Buscar
lunes, 05 de junio de 2023 09:19h.

De Picachos, embustes, olvidos y ofensas a la historia - por Juan Jiménez Alemán

Cuando un catorce de febrero de 1994 caía una de las pilastras del ingenio azucarero de Los Picachos nadie podía imaginar que veinte años más tarde esta ofensa y dejación a la historia de Canarias, y de Telde en particular, podría seguir enseñoreándose sobre el espacio y el imaginario colectivo como un elemento de la falta de acción y de la burocracia cavernícola que atenaza nuestros bienes culturales.

De Picachos, embustes, olvidos y ofensas a la historia - por Juan Jiménez Alemán, Secretario de Turcón-Ecologistas en Acción

 

Cuando un catorce de febrero de 1994 caía una de las pilastras del ingenio azucarero de Los Picachos nadie podía imaginar que veinte años más tarde esta ofensa y dejación a la historia de Canarias, y de Telde en particular, podría seguir enseñoreándose sobre el espacio y el imaginario colectivo como un elemento de la falta de acción y de la burocracia cavernícola que atenaza nuestros bienes culturales.

Del valor histórico, arqueológico y sobre el entramado económico que supuso la caña de azúcar y los ingenios azucareros tras la conquista en el siglo XV y el advenimiento del primer monocultivo de las islas Canarias en el siglo XVI, no seré yo quien les hable, pues es amplio y variado lo escrito sobre este particular por reconocidos estudiosos de la materia. Ello no quita para reconocer  el alto valor de los vestigios existentes en Los Picachos de Telde que se han mantenido, de aquella forma, erguidos, como seña influyente de un pasado que pretende seguir mostrándose en el futuro.

Veinte años llenándonos de razones, reflexiones y acciones dan para muchas historias, para escuchar variopintos pronunciamientos, promesas, y por qué no, algún que otro disparate. En este dilatado periodo, diversos han sido los mandatarios como diferentes han sido los colores políticos al frente de la institución municipal; todos han hecho pronunciamientos, pero ninguno ha sacado del olvido esta ofensa a la historia. Mientras tanto, la ciudadanía sigue esperando un acto de clarividencia y valentía política que desatasque el enredo burocrático en que se encuentra este asunto y rescate de la desidia y la inacción este valor histórico.

Desde aquel momento en que uno de los baluartes representativos de la historia de Telde, además de elemento significativo del entramado urbano (de ahí la urgencia de darle valor en el planeamiento y como Bien de Interés Cultural), dejaba parte de su carga histórica por los suelos, TURCÓN ECOOGISTAS EN ACCIÓN se ha significado por reclamar su puesta en valor y su uso como elemento arquitectónico y su gran potencial pedagógico para explicar, una vez restaurado, una parte importante de la historia de Canarias y dentro de ésta, la de Telde. En todo este proceso, nuestro planteamiento se ha ido alimentando con aportaciones de nuevos datos, entre ellos el descubrimiento e interpretación del ingenio azucarero de Las Candelarias, en Agaete. En estas llamadas de atención que anualmente, y coincidiendo con el aniversario de la caída del picacho, hemos siempre contado con estudiosos y amantes de la historia, y muy diversas han sido las formas de poner en escena nuestro desagrado con el estado de las cosas, desde disfrazarnos de “picachos”, a pelucas blancas, o como en este año, de constructores con cascos para realizar la reconstrucción.

Pasa el tiempo y las instituciones culturales competentes siguen sin actuar, nuestra petición de declaración de BIC para Los Picachos de Telde se atasca, y nunca logra su fin en instituciones supramunicipales. No es casualidad, parece que hay interés en hacer que el expediente caduque sistemáticamente, las negociaciones con la propiedad se eternizan y el ayuntamiento es incapaz de hacer valer la normativa solicitando la retirada de desechos de maquinaria de obras del solar afectado, ni tampoco ofrecer una compensación adecuada que libere el espacio o iniciar un procedimiento para hacerse con la propiedad del suelo.

La pregunta es si seguiremos con la misma situación por otros tantos años. Y mientras tanto, nuestros responsables municipales y culturales aprovechando los medios cada mes de febrero para con sus declaraciones o comunicados de gabinete seguir despistando a la opinión pública. Entre tanto, los de siempre continuaremos en el mismo lugar recordando el valor de la historia y denunciando algún que otro embuste más.

 

Juan Jiménez Alemán

Secretario de Turcón-Ecologistas en Acción

www.aventandoideas.wordpress.com