Buscar
17:06h. Martes, 25 de Septiembre de 2018

Co.bas Canarias denuncia la mala gestión de recursos humanos en Educación, que acumula retrasos de más de seis meses para cubrir las vacantes

 

COBAS

El sindicato habla de casos en los que hay un solo subalterno para un centro con más de 1.000 alumnos, auxiliares administrativos prestando servicio en dos centros o incluso tres y una plantilla que, en muchos casos, no sabe dónde va a trabajar al día siguiente.

Co.bas Canarias denuncia la mala gestión de recursos humanos en Educación, que acumula retrasos de más de seis meses para cubrir las vacantes

 

  • El sindicato habla de casos en los que hay un solo subalterno para un centro con más de 1.000 alumnos, auxiliares administrativos prestando servicio en dos centros o incluso tres y una plantilla que, en muchos casos, no sabe dónde va a trabajar al día siguiente.

El sindicato co.bas Canarias ha querido denunciar la “sobrecarga de trabajo que lleva tiempo padeciendo el personal laboral de la Consejería de Educación, a pesar de la constante reivindicación de que se cubran las necesidades de personal en los Centros Educativos”. Como bien señala co.bas, son plazas prioritarias según la Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma de Canarias pero, lejos de tratarse como tal, actualmente las vacantes y sustituciones del personal laboral de Administración y Servicios tardan “seis meses o más en cubrirse”.

“La solución de la Administración es trasladar al personal, de un centro en el que es necesario a otro centro, es decir, cambiar la necesidad de ubicación”, denuncia la portavoz del sindicato, Delia Déniz.

La consecuencia de este retraso es que “las cargas de trabajo se multiplican, puesto que las personas que si están en su puesto acaban realizando la labor de los que faltan”. Así, según ha recogido co.bas en sus continúas visitas a los centros escolares, se dan casos en los que un centro con hasta 1.000 alumnos tiene que ser atendido por un solo subalterno/a, que debe atender a toda la Comunidad Educativa (padres, madres, profesorado, alumnado), proveedores y cualquier usuario que acuda al servicio. Además de atender la centralita de teléfonos, controlar puerta y llaves, con especial cuidado de las de entrada y salida por el peligro que supone, ya que hay alumnado menor de edad, etc.

Existen también auxiliares administrativos que prestan el servicio en dos centros, algunos hasta en tres, lo que supone que algunos centros tengan la Secretaría cerrada varios días a la semana por falta de personal. Los usuarios se quejan de que acuden a los centros -nadie abre la puerta, ni contesta el teléfono- y no pueden realizar sus gestiones. “Los centros educativos tienen a su alumnado los 5 días de la semana, y el personal Auxiliar Administrativo es necesario los cinco días, porque realiza una función de atención humana y social con los menores y sus familias –como avisar a una familia de que un alumno está enfermo, por citar un ejemplo- más allá de los tramites puramente administrativos”, explica la portavoz. E incluso para estos últimos, estamos hablando de que el trámite de inscripción se reduce a los dos días que está abierta la secretaria en el centro, o puede llamar un inspector de educación y no ser atendido porque no hay nadie para contestar el teléfono. “Las necesidades son distintas y varían todos los días, decir que  el trabajo de un auxiliar administrativo puede concentrarse en una jornada semanal es o desconocer el funcionamiento de un centro o despreciar un servicio público esencial como es la educación”, sentencia Déniz.

Otra de las consecuencias es que muchas personas no saben en qué centro prestarán el servicio al día siguiente, porque además la comunicación se hace de un día para otro, o incluso el mismo día.  Sucede por ejemplo con los vigilantes de comedor, o los ayudantes de cocina y como subraya el sindicato, hay que tener en cuenta que tienen a su cargo a los alumnos y alumnas del centro durante el horario de comida, pero en ocasiones pueden llegar a ser atendidos por tres personas distintas en una semana.

“Desde 2017 el Gobierno dispone de una lista renovada de miles de personas esperando a ser contratadas; estas demoras en cubrir las vacantes sólo son achacables a la mala gestión y a la desidia”, acusa la portavoz.

Para co.bas, sólo cabe recordarle a la administración que “la plantilla de los centros educativos trabaja directamente con personas, la mayoría menores de edad; su labor es parte de la formación del alumnado, no son simples piezas de un ajedrez, como los trata este gobierno desde la pantalla de un ordenador”. Y exigir que, de una vez por todas, “cumplan con su labor de defender y cuidar la educación”.

COBAS