Buscar
sábado, 10 de diciembre de 2022 01:03h.

El autor o autores del sabotaje a los "NORD STREAM 1 y 2" desenmascarados - por Máximo Relti

 

fr cnrs smnl

El autor o autores del sabotaje a los "NORD STREAM 1 y 2" desenmascarados - por Máximo Relti

¿Qué metodología hubiera utilizado el clarividente inspector Sherlock Holmes, a la hora de proporcionar un diagnóstico acerca de quienes han podido ser los autores del atentado en contra de los oleoductos?

Para cualquier observador atento a los avatares por los que atraviesa la situación política internacional, la forma en la que los medios de prensa españoles han especulado sobre el sabotaje a los oleoductos del Nord Stream, no sólo ha resultado en extremo ridícula, sino en ocasiones también repugnantemente servil. Resulta que pese a existir un evidente testigo de cargo acerca de a quien puede corresponder la responsabilidad del atentado, de manera torticera, tertulianos, comentaristas y meapilas del régimen político español, han estado tratando de evitar que los posibles auténticos autores del atentado, fueron presentados ante la opinión pública.  

POR MÁXIMO RELTI PARA CANARIAS SEMANAL

     Ante un caso de homicidio, una de las primeras cuestiones esenciales que suelen plantearse los Equipos de Investigación criminológica suele consistir en autoformularse, como requisito previo,  unas pocas pero elementales interrogantes: ¿A quién beneficiaba la muerte de la persona asesinada? O, ¿quienes podrían estarse viendo perjudicados por las actividades del finado?

   La pasada semana, las líneas de los oleoductos rusos Nord Stream resultaron seriamente dañadas por explosiones localizadas en varios puntos de las mismas. La mayoría de los expertos no dudan, a estas alturas, que tales  explosiones  fueron el resultado de sabotajes deliberadamente preparados.

    Gazprom, la empresa estatal rusa encargada de la construcción del oleoducto, ha estado resistiendo infinitas presiones para lograr concluir su construcción.  La presión ha provenido invariablemente de los Estados Unidos. Y puede comprenderse. La única herramienta de la que  Moscú  dispone para ejercer influencia sobre Europa  son, justamente, los oleoductos Nord Stream. Y desde el punto de vista de la preservación de sus intereses económicos y geopolíticos, en un mundo caracterizado por el enfrentamiento interimperialista, Washington responde con las mismas fórmulas y métodos  utilizados por sus predecesores históricos en sus combates por por la expansión mundial.

     Si el novelesco inspector británico Sherlock Holmes hubiera encabezado la investigación para tratar de desentrañar quién o quiénes  podrían estar detrás del citado sabotaje múltiple, que ha puesto fuera de juego a los oleoductos rusos, probablemente desde el primer momento habría excluído a dos hipotéticos sospechosos: Rusia y la Unión Europea.

   Al primer presunto sospechoso, Rusia, lo hubiera relegado, porque el sabotaje atenta directamente en contra de sus propios intereses económicos y políticos. El daño causado en las tuberías no será una cuestión baladí. Para evitar que los tubos conductores se aneguen completamente de agua marina y terminen  destruyéndose, la compañía estatal rusa se verá obligada a continuar bombeando gas  desde  los mismos oleoductos  hacia el mismo mar. Y todo ello -y no es poco- cargando los gastos de la operación sobre su propia contabilidad. Atribuir a Rusia semejante estupidez,  -y no confiamos ni un ápice en la santidad de Vladimir Putin-, sólo podría ocurrírsele a un policía con un electrocardiograma tan plano como el que lleva bajo el sombrero el comisario español Villarejo.

     Pero, posiblemente, el hábil polizonte británico llegaría aún más lejos. Excluiría igualmente del cuadro de entidades sospechosas a la Unión Europea. ¿Basándose en qué pesquisas? Pues muy elemental, querido Watson. En que en la hiper delicada situación económica en la que se han visto voluntariamente envueltos los países integrantes de la UE, ni borrachos se les ocurriría ahora pegarse semejantes tiros en sus propios tobillos. ¿A cuento de qué iban a pretender destruir el único hilo conductor que puede proporcionarles la energía barata a la que, presionados por los Estados Unidos, se han visto sumisamente abocados a renunciar? 

Quedaría, pues, un tercer sujeto en el que Sherlock Holmes centraría la escrutadora mirada de sus sospechas: Washington. ¿Qué podrían ganar los Estados Unidos con este grave acto de piratería marítima? Pues nada menos que tratar de garantizar a perpetuidad la dependencia  europea de sus suministros energéticos. Suministros que, naturalmente, ya cobran a precios  estimablemente más elevados que los que la destartalada Unión Europea está pagando a sus vecinos rusos. Y ya sabe el lector que una  buena dependencia conlleva siempre otro tipo de dependencias considerablemente más apetitosas y suculentas.

En exclusivos términos policiales, la dirección que deberían tomar las investigaciones está clarísima: los Estados Unidos. Y dentro de ese marco, creo que Holmes ni siquiera se molestaría en abrir una investigación sobre el presidente Biden. Como rotunda prueba de cargo le bastaría con acudir a la declaración formulada ante las cámaras por el primer mandatario estadounidense en la que, ante  los mismísimos canales de televisión, declaró  sin ambages lo que ahora se ha atrevido a ejecutar. Y por si tuviera alguna duda al respecto, le ofrezco al lector su confesión autoinculpatoria en el vídeo adjunto a esta página .

Si en lugar del celtibérico comisario Villarejo hubiera sido el brillante Sherlock Holmes el encargado  de llevar las pesquisas sobre el caso, seguro que, sin dilación alguna, habría tomado del brazo al precozmente anciano Joe Biden y, con flemática delicadeza,  lo hubiera conducido detenido y con cargos, hasta la estación de Scotland Yard de turno.

 

VÍDEO: TESTIMONIO AUTOINCULPATORIO

* Gracias a Máximo Relti y a CANARIAS-SEMANAL. En La casa de mi tía con autorización

https://canarias-semanal.org/art/33296/el-autor-o-autores-del-atentado-al-nord-stream-desenmascarados-video-testimonio-inculpatorio

CANARIAS SEMANAL

 

MANCHETA AGOSTO 22