Buscar
martes, 06 de diciembre de 2022 00:08h.

La palmera y el bull terrier - por Cándido Quintana

Hoy, con unas fotografías sorprendentes de más de diez años atrás que he encontrado en el baúl de mis recuerdos, les cuento una historia para no dormir y difícil de digerir que un buen día soñé...

La palmera y el bull terrier - por Cándido Quintana

 Hoy, con unas fotografías sorprendentes de más de diez años atrás que he encontrado en el baúl de mis recuerdos, les cuento una historia para no dormir y difícil de digerir que un buen día soñé...

 Érase una vez una persona, con amistades políticas influyentes y que explotaba un bar en el Centro de Santa Cruz, que pretendía, a toda costa, que le quitaran un parterre del reciente plan Urban que estaba situado delante de su negocio con anterioridad, para así rentabilizarlo al máximo instalando mesas y sillas en la vía pública.

 Pero a pesar de todo su poder, esa jardinera se lo impedía, máxime cuando en ella había plantada una bonita palmera de las que hay en el lugar. Primer paso, extinguir la vida de ese ejemplar, para lo que pasaban bastante tiempo echándole aguas sucias, sobrantes de limpieza, etc., lo veía día a día muy claramente en mis sueños.

 Pero la palmera aguantaba con todas sus fuerzas, a costa de irse poco a poco quedando visiblemente más endeble que las demás del entorno. A mis reiteradas quejas, entonces yo soñaba que el Ayuntamiento, no se si por ese poder al que me referí o porque pensaba que yo no estaba muy cuerdo, me contestaba que la palmera no se desarrollaba porque el parterre era pequeño.

 Aún así la palmerita no caía, se aferraba a la vida como cualquier otro ser vivo. Pero estaba escrito que debía caer, para que el interfecto con poder, como suele suceder, hiciera realidad sus desmesuradas ansias. ¿Que haría entonces, me preguntaba yo mientras dormía profundamente?

 Soñé que un buen día en época de carnaval en la que todo se desmadra por aquí, el pretencioso no se si buscaba o contrataba un perro de algún feriante de los que habitualmente nos visitan en esas fiestas, para que no quedaran demasiados rastros por estos lares por eso de lo fugaz de su visita, que tumbara la palmera y todo resuelto.

 Seguí soñando que el poderoso, o alguien en su nombre, le inyectaban a la palmera un líquido u olor atrayente para que el perro, un bull terrier de fuertes mandíbulas, diera cuenta de ella. Vi como el perro se erguía una y otra vez, y mordía con fuerza en la parte más delgada de la palmera, en la que yo intuía que le habían inyectado feromonas, haciéndole saltar lasca tras lasca, ¡hasta que la pobre palmerita se partió en dos y cayó!

 Soñé que se armaba un gran revuelo, que allí se amontonaba bastante gente, además de la policía y los laceros de la perrera para dar caza a ese perro potencialmente peligroso, aunque yo soñaba que simplemente fue inducido a hacer aquello. Pero el pobre perrito, una vez cumplió la misión que yo elucubraba en mis sueños, se dejaba mansamente coger.

 Así se escribe la historia de este sorprendente sueño mío que no acabó ahí, sino que se prolongó hasta que reclamé, como responsable de la comunidad que era, que la palmera fuera inmediatamente repuesta. Y así fue, y hoy su sustituta goza de mucho vigor y altura, tanto como las del resto del entorno. ¡Y pensar que en ese preocupante sueño, Parques y Jardines me justificaba el raquitismo por el estrecho espacio que ocupaba!

 Y después me desperté, no es posible que cosas como estas puedan suceder, pero peores se han visto por aquí. De cualquier manera, les adjunto varias imágenes fotográficas de mi sueño, vean como el bull terrier muerde una y otra vez. Vean también como tras el derribo, que no del mamotreto, el animal reivindica su presa subiendo sus patas encima y vean como finalmente quedo todo. ¡Que barbaridad!

 (c) Candido Quintana