Buscar
miércoles, 05 de octubre de 2022 09:39h.

Democracia participativa y democracia representativa, círculos, mónadas, empoderados y apoderados - por Isidro Fuentes

No es excluyente ni está reñida la democracia asamblearia, participativa o directa con la democracia representativa. Lo que ocurre es que en España no hemos tenido ni la una ni la otra.

Democracia participativa y democracia representativa, círculos, mónadas, empoderados y apoderados - por Isidro Fuentes

No es excluyente ni está reñida la democracia asamblearia, participativa o directa con la democracia representativa. Lo que ocurre es que en España no hemos tenido ni la una ni la otra.

Y es ese el nuevo edificio político a construir: nuevo en la forma (diseño institucional), y nuevo en la materia (sustituir a los partidos por una nueva célula que se nutra de la sociedad civil y no del Estado). Los Partidos dejarán de ser piezas y engranaje imprescindible como hasta ahora; en su lugar ya ha nacido el nuevo ladrillo que sustituirá a los viejos Partidos; aún está formándose y conformándose, pero igual que un óvulo al fecundarse,ya tiene vida propia. Una vida embrionaria pero con evolución imparable.

Los círculos de Podemos son los prototipos de la nueva unidad mínima del PODER NACIENTE, unidad necesaria e imprescindible para el advenimiento a España del Nuevo Corpus Político: la Democracia.

Esa nueva célula tendrá-como todas las células- dos maneras o mecanismos de funcionamiento: el funcionamiento interno y el funcionamiento externo. El f. interno debe estar dominado y regido por la FORMA asamblearia ó directa. Los círculos se formarán y debatirán sobre todo aquello que estimen oportuno y conveniente. Cada círculo es LIBRE de decidir cómo quiere funcionar y que temas debe abordar. Tendrán pues autonomía y vida propia, esto va en consonancia con la propuesta lanzada estos días por Pablo Echenique de dar PODER al círculo por encima de organigramas piramidales y dinámicas de acatamiento y sumisión conocidas por todos(Partidos y sus aparatos).

Superada esta fase inicial, una vez tengamos todo el territorio patrio regado por cientos, quizás miles, de círculos y asambleas ciudadanas de todo tipo y variedad(fase en la que se encuentra ahora Podemos), el siguiente paso debe consistir en la articulación de ese rosario de círculos y sensibilidades en algo que sea operativo y eficaz en su funcionamiento externo. Aquí es donde debemos y tenemos que innovar y crear algonuevo.Si lo externo a la sociedad civil es el Estado, ese algo debe tener PODER frente al Estado para frenar cualquier inercia de tipo parasitario, ese algo no podrá JAMÁS transformarse en un órgano estatal(que es lo que han hecho los partidos) sino- justo al contrario- será una vacuna y barrera infranqueable para la penetración de cualquier parásito que intente adueñarse de la más mínima  parcela estatal para ponerla al servicio de las oligarquías en detrimento de la mayoría.

Hablamos de un nuevo MEDIADOR o INTERMEDIARIO entre la sociedad civil y el Estado, y ese nuevo espacio ya no podrá estar ocupado, obviamente, por la figura decadente y  agotada de los viejos Partidos políticos. El nuevo agente del nuevo edificio se llama o llamará Mónada, tiene el tamaño mínimo necesario para adquirir vida política propia por si sola y a la vez un tamaño suficiente como para ser REPRESENTATIVO del tejido social , económico y cultural del país. Serán pequeños distritos o círculos de unos 100.000 habitantes que lograrán algo de lo que se habla mucho pero hasta ahora no hemos conseguido… mejor dicho, CONQUISTADO: la igualdad política. Las Mónadas conseguirán que el voto de una persona valga igual independientemente del lugar de España en el que viva, cada Mónada deberá ELEGIR un solo REPRESENTANTE que defienda los intereses de los numerosos círculos y asambleas que la conforman. Políticamente España estará formada por 450 Mónadas cuyos representantes o apoderados se reunirán en Madrid para dar vida a la nueva Asamblea Nacional… habrá muerto el Parlamento de los Partidos.

Esas 450 personas enviadas a Madrid desde los círculos, mónadas o distritos serán la señal y garantía del nuevo empoderamiento que pedía el 15M y hoy sigue reclamando una gran mayoría de la sociedad civil española. Digo que esa Asamblea Nacional es señal de empoderamiento porque las personas que allí enviemos serán en realidad nuestrosAPODERADOS; porque la única manera que tenemos de empoderarnos es….apoderarnos, apoderarnos del Poder legislativo, nombrar representantes(o apoderados) y darles el PODER de hacer leyes en nuestro nombre y beneficio, en el nombre y beneficio de la mayoría. Esa es la ley fundamental y transversal de la Democracia.

La iniciativa legislativa la tendrán esos nuevos APODERADOS que nosotros hemos EMPODERADO; contactarán unos con otros en la nuevaAsamblea Nacional, para defender intereses comarcales o regionales que ahora los unan o reúnan. Sacarán y promoverán nuevas leyes que beneficiarán, en el nuevo diseño institucional, a la mayoría. Democracia y mayoría, dos palabras unidas por fin bajo el manto de la libertad.