Buscar
jueves, 02 de febrero de 2023 11:53h.

Red Transeuropea, objetivo irrenunciable, aunque Gran Canaria no quiera - por Antolín Goya

Veo en EL DÍA este artículo de Antolín Goya reclamando para el puerto de Santa Cruz de Tenerife la inclusión en la Red Transeuropea de Transporte. Algo que me paree muy puesto en razón. Lo que no entiendo es que el dirigente de los estibadores a nivel de todo el estado y de todo el mundo plantee un elemento de agravio comparativo entre dos puertos canarios y entiendo menos todavía que la dirección de los estibadores olvide la parte de responsabilidad que tiene en el declive del Puerto de Santa Cruz de Tenerife, en el afán de construir un puerto en Granadilla

Antolín Goya es el coordinador, máximo responsable, de la Coordinadora, el principal sindicato de estibadores de España; y de la IDC, el grupo de sindicatos portuarios más importante del mundo. Por eso me extraña mucho que, desde el mismo título, este artículo plantee apelando al pleito insular la reclamación, justa reclamación, de algo que le corresponde al Puerto de Santa Cruz de Tenerife. Y, mucho menos entiendo que los estibadores tinerfeños no asuman que la campaña que se ha hecho durante años por construir un puerto en Granadilla ha desprestigiado al de Santa Cruz de Tenerife. Por eso se excluye a esta instalación de los planes estratégicos españoles y europeos.

La campaña por construir un puerto innecesario en Granadilla utilizó como argumento esencial la inviabilidad operativa del de Santa Cruz de Tenerife. Una y otra vez, las fuerzas políticas y económicas de Tenerife han insistido en que era necesario otro puerto en la isla, porque el de la capital no servía. Los estibadores no participaron directamente en esa campaña de desprestigio, bueno fuera, pero si la aceptaban, porque han aprobado oficialmente y agresivamente los planes de construcción del puerto en Granadilla.

La realidad, ahora, es que el puerto de Granadilla se está construyendo, pero no para que opere con contenedores,porque era obvia su inviabilidad en ese sentido, sino, simplemente para que sea la sede de una instalación gasera. 

Pero el daño ya está hecho. La reiteración de descalificaciones -que lo estibadores, insisto, no protagonizaron, pero si aprobaron implícitamente- del puerto fueron obviamente escuchadas, tanto por los responsables de logística de las grandes empresas, como por los diseñadores de estrategias de planificación en España y en Europa. Resulta algo obvio: si los propios teinerfeños dicen que su puerto no sirve y hay que contruir otro, será verdad; por tanto, operemos desde y hacia el otro puerto canario.

Y ese es el resultado, comprobable con los datos de tráfico en uno y otro puerto. Mientras el de La Luz y Las Palmas, en Gran Canaria, crece, en tráfico cautivo y en trasbordo de contenedores, el de Santa Cruz de Tenerie languidece, siendo cada vez más un puerto insular, que solamente recibe tráfico de cabotaje.

Por eso, y no oscuros designios de una de las islas, como insinúa Antolín, el puerto de Santa Cruz de Tenerife no cuenta para nadie. Y es una auténtica tristeza ver a un puerto capaz, que dispone de unos recursos humanos, materiales y técnicos de primera magnitud, relegado a un lastimoso papel de segunda fila, porque ha sido víctima de la ciega codicia de unos empresarios y unos políticos, a los que la dirección de los estibadores ha apoyado. Un error que ahora están pagando. Ni puerto de contenedores en Granadilla, porque era imposible, ni puerto importante en Santa Cruz de Tenerife, porque renunciaron a ello.

http://www.eldia.es/2012-08-03/criterios/11-Red-Transeuropea-objetivo-irrenunciable-aunque-Gran-Canaria-quiera.htm#2