Buscar
viernes, 30 de septiembre de 2022 18:59h.
jorge
Firmas

PANAMÁ. Homenaje de la Asamblea Nacional a la Etnia China y personalidades destacadas entre ellos Julio Yao. Comenta Jorge E. Macías Jaramillo

 

fra jorge macs yao

Nota de Chema Tante: Desde Canarias, publico con emocionada solidaridad este texto de Julio Yao que señalan Jorge E. Macias Jaramillo y Franklin Ledezma. Y me atrevo a aplicar las sentidas palabras del chino panameño para hacer ver como la migración ha sido un factor de enriquecimiento cultural y humano entre los pueblos. Chinos en Panamá, canarios en Cuba o Venezuela, latinos en USA, africanos o asiáticos en Europa. Honor y agradecimiento a la Asamblea Nacional de Panamá  por reconocer esta realidad. El capitalismo nos mata, pero los pueblos nos acogemos y nos hermanamos y, al final la Justicia vencerá. Por la fraternidad universal, hasta que llegue el día en que la gente migre, no por hambre o por miedo, sino porque le dé la gana. Con el mismo derecho que ahora y que siempre. Los imperialistas gringos no lo saben, pero el burro es uno de nuestros hermanos aminales más respetables. El burro se caracteriza por su dignidad, su sensibilidad y su inteligencia, como nos contó Juan Ramón Jiménez con su Platero. Cuando el miserable equiparó al burro y al chino, no sabía en su ignorancia, que le hacía un elogio al chino.  Amor a Panamá, amor a China, amor a Abya Yala y amor al Mundo, nuestra Pachamama. 

Firmas

Cuando decimos “fin de la abundancia”, ¿de qué hablamos?, Jorge Riechman en EL PAÍS

 

 

fr rchmnn

Federico Aguilera Klink señala este artículo de Jorge Riechmann en EL PAIS sobre las declaraciones de Macron sobre el decrecimiento. Riechmann se une a Bordera y Turiel que también comenta lo que ha dicho Macron que, digo yo, Chema Tante, al final nos está dando la razón a quienes -con Riechmann, Bordera y Turiel en primera fila, pero también con Aguiler y yo mismo, de quienes llevamos lustros diciendo eso y hemos tenido que soportar vejaciones, acosos y descalificaciones por avisar de algo que parece que hay que tener abierta y en uso la cabeza para darse cuenta de lo que pasa.