Buscar
martes, 07 de febrero de 2023 00:00h.

todo es palabrería para el rebaño

En el 2022 tenemos la explicación del 2023 - por Hugo Dionísio

 

fr h d

El 2022 explica el 2023 - por Hugo Dionísio *

 

por Hugo Dionísio para THE SAKER

Mientras los números de Ronaldo y su fichaje “triunfante” por la “competitiva” liga saudí se comentan en las noticias portuguesas y europeas, el mundo exterior da vueltas de tal manera que a la prensa corporativa del Atlántico Norte le cuesta seguir el ritmo, optando por resumir la historia de la política internacional en dos hechos principales: la guerra en el Este y el Covid en el Lejano Oriente. No amplían demasiado el campo para no correr el riesgo de engañarse a sí mismos.

Incluso en un marco de confirmación permanente de las premisas percibidas como reales, constantemente corroboradas por el ejército de formadores de opinión, analistas, comentaristas y analistas políticos de turno, quienes, aparentando ser muy racionales y pluralistas, nunca se distancian de lo esencial y fundamental. interrogantes, los hechos que marcarán el año 2023, debatidos y analizados, no dejarían de producir en las mentes más inamovibles -las que sólo tienen certezas- las preguntas más inoportunas.

Si el conflicto del Este seguirá marcando gran parte del año que viene, en la medida en que fue diseñado precisamente para este fin, es importante recordar dos datos que ayudan a comprender las razones últimas de la agresión, la violencia y la destrucción. que estamos presenciando.

En el sitio web del Banco Mundial ( https://data.worldbank.org/indicator/MS.MIL.XPRT.KD?locations=RU-US ), los datos sobre "exportaciones de armas" muestran que desde 2001 las exportaciones rusas en este campo han no solo se acercaron a los de Estados Unidos, sino que en algunos años (2002, 2013) incluso han superado el valor exportado por Estados Unidos.

No es curioso que el último año en el que hubo competencia de valor real entre ambos países fue 2013. Entre noviembre de 2013 y febrero de 2014 tuvo lugar el Euromaidán, y ese mismo año un enorme paquete de sanciones contra la federación rusa (que había sido vigente al menos desde 2008), centrándose especialmente en las tecnologías importadas por Rusia para su complejo industrial militar en gran parte público. Ya en 2014, los datos del Banco Mundial muestran una fuerte caída en las exportaciones de armas rusas, que ahora representan un poco más de 1/3 de las ventas de EE. UU.

Este dato no sólo es relevante para que entendamos el porqué del Euromaidán, la imposición de un régimen rusofóbico y toda una escalada armamentística que bien se evidencia en la preparación que, desde hace 8 años, inició el régimen neonazi, construyendo un ejército totalmente desproporcionado y una red de fortificaciones en el Donbass que recuerda a los búnkeres albaneses. Este dato, junto con otros, confirma una serie de premisas que marcarán nuestro futuro próximo.

El problema no es solo un problema de “sustitución comercial”. Ni por asomo. Martyanov nos explica, en 3 libros muy importantes, parte del problema. Bajo el reinado de Putin se produjo una reutilización, modernización y optimización de todo el potencial instalado que dejó la URSS y presente en la sociedad rusa, no totalmente destruido en la década de los 90, lo que permitió ofrecer al mercado mundial opciones más efectivas desde el punto de vista militar. vista y, sobre todo, mucho más económico, considerando el binomio costo/beneficio. Hoy, el conflicto entre las dos naciones eslavas, ha demostrado que el armamento estadounidense no solo no trae una diferencia sustancial, sino que está desactualizado, especialmente en el campo de la artillería (larga, corta y media distancia) y la defensa aérea.

Lo que Martyanov nos permitió prever es que EE.UU. no podría permitir una enorme cantidad de países del mundo (desde Argelia, pasando por Arabia Saudita, pasando por Turquía, India, Indonesia, Egipto, Venezuela, Argentina, Brasil, o incluso países de la OTAN como Grecia… ) para empezar a comprar tecnologías superiores a las suyas (como es el caso del S-400 comprado por Turquía, del que dice es superior a cualquier sistema de defensa aérea estadounidense), pero que, aun cuando no sean superiores, son incompatibles con la OTAN estándar, lo que en sí plantea dos problemas: 1. Si el país se une o se mantiene en los aliados militares, el hecho de contar con diferentes sistemas de armas plantea problemas de interconexión restando eficacia defensiva y ofensiva; 2. Si se convierte en un país enemigo, se apoyará en sistemas ofensivos contra los cuales los sistemas defensivos de la OTAN no están experimentados ni sintonizados,

Para ver cuán importante es esto, mire la renuencia por parte de los EE. UU. a suministrar grandes cantidades de HIMARS o PATRIOT, e incluso entonces, a suministrar solo las capacidades más limitadas. En cuanto a los drones, lo mismo es cierto. Su uso masivo, es decir, las capacidades más avanzadas, permitirá al ejército enemigo probar, experimentar y afinar sus sistemas en relación con ellos. Por eso no quieren abastecerlos. Todavía queda el problema de que el enemigo capture uno de estos sistemas (parece que ya consiguieron la ojiva del misil HIMAR sin explotar). Por otro lado, su uso en el conflicto, sin poder apuntar a victorias sustanciales y un cambio en la dirección de la tendencia, traería un marketing muy malo para estos sistemas de armas.

