Buscar
lunes, 05 de diciembre de 2022 09:35h.

un mundo mejor que el que vivimos hoy, este miserable mundo de guerra y ganancias, donde la fealdad amenaza con abrumarnos

No queremos un planeta dividido; Queremos un mundo sin muros - por Vijai Prashad, TRICONTINENTAL

 

FRASE PRASAHD

Recomendado por Francisco Morote, de Attac Canarias, por Federico Aguilera Klink, que dice: "Un repaso con claridad y humanidad" y por mí, Chema Tante que digo que quien tenga confusión respecto a lo que pasa, que lea este artículo de Prashad.. Quienes reclamamos la paz, con las ideas claras, no nos limitamos a pedir que cesen las hostilidades en Ucrania. Pedimos que cesen los hostigamientos de USA, y de la UE y el Reino Unido en todo el mundo.

 

,

No queremos un planeta dividido; Queremos un mundo sin muros - por Vijai Prashad, TRICONTINENTAL

 

Ever Fonseca (Cuba), Homenaje a la paz , 1970.
Ever Fonseca (Cuba), Homenaje a la paz , 1970.

 

 

Queridos amigos,

Saludos desde el escritorio de Tricontinental: Instituto de Investigaciones Sociales .

Mientras Estados Unidos iniciaba su guerra ilegal contra Irak en 2003, el presidente de Cuba, Fidel Castro, habló en Buenos Aires, Argentina. 'Nuestro país no lanza bombas sobre otros pueblos', dijo, 'ni envía miles de aviones para bombardear ciudades... Las decenas de miles de científicos y médicos de nuestro país han sido educados en la idea de salvar vidas'. Cuba tenía un ejército, sí, pero no un ejército para la guerra; Castro lo llamó 'un ejército de batas blancas'. Más recientemente, la Brigada de médicos Henry Reeve de Cuba ha trabajado desinteresadamente en todo el mundo para ayudar a detener la marea de la pandemia de COVID-19.

BRIGADA HENRY REEVE
BRIGADA HENRY REEVE

Castro nos recuerda que hay dos formas de estar vivo en este mundo. Podemos vivir en un mundo lleno de guerras, inundado de armas y confundido por la intimidación, un mundo que se prepara continuamente para el combate. O podemos vivir en un mundo de maestros y médicos, científicos y trabajadores sociales, narradores y cantantes. Podemos depositar nuestra confianza en personas que nos ayuden a crear un mundo mejor que el que vivimos hoy, este miserable mundo de guerra y ganancias, donde la fealdad amenaza con abrumarnos.

La superficie de nuestra piel palpita con el temor de que descienda un nuevo telón de acero, que haya presiones para boxear en China y Rusia, para dividir el mundo en campos. Pero eso es imposible porque, como se señaló en el boletín de la semana pasada– vivimos en un nudo de contradicciones y no en un mundo limpio de certezas. Incluso los aliados cercanos de EE. UU., como Australia, Alemania, Japón e India, no pueden romper sus lazos económicos y políticos con Rusia y China. Hacerlo los hundiría en una recesión, trayendo el tipo de caos económico que la guerra y las sanciones ya han traído a Honduras, Pakistán, Perú y Sri Lanka. En esos países -ya golpeados por el Fondo Monetario Internacional por la codicia de las élites y por las embajadas extranjeras- el aumento de los precios de los combustibles ha transformado una crisis económica en una crisis política.

 

Sergey Grinevich (Bielorrusia), Tanque , 2013.
Sergey Grinevich (Bielorrusia), Tanque , 2013.

Las guerras terminan con la destrucción de las instituciones políticas de un país y su capacidad social o terminan con cese al fuego y negociaciones. La guerra de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) contra Libia en 2011 terminó con el país tambaleándose con olor a cordita en el aire y un orden social roto. El destino de Libia no debería repetirse en ninguna parte, y mucho menos en Ucrania. Sin embargo, es un destino ordenado para los pueblos de Afganistán, Somalia y Yemen, que han sido asfixiados por las guerras incitadas por Occidente, guerras armadas por Occidente y que han sido rentables para Occidente.

Cuando la Rusia contemporánea emergió de la caída de la URSS, Boris Yeltsin lideró un golpe contra el parlamento ruso, con los tanques en llamas. Los que actualmente están en el poder en Rusia operan a la luz de estos comienzos violentos y las experiencias de otras naciones asoladas por la guerra. No se permitirán sufrir el destino de Libia, Yemen o Afganistán. Las negociaciones entre Rusia y Ucrania están en curso en Homyel Voblasts (o región de Gomel) de Bielorrusia, pero se debe fortalecer la confianza antes de que un alto el fuego se convierta en una posibilidad real. Cualquier alto el fuego no solo debería aplicarse a la guerra dentro de Ucrania, lo cual es imperativo, sino que también debería incluir detener la campaña de presión más amplia impuesta por Estados Unidos en toda Eurasia.

 

Svetlana Rumak (Rusia) Campos verdes sin fin , 2017.
Svetlana Rumak (Rusia) Campos verdes sin fin , 2017.

¿Qué es esa campaña de presión y por qué molestarse en hablar de eso ahora? ¿No deberíamos decir sólo Rusia fuera de Ucrania? Tal eslogan, aunque correcto, no aborda los problemas más profundos que provocaron esta guerra en primer lugar.

