Buscar
07:09h. Sábado, 16 de Diciembre de 2017

Comunicado del Partido Feminista de España Legalización de la prostitución

 

partido feminista de españaHabiendo tenido conocimiento de que la candidatura  En Común que se presenta a las elecciones autonómicas en Cataluña, en la que participa Esquerra Unida i Alternativa, se propone regular la prostitución, la Comisión Política del Partido Feminista de España,

Comunicado del Partido Feminista de España Legalización de la prostitución

            Habiendo tenido conocimiento de que la candidatura  En Común que se presenta a las elecciones autonómicas en Cataluña, en la que participa Esquerra Unida i Alternativa, se propone regular la prostitución, la Comisión Política del Partido Feminista de España,

 

            MANIFIESTA:

Que el Partido Feminista de España forma parte de la coalición Izquierda Unida desde el 9 de enero de 2016.

Que en el convenio de adhesión que se aprobó entre el PFE y el Comité Federal de IU, y que fue posteriormente ratificado por la Asamblea de la coalición, se aceptó el programa del Partido Feminista en todos sus extremos, uno de cuyos objetivos es lograr la abolición de la prostitución.

Que así mismo, IU federal se había pronunciado ya con anterioridad a nuestro ingreso en la coalición por la postura abolicionista, por tanto Esquerra Unida i Alternativa que también forma parte de IU debe asumir este pronunciamiento.

Que, en consecuencia, esperamos de la dirección de EUiA que manifieste su desacuerdo con ese punto del programa de En Común, que para mayor contradicción se inserta en el apartado de Feminismo, y haga campaña en defensa de la abolición.  

Consideramos la prostitución como la mayor explotación y humillación de la mujer instaurada por el Patriarcado para utilizar a las mujeres como objetos de placer de los hombres, y es por consiguiente reaccionario y enormemente falso definirla como trabajo sexual, denominar a las mujeres prostituidas trabajadoras del sexo, y pedir que se regule esa actividad como si de un empleo cualquiera se tratara.

Únicamente la malvada actuación del capitalismo que considera a las personas como mercancías y la profunda represión de que el Patriarcado hace víctimas a las mujeres  y las niñas –y también hombres y niños- introduce en la sociedad el perverso discurso de que la prostitución puede ser libre y consentida por las víctimas, cuando solamente la pobreza puede llevar a las personas a prostituirse. Denominar a esta decisión angustiosa arrancada a las víctimas,  libertad de elección, es pervertir el noble término de libertad.

Cuando en España se introducen 500.000 mujeres cada año para ser transportadas, como si de ganado se tratara, a todas las ciudades españolas y luego a otros países europeos, para proporcionar el mayor beneficio a la mafia del proxenetismo; cuando en las ciudades, pueblos y carreteras españolas están encerradas miles de mujeres para dar placer sexual a los clientes que son los prostituidores; cuando España tiene el triste honor de ser el país de la UE donde más sexo venal se consume y donde más tolerancia y lenidad se mantiene respecto a esta explotación, resulta absolutamente inaceptable que una formación política que se reclama de izquierda reivindique la legalización de la prostitución.

Al parecer En Común pretende que Cataluña imite a Alemania y Holanda que han legalizado la prostitución hace años y que han convertido varias de sus ciudades en lupanares, exhibiendo a las mujeres en las ventanas de los burdeles. Nadie que tenga la más elemental sensibilidad ante este denigratorio trato a las mujeres, puede defender que semejante tráfico sea legalizado en ninguna comunidad de nuestro país. Ni aunque las víctimas declaren que lo hacen con su consentimiento, porque este argumento es absolutamente falaz. Ninguna mujer nace para puta, y ninguno de los políticos y de las políticas que piden su legalización desearía que su madre, sus hermanas, su mujer o sus hijas fuesen prostituidas. Porque los que la defienden consideran que hay “otras mujeres”, que no son las de su familia, para ser prostituidas. Porque  este infame negocio es clasista además de profundamente machista.

La formación política que defienda la prostitución no merece la consideración ni de izquierda ni progresista, ya que únicamente está apoyando y reforzando el machismo masculino que realiza su sexualidad mediante la humillación y la explotación de la mujer, el poder del Capital, del Patriarcado y de las mafias que se enriquecen con ello.

En consecuencia, esperamos que tanto EUiA como en Común, retiren del programa electoral que presentan a las elecciones autonómicas de Cataluña el punto que pretende legalizar la prostitución.

Madrid, 5 de diciembre 2017.

 

LIDIA FALCÓN, Presidenta del Partido Feminista de España    

partido feminista de españa