Lo contrario también es cierto. Esta es la razón por la que, en mi humilde opinión, el ejército ruso es reticente a desplegar sus S-500 o incluso S-400 (apostando más por S-300 modernizados, BUK y otros), solo ha lanzado 1 o 2 hipersónicos y ahí no hay registro de usar Su-57 todavía. En otras palabras, no debemos mostrarle todo al enemigo, porque el campo de batalla está repleto de sensores de la OTAN en busca de información táctica, tecnológica, logística y doctrinal.

La eficacia del pequeño contingente ruso en la lucha contra ISIS, en comparación con los medios gastados por los EE. UU. en la misma “lucha”, planteó una necesidad de seguridad internacional, que ya existía, pero se convirtió en una resolución urgente para los neoconservadores estadounidenses. Si el discurso oficial continuaba -y sigue- en el sentido de menospreciar y ridiculizar el potencial ruso, porque las ventas tenían que seguir aumentando por un lado y disminuyendo por el otro, lo cierto es que los analistas militares del pentágono no habrán dejado de pensar que era mejor prestar atención. La arrogancia es a menudo un alarde y, en el fondo, esconde preocupación.

Hay hechos que ayudan a reforzar esta percepción. El hecho de que conozcamos cómo la OTAN y el G7 han clasificado sus amenazas y toda la política de “contención” y “desmantelamiento” de su poderío militar y económico, que requiere un profundo trabajo de desgaste, estudio y puesta a punto de estrategias, que para muchos especialistas constituyen ya lo que será la antesala de la Tercera Guerra Mundial (esta vez, ojalá, con su epicentro más al este), nos da pistas sobre el rumbo de la acción.

La creación de fondos para la construcción de una imagen negativa de los opositores confirma esta dirección: Por ejemplo, en la página 89 del presupuesto federal de los Estados Unidos, capítulo “Departamento de Estado y otros programas internacionales”, podemos leer “400 millones de dólares para el Fondo contra la influencia maligna de la República Popular China. Además (…) el presupuesto asigna 682 millones de dólares para Ucrania y un aumento de 219 millones de dólares por encima de lo que se entregó en 2021, para continuar contrarrestando la influencia maligna de Rusia”. Es en la parte final del párrafo donde nos damos cuenta de para qué son realmente estos 1.200 millones de dólares, a saber, "desinformación" (debe leerse como: contrainformación) o "resiliencia de la sociedad civil" (debe leerse como: dinero para las ONG). ). Después de esto, ¿alguien puede seguir creyendo todo lo que lee y ve en la prensa corporativa sobre estos dos países? ¿Incluso sabiendo que EE.UU. paga para producir y publicar información para combatir a estos países? ¿Y sabiendo que los llamados “medios” están en una profunda crisis económica y tremendamente dependientes del uso de dichos fondos? ¡Solo si la creencia es religiosa!

Pero los datos sobre el comercio de la Unión Europea con la federación rusa, confirman en qué plan(es) se juega la acción. Según Eurostat, con la excepción de los pequeños países bálticos, Suecia, Irlanda, Dinamarca y Finlandia, TODOS los demás importaron más que en 2021. Y todo esto a pesar del décimo paquete de sanciones que ya está en camino. ¿Explica esto? ¿Dónde está el “no contribuyan a las arcas de Putin”, “no contribuyan a la financiación de la guerra” o “vamos a acabar con la economía rusa”? Como está escrito en el Times of India, los EE. UU. sabían muy bien que no iban a afectar la economía rusa. Lo que sabían era que iban a acabar con la economía alemana y europea, engordando así la suya propia.

En otras palabras, todo es palabrería para el rebaño. Esta charla se puede traducir como “comprar todo más caro, porque compramos sin contratos a largo plazo”, “comprar energía más cara para que el petróleo de esquisto y el gas de esquisto estadounidense se conviertan en el foco principal de la UE”, “de ninguna manera comprarles armas”, “acabar con la cooperación en áreas sensibles como la fusión nuclear, proyecto que se estaba desarrollando en Francia con resultados prometedores y en el que Rusia era un socio fundamental, y no es casual que EE.UU. también compita en este campo y no quiera competencia”, “no exportar tecnología de punta a la Federación Rusa” y “suprimir al principal socio comercial del país, que era la UE, con la salida de la mayoría de las multinacionales de ese país”.

