Buscar
01:28h. Viernes, 13 de diciembre de 2019

El 20-D, vota por la Educación Pública - STEC IC

En los últimos ocho años la Educación Pública Canaria ha sufrido un retroceso sin parangón en nuestra historia reciente. Los recortes han dejado bajo mínimos las prestaciones que los centros ofrecen a la Comunidad Educativa, y la implantación de la LOMCE ha sido un duro golpe para una Educación Pública que ya arrastraba gravísimos problemas como muestran diversos indicadores negativos: abandono temprano de los estudios, fracaso escolar, número de alumnos por profesor, absentismo escolar, cobertura de sustituciones, etc.

El 20-D, vota por la Educación Pública

En los últimos ocho años la Educación Pública Canaria ha sufrido un retroceso sin parangón en nuestra historia reciente. Los recortes han dejado bajo mínimos las prestaciones que los centros ofrecen a la Comunidad Educativa, y la implantación de la LOMCE ha sido un duro golpe para una Educación Pública que ya arrastraba gravísimos problemas como muestran diversos indicadores negativos: abandono temprano de los estudios, fracaso escolar, número de alumnos por profesor, absentismo escolar, cobertura de sustituciones, etc.

El STEC-IC alerta que, en los próximos años, nos jugamos muchas cosas en Educación y, por ello, debemos tener presente, en la cita que tenemos con las urnas el próximo 20 de diciembre, qué organizaciones políticas tienen responsabilidad en el desguace que ha sufrido la Educación Pública Canaria y quienes contemplan una apuesta decidida por fortalecerla y respaldarla como un Servicio Público imprescindible y compensatorio de las desigualdades sociales que la dura realidad económica y política han profundizado aún más.

El nuevo gobierno español tiene como asignatura pendiente derogar la LOMCE porque fue aprobada por el rodillo de la mayoría absoluta del PP, sin consultar a la Comunidad Educativa ni al resto de partidos políticos ni a agentes sociales, y dar paso a una nueva    Ley consensuada y progresista, con vocación de permanencia para que pueda ser evaluada, no excluyente, sobre la que debe pivotar el despegue definitivo de una Educación Pública de calidad que cumpla con las aspiraciones de la Comunidad Educativa y que sea eficaz para combatir los principales problemas que nos aquejan. En ese sentido, ya hemos manifestado que el Libro Blanco presentado por el profesor Marina, a instancias del PP, no supone avance alguno sino que más bien contribuye a empeorar el estado de las cosas y a abundar en la idea de que el profesorado es el culpable de la quiebra en la que está sumida la Educación en el conjunto del Estado.

Los recortes educativos, llevados a cabo tanto por el gobierno estatal como por el gobierno canario, que han supuesto la desaparición de miles de puestos docentes, refuerzos educativos, desdobles, líneas de transporte, acogida temprana, auxiliares de Aulas Enclave, normalización de la FP dual, etc., deben dejar paso a políticas económicas expansivas y a formas de gobernar que apuesten por reforzar los Servicios Públicos, garantes de la cohesión social, y que en Educación promuevan empleo público estable y de calidad, desburocratice el trabajo docente, restituya sus derechos laborales sustraído por los recortes, aplique la Ley Canaria de Educación, recupere mejoras retributivas para el profesorado canario y dote de recursos materiales, humanos y financieros a los centros públicos.

En definitiva, votar en conciencia es tener presente quién apuesta por mejorar lo que es patrimonio de todas y todos y quién solamente defiende los intereses del mercado, de los banqueros y trabaja por  el socavamiento del ya maltrecho Estado del Bienestar, incrementando las desigualdades y la privatización de la Escuela Pública.

En tus manos está.

En Canarias, a 16 de diciembre de 2015

Secretariado Nacional del STEC-IC