Buscar
miércoles, 28 de septiembre de 2022 22:39h.

El Supremo reconoce y anula el engaño de la clausula suelo, pero ni castiga ni hace devolver el dinero

'El Tribunal Supremo anula las cláusulas de suelo de hipotecas con “falta de transparencia” y sin retroactividad'
Y a la banca, que le quiten lo bailado.

Pues esto, hablando en plata, significa, ni más ni menos, que el alto tribunal reconoce que hubo mala fe con engaño cuando la calusula suelo se aplicó sin conocimiento de quien contrajo el compromiso de la hipoteca. Es decir, que asume que hubo una irregularidad. Pero ni obliga a la devolución del fruto del engaño, ni mucho menos adjudica responsabilidades a quien engañó. Aunque, en realidad, la sentencia del Supremo es un monumento a la práctica de tirar por la calle de enmedio. Con ese respeto reverencial de las instituciones al poder del dinero, el Supremo toma una decisión sin efecto práctico alguno. Porque ¿cómo demuestra uno que no sabía lo que le estaban haciendo? En la práctica, se consagra la mala maña del engaño. Es lo de siempre, o tienes las perras para pagarte los servicios de abogados y asesores de fuste, que te avisen cuando el banco intenta colartela, o estas indefenso.
Y dicen por ahí que en Canarias  hay más de 30.000 personas afectadas. Pero la mayoría no se ha enterado