Aquí es donde podemos confirmar los objetivos reales de la guerra que comenzó en 2014. Alineados con los objetivos fundacionales de la OTAN, ya se logró el primer “Rusia fuera”; la segunda "caída alemana" ya se ha logrado con la elección de Sholz y su grupo de chicos, chicas y mitad niños y mitad niñas despiertos muy "bien" entrenados en la Ivy League; el tercer “Europa adentro” se consigue con las sanciones, que obligan a la UE a renunciar a uno de sus principales socios económicos, el principal en materias primas baratas y energía, y, con el tiempo, tener que renunciar también a su principal socio comercial , Porcelana. Todo bajo el pretexto de la lucha contra la dictadura y la violación de los derechos humanos.

Ya hay otros dos hechos que tendrán una enorme importancia para predecir los acontecimientos que nos esperan. Uno es la movilización en Polonia de 250.000 reservistas, de hasta 55 años, que ha provocado la huida del país de miles de hombres, hecho que no informan las televisiones “creíbles” del Atlántico Norte. Si vinculamos este hecho al aumento anual desde hace algunos años del presupuesto militar de ese país (muy por encima de las necesidades de la OTAN), es fácil ver qué personas serán las próximas en ser arrojadas bajo la trituradora. Miles de mercenarios, muchos ex soldados de las fuerzas armadas polacas, han muerto en Bahkmut. Pero hay planes para todo tipo de cosas, ya sea por parte de alguna élite polaca para ocupar la región gallega, o por parte de los neoconservadores para usar a Polonia como el próximo conejillo de indias para “debilitar” al “enemigo”.

El otro, que presagia la preparación de lo que está por venir, está más al este. Primero utilizaron a sus muchachos financiados por la CIA, movilizados desde Taiwán y Hong Kong (sí, los cabecillas han sido identificados), para movilizar pequeñas manifestaciones en China contra la política Zero Covid. La política de Zero Covid tuvo el poder de detener y de alguna manera congelar el ataque que EE. UU. estaba preparando contra el país, utilizando las muertes predecibles para provocar un cambio de régimen. Durante estos casi tres años el país pudo prepararse para la lucha contra la pandemia, pero Washington no quiso darles tanto tiempo. Por eso, después de haber presionado por el confinamiento -como si aquí nunca existiera- ahora atacan al país porque… terminó con el Covid Cero.

Eso es lo que se llama ser arrestado por tener perro, y arrestado por no tenerlo, lo que demuestra la seriedad y las verdaderas intenciones de estas personas. Ahora, acusan a China de “ocultar datos”, llamando mentirosos a los líderes y tratando de tontos a la gente de este país milenario, acusan a los “hospitales de estar abarrotados”, como si el nuestro no estuviera abarrotado TODOS LOS DÍAS TODO EL TIEMPO, y después habiendo muerto MILLONES de personas en EEUU y colonias, dicen estar “muy preocupados por la cantidad de casos”. Como si aquí se acabara el Covid.

Por supuesto, y esto es hilarante, la cantautora Van Der “Lies”, quien resulta ser la esposa del director de uno de los principales laboratorios que trabajan con Pfizer, salió corriendo a “ofrecer vacunas a China”. Para nuestros bolsillos esta “oferta” supondría unos cuantos miles de millones más pagados en impuestos, para Úrsula supondría otro móvil perdido, pero para los chinos, cuya civilización tiene 5000 años… Hace falta más para engañarlos. Muy poco, casi nada, se ha discutido sobre los efectos reales de esta vacunación masiva, pero el pago a Twitter (comprobado por los Archivos de Twitter) para dar forma a la información sobre la vacuna, no augura nada bueno por lo que averiguaremos en el futuro.

En consecuencia, ya en 2023, es posible que tengamos que prepararnos para los estantes vacíos. El pretendido cierre de las fronteras europeas con China que Estados Unidos intentará imponer, no dejaría de tener este efecto. El aumento de la financiación a la OMS (la misma que mintió sobre las mascarillas, ¿recuerdan?), prevista también en el presupuesto federal bajo el lema de “Fortalecer el liderazgo de EE. UU. en las instituciones internacionales”, ya ha dado sus primeros frutos con noticias como “La OMS duda de los datos proporcionados por Beijing”. ¡Claro que lo duda!

Ya sea porque pagamos los precios más altos por la energía y las materias primas, o porque el ataque a nuestro principal socio comercial se va a acelerar y alcanzar velocidad máxima… ¡ahí tendremos que pagar caro lo que antes creíamos barato!

¡Y a este ritmo descubriremos que no teníamos motivos para dejar atrás el 2022!

Hugo Dionísio , abogado, asesor político, analista e investigador de la Confederación de Sindicatos de Trabajadores de Portugal (CGTP-IN).

* Gracias a Hugo Dionísio y a THE SAKER. En La casa de mi tía con autorización

https://thesaker.is/in-2022-we-have-the-explanation-of-2023/

HUGO DINONÍSIO
HUGO DINONÍSIO

 

mancheta dic 22