Buscar
lunes, 15 de abril de 2024 07:49h.
dolores
Cultura

El habla canaria se alonga en la RAE. Juan García Luján en su SOMOS NADIE y en la SER, sobre la ascensión de Dolores Corbella a la inmortalidad de la Academia

 

fr j g l
Juan García Luján en su SOMOS NADIE y en la SER, comenta la llegada a la Academia de la Lengua de nuestra Dolores Corbella. Y yo, Chema Tante, siempre desagallado por proteger la agonizante habla canaria, me caliento viendo el poco interés que ha despertado la noticia. Salvo las fríasinformaciones de prensa, solamente veo que García Luján y Padylla se hayan ocupado, aparte de La casa de mi tía, que no pasa de hacer el papel de novelera, de una noticia tan asiada. Si fuera un futbolista o una cantante, un suponer, verían ustedes la tonga de artículos con sahumerios.. Fuerte magua, cristianos y cristianas. 

 

Política

Dolores Delgado habría seguido, Ana Pardo de Vera en PÚBLICO

 

F dlrs dlgdo a prd d vr

Antonio Aguado, coherente veterano militante socialista, recomienda este  incisivo análisis que hace Ana Pardo de Vera en PÚBLICO sobre las circunstancias de la dimisión de Dolores Delgado como Fiscal General del Estado. Yo, Chema Tante, tengo que dexir que la gestión de Delgado como Fiscal General, deleznable, no ha sido sin embargo, ni mejor ni peor que de sus antecesores. Ha sido igual. Siempre ja Fiscalía general del Estado ha mantenido su increíble sujeción al gobierno de turno y ha servido de miserable herramienta para la injerencia de la política en la Justicia. 

Política

Dolores Delgado, la punta del iceberg, Fernando López Agudín en PÚBLICO

 

fra agudín

Coincido, yo, Chema Tante, en la apreciación que hace fernando López Agudín en este artículo nombrado en PÚBLICO por el coherente veterano militnte socialista Antonio Aguado. Todas y cada una de las personas agraciadas en el pasado reciente con el cargo de la Fiscalía General del Estado estaban ostensiblemente ligadas con el poder ejecutivo de turno, y, en su mayoría, incluso con gobiernos socialistas, eran afines a la derecha. Pero todas y cada una de ellas gozaron del favor absolutamente mayoritario, solamente algún voto en contra, para no parecer demasiado rumanos, del Consejo General del Poder Judicial. Pero ahora, una profesional distinguida, conocida por su imparcialidad profesional, como Dolores Delgado, resulta cuestionada, aprobada prácticamente por los pelos. Y, como bien dice López Agudín, esto es un signo de lo que le espera al gobierno de Sánchez-Iglesias. El encono de un poder judicial minado por la infección del fanatismo ideológico de la derecha. Y los partidos de derecha se aprestan a aprovechar el apoyo que les promete una Justicia parcializada.La que nos espera.

Política

Dolores Delgado, una fiscal general para el nuevo tiempo, Carlota Guindal en LA VANGUARDIA

 

frase guindal

Mucha gente se ha alegrado con la noticia del  nombramiento de Dolores Delgado como Fiscala General del Estado. Yo,  Chema Tante, también. Y eso que ese cargo, no debería ser tan determinante. La Fiscalía General del Estado, en un régimen realmente democrático, no tendría que ser sino un órgano distribuidor y coordinador del trabajo, para las diferentes fiscalías. Eso, insisto, en un marco realmente democrático, con una Justicia de verdad imparcial. Pero en este reino de Felipe el último esto no es así. Ni la Justicia ha sido ecuánime, ni la Fiscalía, tampoco. Tanto una como la otra llevan infectadas de fanatismo ideológico desde los tiempos del más negro franquismo. Un fanatismo ideológico de  derecha, de clase alta, de oligarquía, claro. Y lo que se pide es limpiar ese terrible defecto.  Llevar ¡, tanto a la Justicia como a la Fiscalía a su papel de observar los hechos que ocurren en la sociedad y analizar con base en las pruebas, en las evidencias, de una manera neutral, no partiendo de las propias ideas personales o de quien manda, ni de prejuicios. Sino mirando a los hechos evidentes.Y esa es la misión que esperamos acometa Dolores Delgado en la Fiscalía General.  Como se ve, una actuación de limpieza, ajena, adicional, pero ajena, a lo que debería ser la función estricta del cargo. Yo estoy convencido de que Dolores Delgado tiene arrestos -la capacidad y los conocimientos, se los supongo, por no ser yo quien para evaluar tal cosa- para cumplir con su deber, pese a las terribles oposiciones que se va a encontrar. Resultaría divertido, si la situación no fuera tan seria, ver que ahora fiscales que se han distinguido por su querencia a sus conmilitones o jerifaltes, acusen a Delgado de su misma culpa. Carlota Guindal escribe, mejor que yo, por supuesto, sobre todas estas historias en LA VANGUARDIA.