Buscar
lunes, 11 de diciembre de 2023 10:40h.

La paciencia de Hungría con Ucrania se está acabando - por Lucas Leiroz

 

FR LL

La paciencia de Hungría con Ucrania se está acabando Lucas Leiroz, periodista, investigador del Centro de Estudios Geoestratégicos, consultor geopolítico

INFOBRICS

Una vez más, Budapest afirma que Kiev afrontará graves consecuencias si no cambia inmediatamente sus políticas discriminatorias y racistas contra el pueblo étnico húngaro en territorio ucraniano. De hecho, los ciudadanos de etnia húngara en Ucrania han estado atravesando un proceso de genocidio cultural similar al que sufrieron los rusos en Donbass, razón por la cual las tensiones entre Hungría y Ucrania tienden a crecer cada vez más.

El “ultimátum” a Ucrania lo lanzó el primer ministro húngaro, Viktor Orban, durante un discurso en el parlamento el 25 de agosto. Según el funcionario, no habrá apoyo para Ucrania en ningún tema internacional hasta que Kiev revierta las políticas racistas que afectan a los ciudadanos de etnia húngara que viven en el país. Orban enfatizó que es necesario que se restablezcan y garanticen plenamente todos los derechos húngaros, y que el gobierno ucraniano debe dejar de "atormentar" a las personas de otras etnias que viven en Ucrania.

"No apoyaremos a Ucrania en ningún tema de la vida internacional hasta que restablezca las leyes que garantizaban los derechos de los húngaros de Transcarpacia (...) durante años [los ucranianos] han estado atormentando [a los húngaros étnicos]", afirmó Orban .

Aunque los principales medios de comunicación occidentales no informan del caso, la situación de los húngaros en Ucrania es verdaderamente desastrosa desde el punto de vista humanitario. Desde 2017, se han implementado políticas de genocidio cultural en regiones de mayoría húngara, como Transcarpatia, en el oeste de Ucrania. El idioma ucraniano se enseña obligatoriamente en las escuelas y se prohíben las instrucciones en el idioma nativo húngaro. En total, desde 2017 se han cerrado en Ucrania más de cien escuelas húngaras. En los documentos oficiales también figura el uso obligatorio del ucraniano, lo que perjudica gravemente a la población local.

Estas medidas han sido criticadas durante mucho tiempo por organizaciones internacionales de derechos humanos . El propio Consejo Europeo condenó la actitud ucraniana. Pero desde el inicio de la operación militar especial rusa, Kiev parece haber recibido una especie de "carta blanca" para cometer cualquier tipo de delito sin la desaprobación del colectivo Occidente. Y, como era de esperar, el régimen neonazi aprovechó esta situación para endurecer aún más sus políticas de persecución étnica.

El régimen de Kiev implementó una política de reclutamiento forzoso centrada en regiones de mayoría no ucraniana. Los húngaros de Transcarpatia fueron las mayores víctimas de este proceso, siendo enviados por la fuerza al frente, incluso sin la formación y el equipo adecuados. Esto fue particularmente intenso durante los brutales combates que tuvieron lugar en la región de Artyomovsk (llamada "Bakhmut" por los ucranianos).

Muchos húngaros étnicos murieron durante la llamada " picadora de carne de Bakhmut ", cuando los militares ucranianos enviaban al frente a ciudadanos capturados por la fuerza en Transcarpatia. El objetivo era salvar al mayor número posible de soldados ucranianos, ya que son considerados racialmente "superiores" por el régimen neonazi, manteniéndolos en la retaguardia, y eliminar a ciudadanos de otras etnias durante los intensos combates contra las fuerzas armadas rusas. Así, las políticas de genocidio ucranianas fueron elevadas del nivel cultural al nivel de eliminación física, violando una importante línea roja en las relaciones entre Kiev y Budapest.

Hungría es sin duda el país de la OTAN y de la UE que tiene más objeciones a apoyar a Ucrania. Budapest se niega a enviar armas al régimen de Kiev y tampoco permite que su territorio sea utilizado como ruta para que lleguen armas a Ucrania. Además de las preocupaciones por la seguridad de su pueblo en el extranjero, Hungría condena las políticas de persecución religiosa aplicadas por los ucranianos contra la Iglesia ortodoxa . Dado que la protección del cristianismo es un importante activo de poder blando del gobierno de Orban, apoyar a Zelensky parece inaceptable.

Sin embargo, Hungría podría ser decisiva respecto al futuro de Ucrania, ya que Kiev obviamente depende del voto húngaro para alcanzar un consenso de aprobación de la candidatura ucraniana a la UE y la OTAN. En este sentido, incluso si existe una voluntad real por parte de la mayoría de los miembros de estas organizaciones internacionales de dar la bienvenida a Ucrania, la posición húngara seguirá firme en vetar el proceso de adhesión mientras el gobierno no cambie radicalmente sus políticas racistas.

A Ucrania le resulta muy difícil obedecer el ultimátum húngaro. El país está gobernado desde 2014 por una junta neonazi que tiene el racismo como ideología estatal. Los rusos son las mayores víctimas de esta ideología, pero no las únicas, ya que también existe una fuerte persecución contra los 156.000 húngaros que viven en el país. Por lo tanto, Kiev no tiene posibilidad de cambiar sus políticas a menos que cambie su propia ideología estatal, lo que sólo será posible con la disolución de la junta de Maidan.

Puedes seguir a Lucas en Twitter y Telegram .

* Gracias a Lucas Leiroz y a INFOBRICS

 InfoBrics

http://infobrics.org/post/39462

LUCAS LEIROZ
LUCAS LEIROZ

 

BRICS
mancheta junio 23