Buscar
sábado, 10 de junio de 2023 07:38h.

Mi abuela, Dolores Herrera - por Ramón Armando León Rodriguez

 

DOLORES HERRERA

RAMÓN ARMANDO LEÓN RODRÍGUEZMi abuela, Dolores Herrera, era una gran luchadora, fue detenida allá por los años cincuenta y llevada a comisaría a causa de alentar a la huelga a unas trabajadoras de una fábrica de tabacos reclamando mejoras salariales

Mi abuela, Dolores Herrera - por Ramón Armando León Rodriguez *

Mi abuela, Dolores Herrera, era una gran luchadora, fue detenida allá por los años cincuenta y llevada a comisaría a causa de alentar a la huelga a unas trabajadoras de una fábrica de tabacos reclamando mejoras salariales.

Yo iba muy a menudo en mi juventud a visitarla y siempre estaba en la cocina, una cocina pequeña donde había dos banquitos de madera y en uno de ellos me sentaba yo a hablar con ella. Mi abuela me revisaba la ropa de arriba abajo y si encontraba algún botón flojo o alguna rotura me hacía quitar la camisa o el pantalón y se ponía a coserlo, pero si el roto era mucho tenía guardada una camisa o un pantalón para sustituir mi vestuario.

Yo, desde el modesto taburete, le contaba mis penas y mis complejos, pero ella le restaba importancia a mis quejas y me daba ánimos, salí muchas veces, de su humilde casa, lleno de felicidad.

Mi abuela tenía unas grandes ojeras y una cara triste, pero nunca me habló de tristezas. Cuando me detuvieron en el 1° de mayo de 1966, mi abuela se presentó en comisaría y nos vimos cuando yo salía de un interrogatorio. Ella no conocía el miedo, pero le daba miedo lo que pudiera pasarle a su hijo Armando a Patro, su nuera, también detenidos, y a su nieto.

A menudo la recuerdo y añoro aquellos momentos en que me sentía feliz porque ella no dejaba que me pusiera triste. La admiraba y mientras yo viva jamás la olvidaré. Cuando se fue de este mundo yo no estaba y siempre me ha quedado la pena de no haber podido despedirme de ella...

* Del muro en FACEBOOK de Ramón Armando León Rodríguez.