12:11h.

¿Patrimonio lagunero en un vertedero?, Álvaro Santana Acuña y Alejandro Carracedo

Álvaro Santana Acuña está difundiendo el valioso testimonio que ha publicado en FACEBOOK Alejandro Carracedo. piedras históricas de La Laguna, botadas de manera lastimosa. Hya que recordar que el patrimonio histórico de La Laguna no es de Clavijo n,i mucho menos, de Cerrillos, sino de la Humanidad y del pueblo canario. Estas son las cosas que ocurren cuando se confía la historia propia a la gente de fuera, que nio sienten ni paecen por lo canario.

Alejandro Carracedo Hernández
 
Álvaro Santana Acuña
 
Dice Álvaro Santana Acuña: 
 
El usuario de Facebook Alejandro Carracedo Hernández ha colgado hoy domingo un album con 45 fotos espeluznantes donde se observan montañas de adoquines y petriles de basalto del centro histórico de La Laguna, abandonados a su suerte en un solar de la Avenida de la Candelaria (San Benito, La Laguna). 
 
Dado el precedente del abandono de los capiteles de la Catedral en 2010 en un solar de Tegueste, conviene transmitir  a la opinión pública lo que está sucediendo en San Benito.
 
El vínculo al album de fotos. 
 
 
Ubicación del solar y los materiales.
 
 
NOTA SOBRE LOS PETRILES: VALOR PATRIMONIAL Y FUNCIÓN
Se da la circunstancia de que la peatonalización de varias calles y plazas en el centro histórico ha supuesto la eliminación de un hito del pequeño patrimonio lagunero: los petriles de basalto que separaban la acera de la calzada. Estos petriles están tallados en basalto autóctono. Tras la eliminación de las aceras con la peatonalización, hoy materiales no autóctonos y acumuladores de humedad ocupan el lugar de los petriles.

Además de su valor patrimonial, esos petriles tienen una función absolutamente clave. La Laguna es una ciudad de procesiones (a lo que hay que añadir la romería, el corpus, etc.). Por lo tanto, el petril ayuda a separar al público del espacio de la procesión, la romería, etc. Sin embargo, la retirada de los petriles en las calles de la Carrera y San Agustín provoca que los espectadores, al no tener una separación real entre la acera y la calzada, invadan continuamente y sin querer el recorrido del acto público. Dicha invasión ocurre sobre todo en las esquinas, donde se suele acumular mayor número de personas. Por lo tanto, la eliminación de un elemento del pequeño patrimonio lagunero (el petril basáltico) ha creado un problema que no existía antes y que además desvirtúa la vistosidad de tradiciones locales como las procesiones de Semana Santa.

Conviene recordar que, inicialmente, el proyecto de la alcaldía en la plaza de la Catedral pretendía también eliminar el petril perimetral en formal escalón y hecho de losa chasnera. Dicha actuación ha sido condenada por una gran parte de la ciudadanía y finalmente desaprobada por los técnicos de la Comisión insular de patrimonio. 
 
Cordialmente,
 
Alvaro Santana Acuña