Buscar
lunes, 24 de junio de 2024 07:34h.

Imperialismo agrícola en la UE - por Michael Hudson

 

fr m h

Federico Aguilera Klink destaca este artículo

Imperialismo agrícola en la UE

Michael Hudson *

Desde la Segunda Guerra Mundial, los estrategas comerciales estadounidenses han basado su política internacional en el control de dos productos básicos clave: el petróleo y los cereales. Económicamente, han sido el pilar de la balanza de pagos de Estados Unidos, las principales categorías de superávit de exportación (junto con las armas), especialmente a medida que la economía estadounidense se ha desindustrializado.

Y políticamente, estas son necesidades básicas de toda economía. La diplomacia estadounidense ha tratado de hacer que otros países dependan del grano estadounidense. En la década de 1950, en particular, la oposición estadounidense a la revolución comunista de Mao en China intentó imponer un embargo de cereales a ese país. Pero Canadá rompió las sanciones, generando buena voluntad durante décadas.

Los estrategas comerciales estadounidenses han tratado de promover la dependencia de los cereales de los agricultores estadounidenses oponiéndose a los intentos extranjeros de lograr la autosuficiencia en cereales. Lo más notorio es que el Banco Mundial se negó desde el principio a conceder préstamos agrícolas a los países del Sur Global/Tercer Mundo para la producción de cereales alimentarios. Los préstamos se han limitado a promover cultivos tropicales que no compitan con la producción agrícola estadounidense. El resultado es que países como Chile, con la mayor oferta mundial de fertilizantes de guano natural, han desperdiciado sus ingresos por exportaciones de cobre comprando granos estadounidenses que fácilmente podrían haber producido ellos mismos.

Tan pronto como se creó el Mercado Común/CEE de siete miembros en 1958, su Política Agrícola Común se convirtió en el principal área de conflicto diplomático entre la CEE y los Estados Unidos. Ésa fue una de las razones por las que los diplomáticos estadounidenses promovieron la Zona Europea de Libre Comercio (AELC) como rival. Habían incluido en acuerdos comerciales el fuerte proteccionismo agrícola de Estados Unidos. La Ley de Ajuste Agrícola del Presidente Roosevelt, el apoyo a los precios (“precios de paridad”), los servicios de extensión agrícola y otros apoyos gubernamentales hicieron que los aumentos sostenidos de la productividad agrícola superaran los de cualquier otro país.

Así que no es de extrañar que la PAC europea buscara lograr ganancias similares para su sector agrícola y las consiguientes contribuciones a la balanza comercial de Francia, Alemania y otros países miembros. Para la CEE, la PAC fue el logro económico más importante y exitoso de los años sesenta y setenta. Europa se convirtió en un importante exportador de cereales. No había nada que la diplomacia estadounidense pudiera hacer para preservar su antiguo dominio del mercado en esta área.
Este éxito convirtió a la agricultura en un elemento clave de la diplomacia francesa y alemana con la expansión de la CEE hasta convertirse en la actual Comunidad Europea. Obviamente, estos dos principales productores agrícolas han tratado de mantener su propia posición dominante.

Es natural que los nuevos países miembros de la UE deseen que los subsidios para su propia agricultura logren ganancias similares en la productividad agrícola y apoyos similares. Ésta ha sido una lucha política constante dentro de la UE. Y ha llegado a un punto crítico con la guerra en Ucrania, buscando acceso al mercado europeo. Sus suelos son famosos por ser los más ricos y productivos del mundo, lo que lo convierte en un exportador mundial natural de cereales, semillas de girasol y otros productos agrícolas.

Pero una vez más, los intereses diplomáticos de Estados Unidos son la antítesis de los de la UE. Las empresas estadounidenses han comprado amplias extensiones de tierras agrícolas ucranianas y buscan acceso a los mercados europeos, empezando por Polonia. Su presidente, Andrej Duda, explicó el problema en una entrevista con la Radio y Televisión Nacional de Lituania:

“Me gustaría llamar la atención sobre todo sobre la agricultura industrial, que en realidad no está dirigida por ucranianos, sino por grandes empresas de Europa occidental y de Estados Unidos. Si hoy nos fijamos en los propietarios de la mayor parte de la tierra, no son empresas ucranianas. Esta es una situación paradójica, y no sorprende que los agricultores se estén defendiendo, porque han invertido en sus granjas en Polonia […] y los productos agrícolas baratos provenientes de Ucrania son dramáticamente destructivos para ellos”.

La amenaza a Polonia y otros productores agrícolas europeos de cereales ucranianos de bajo precio se ha intensificado por dos acontecimientos importantes. El acceso de Ucrania al Mar Negro está bloqueado, lo que deja al transporte ferroviario hacia el oeste como su principal alternativa para vender su grano. Y la empresa estadounidense BlackRock ha trabajado con el presidente ucraniano Zelensky para organizar la inversión estadounidense y europea en la agricultura a escala industrial de Ucrania para ayudar a proporcionar divisas al país en su guerra contra Rusia respaldada por la OTAN.

Los intereses del lobby nacional ucraniano se han sumado a la presión diplomática estadounidense para lograr un acceso libre de aranceles al mercado de cereales de la UE. Recientemente, los agricultores polacos han tratado de impedir que las importaciones de cereales ucranianos bajen los precios a los que pueden vender su propio grano. Sin apoyos a los precios para este y otros agricultores de la UE, la amenaza de una competencia agrícola ucraniana respaldada por Estados Unidos es un importante factor disuasivo para la membresía de Ucrania en la UE.

Como tal, revive el conflicto de intereses agrícolas entre Estados Unidos y Europa que se ha librado durante más de medio siglo. La extensión de los apoyos económicos de la UE a la competencia agrícola ucraniana sería, en la esfera del comercio agrícola, el equivalente a la destrucción del gasoducto Nord Stream, lo que perjudicaría la prosperidad europea.

Los intereses agrícolas estadounidenses al oponerse a la PAC de la CEE después de 1958 enfrentan ahora los intereses de inversión estadounidenses contra los actuales productores agrícolas de la UE.

Gracias a la colaboración de Federico Aguilera Klink

https://michael-hudson.com/2024/05/agricultural-imperialism-in-the-eu/

MICHAEL HUDSON Aparecido originalmente en la web de MICHAEL HUDSON. La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE
 Aparecido originalmente en la web de MICHAEL HUDSON. La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE

 

mancheta mayo 24