Buscar
jueves, 29 de septiembre de 2022 08:31h.

Isabel 2 no ganó nunca unas elecciones ni luchó en ninguna guerra

Isabel 2, Carlos 3 - por Antonio Cabrera de León

 

FR ANT

 

 

Isabel 2, Carlos 3 - por Antonio Cabrera de León *

Descanse en paz Isabel, la persona. Pero detesto a cualquiera que encarne una monarquía, al ser ésta una institución que representa el ejercicio hereditario del poder y por tanto la negación de la democracia. Bajo las llamadas monarquías parlamentarias se puede ejercer la democracia, pero sus princesas y princesos tienen privilegios de cuna contrarios al propio concepto de democracia. Y ocurre, además, que en estas castas aristocráticas la delincuencia es habitual porque viven convencidos de su derecho natural a expoliar a su prójimo.

No es infrecuente, desde Japón a Etiopía, que los monarcas lleven su supremacismo a declararse a sí mismos como deidades mayores o menores. Ahí es nada, rey y dios en una santísima dualidad. En el caso, hoy de actualidad, de la monarquía británica, sus reyes no se han proclamado dioses aunque para sus adentros así lo crean, pero de Enrique 8 para acá se nombraron a sí mismos como cabezas de la iglesia anglicana. Por tanto Isabel 2 no era sólo la persona más rica del desunido Reino Unido, sino que era además su reina y su papisa.

Según la revista de la liga de los ricos, Forbes, Isabel 2 tenía un patrimonio neto de más de 262.000 millones de dólares. Así que por mucha campaña mundial de toda la prensa amiga, por mucho entierro y pompa, por mucho protocolo y lágrimas televisadas, los hechos son que se enriqueció espectacularmente durante su reinado, aprovechó sus exenciones de impuestos, e invirtió sus modestos estipendios en todo tipo de productos del casino financiero mundial.

De lo mucho que la quería su pueblo, no para de convencernos el almibarado cañón mediático. Pero que yo sepa nunca ha habido un referéndum sobre monarquía o república en la Gran Bretaña. Así cualquiera se declara muy amado, pero Franco llenaba la plaza de Oriente y hubo grandes colas para verlo muerto, pese a lo cual se guardaron mucho de permitirnos un referéndum sobre monarquía o República. La única manera de saber cuál es tu apoyo es pasar por las urnas, y no parecen estar muy interesados en ello.

Isabel 2 no ganó nunca unas elecciones ni luchó en ninguna guerra. Estuvo bien resguardada durante la Segunda Guerra Mundial. No fue enfermera en el frente, ni se opuso a nada que no fuera contra sus dineros. No se le escuchó una palabra en defensa de sindicatos, trabajadores o clases modestas británicas mientras fueron empobrecidos. Tampoco en defensa de los pueblos masacrados por su ejército imperial. Fue sobrina de un rey filonazi, que hubo de renunciar cuando fue irremediable guerrear con Hitler. Esos son los Windsor, como aquí son los Borbones.

Carlos 3 tampoco ha ganado unas elecciones, y a sus 74 años no se le ha conocido nunca trabajo alguno. Tareas sí, las que le ha venido encomendando el clan, pero eso no es trabajar. Que sepamos, no es un pederasta como su hermano Andrés. Pero engañó a una jovencita que soñó ser reina y el pueblo británico descubrió quién es. En sus chiringuitos de enriquecimiento, que llaman fundaciones, se ha traficado con la nacionalidad británica a favor de sabandijas dispuestos a pagar millonadas por ella. El pueblo no lo ha votado.

* En La casa de mi tía por gentileza de Antonio Cabrera de León

ANTONIO CABRERA DE LEÓN RESEÑA

 

MANCHETA AGOSTO 22