Cuando la URSS colapsó, los países occidentales ejercieron sus recursos y poder a través de Boris Yeltsin (1991-1999) y luego de Vladimir Putin (desde 1999). Primero, Occidente empobreció al pueblo ruso al destruir la red social del país y permitir que la élite rusa devorara la riqueza social del país. Luego, atrajeron a los nuevos multimillonarios rusos a invertir en la globalización impulsada por Occidente (incluidos los equipos de fútbol ingleses). Occidente respaldó la guerra sangrienta de Yeltsin en Chechenia (1994-1996) y luego la guerra de Putin en Chechenia (1999-2000). El ex primer ministro británico Tony Blair (1997-2007) firmó permisos para que Rusia comprara armas británicas hasta que le doliera el brazo y dio la bienvenida a Putin a Londres en 2000, diciendo, 'Quiero que Rusia y Occidente trabajen juntos para promover la estabilidad y la paz'. En 2001, el expresidente estadounidense George W. Bush describió haber mirado a los ojos a Putin y haber visto su alma, calificándolo de "directo y digno de confianza". Ese mismo año, Thomas Friedman , de The New York Times , animó a los lectores a "seguir apoyando a Putin". Fue Occidente el que ayudó a la clase multimillonaria rusa a capturar el Estado y cabalgar a horcajadas sobre la sociedad rusa.

Una vez que el gobierno ruso decidió que la integración con Europa y Estados Unidos no era posible, Occidente comenzó a retratar a Putin como diabólico. Esta película sigue reproduciéndose: Saddam Hussein de Irak fue un gran héroe de los Estados Unidos y luego su villano, lo mismo que el ex líder militar Manuel Antonio Noriega de Panamá. Ahora lo que está en juego es imperdonablemente más alto, los peligros mayores.

 

Shakir Hassan al-Said (Iraq), Las víctimas , 1957.
Shakir Hassan al-Said (Iraq), Las víctimas , 1957.

Debajo de la superficie del momento actual se encuentran las dinámicas que destacamos en nuestro décimo boletín de este año. Estados Unidos dañó unilateralmente la arquitectura internacional de control de armas, al retirarse del Tratado de Misiles Antibalísticos (2001) y el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) (2018) y, por lo tanto, desmantelar la política de disuasión. En diciembre de 2018, EE. UU. presionó a sus aliados para evitar, por un estrecho margen, que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobara una resolución para defender la INF. Putin empezó a hablar de la necesidad de garantías de seguridad, no de Ucrania ni de la OTAN, que es un caballo de Troya engreído de las ambiciones de Washington: Rusia necesitaba garantías de seguridad directamente de EE.UU.

¿Por qué? Porque en 2018, el gobierno de EE. UU. anunció un cambio en la política exterior que indicaba que aumentaría su competencia con China y Rusia. Los ejercicios navales dirigidos por la OTAN cerca de ambos países también dieron a Rusia motivos de preocupación por su seguridad. La belicosidad de Estados Unidos está consagrada en su Estrategia de Defensa Nacional 2022, donde afirma que Estados Unidos está "preparado para prevalecer en el conflicto cuando sea necesario, priorizando el desafío [de China] en el Indo-Pacífico, luego el desafío ruso en Europa". La frase clave es que Estados Unidos está preparado para prevalecer en el conflicto . Toda la actitud de dominación y de derrota es una actitud machista contra la humanidad. La campaña de presión impuesta por Estados Unidos en torno a Eurasia debe terminar.

 

Abel Rodríguez (Colombia), Territorio de Mito , 2017.
Abel Rodríguez (Colombia), Territorio de Mito , 2017.

No queremos un mundo dividido. Queremos un mundo realista: un mundo de humanidad que aborde adecuadamente la catástrofe climática. Un mundo que quiere acabar con el hambre y el analfabetismo. Un mundo que quiere sacarnos de la desesperación a la esperanza. Un mundo con más ejércitos de batas blancas y en vez de ejércitos con armas.

 

NELA MARTÍNEZ ESPINOSA
NELA MARTÍNEZ ESPINOSA

 

En Tricontinental: Instituto de Investigaciones Sociales amplificamos la vida y la voz de las personas construyendo un mundo de esperanza contra el miedo, un mundo de amor contra el odio. Una de esas personas es Nela Martínez Espinosa (1912–2004), el foco del tercer estudio de nuestra serie Mujeres de Lucha, Mujeres en Lucha . Nela, como la llamamos, fue una figura destacada del Partido Comunista del Ecuador y constructora de instituciones que infundieron confianza a las masas. Estas organizaciones incluían frentes antifascistas y federaciones de mujeres, apoyo a los derechos de los indígenas ecuatorianos y plataformas de defensa de la Revolución Cubana. En 1944, durante la Gloriosa Revolución de Mayo, Nela encabezó brevemente el gobierno. A lo largo de su vida, trabajó incansablemente para construir las bases de un mundo mejor.

En 2000, como presidenta del Frente Continental de Mujeres por la Paz y contra la Intervención, Nela luchó contra la creación de una base militar estadounidense en la ciudad de Manta. 'Vuelve la colonización', dijo Nela. ¿Cómo escaparemos de esta colonización? ¿Cómo podemos justificarnos ante nuestra cobardía?

Esa última pregunta se cierne sobre nosotros. No queremos vivir en un mundo dividido. Debemos actuar para evitar que descienda el telón de acero. Debemos luchar contra nuestro miedo. Debemos luchar por un mundo sin muros.

Cálidamente,

Vijay

* Gracias a Vijay Prashad, a TRICONTINENTAL y a la colaboración de Francisco Morte, de Attac Canarias y de Federico Aguilera Klink

https://thetricontinental.org/newsletterissue/ukraine-3/

VIJAI PRASHAD
TRICONTINENTAL
TRICONTINENTAL
MANCHETA FEBRERO22