Buscar
19:46h. Sábado, 20 de julio de 2019

Morales promoverá la legalización de las 100 explotaciones ganaderas bloqueadas

Revisa el PIO para impedir que deje fuera de explotación agraria un 80% de las 30.000 hectáreas de regadío

Morales promoverá la legalización de las 100 explotaciones ganaderas bloqueadas

Revisa el PIO para impedir que deje fuera de explotación agraria un 80% de las 30.000 hectáreas de regadío

 Los productos que se consumen en Gran Canaria recorren una media de 5.000 kilómetros antes de llegar a los hogares de la isla mientras que solo 9.500 de sus 30.000 hectáreas de regadío están cultivadas y además el 80 por ciento quedan fuera cultivo según el último borrador del PIO, que Antonio Morales, candidato de NC a presidir el Cabildo, se comprometió hoy a revisar, así como la situación de las cien explotaciones ganaderas que están a la espera de ser legalizadas.

 Los gobernantes se vuelcan para solucionar la ubicación de la regasficadora, “pero tienen dificultades para que las vacas estén en esta tierra”, criticó Morales, quien estuvo de acuerdo con Rafael Hernández, responsable de la COAG, en que dejar fuera de cultivo terrenos por debajo de la autopista por hacerlos urbanizables y en la cumbre por la Reserva de la Biosfera es un despropósito “descomunal”.

 Si Morales gobierna la isla será al contrario, aseguró, ya que revisará el PIO y pondrá terrenos en cultivo con la protección debida, pero desde luego no desamparará “a las personas que los han protegido durante siglos”, pues mientras tanto Gran Canaria se aleja del porcentaje óptimo de soberanía alimentaria, que en la actualidad se sitúa entre el 10 y el 15 por ciento cuando la FAO propone un mínimo del 40-50 por ciento, e importa miles de toneladas de alimentos.

 Rafael Hernández no dudó en manifestar su sintonía con las propuestas de Antonio Morales y adquirió asimismo un compromiso de total colaboración con todos los medios de la COAG para que sus políticas prosperen, entre ellas las que pretenden promocionar el consumo de productos de cercanía y disminuir esos 5.000 kilómetros de recorrido para acercarse al objetivo del “kilómetro cero”.

 De hecho, una de las medidas de Antonio Morales es la creación de un banco de suelo, no solo para poner a disposición de los agricultores el suelo privado, sino también todas las hectáreas ociosas del Cabildo de Gran Canaria. Por cada 500 hectáreas que se consiga poner en cultivo, se crearán 1.500 empleos ligados al campo. Pero “hay que ser ambicioso”, apostó Morales, por lo que ambos se propusieron trabajar para lograr poner en producción al menos el triple.

 “Es imprescindible –prosiguió-, trabajar con las personas implicadas, son imprescindibles propuestas realistas, pero también innovadoras y dinámicas, me produce desazón y repugnancia ver cómo se realizan en esta campaña propuestas absolutamente demagógicas” de quienes no han apoyado al sector primario, que en la actualidad cuenta con unos 15 millones de inversión en infraestructuras agrarias y ganaderas en desuso mientras se importan miles de contenedores de productos alimentarios al mes.

 Propuestas

 Entre las medidas que propone, destacó el apoyo a la agricultura ecológica e integrada, crear un banco de semillas y fomentar las especies tradicionales y autóctonas. A ello se sumarán planes de asesoramiento a los productores en materia de medioambiente, calidad, mejora de la competitividad y fomento del asociacionismo, además del apoyo decidido a la agricultura familiar.

 Impulsará los productos de cercanía y ecológicos en los mercadillos municipales para evitar la tiranía de las grandes superficies, que paga poco a los productores y cobra mucho a los consumidores. Luchará asimismo por recuperar la filosofía “de aquella Sialsa que desmanteló el PP”.

 Morales potenciará la aparición de pequeñas y medianas explotaciones e industrias complementarias, así como los asentamientos poblacionales en el medio rural con la creación de puestos de trabajo vinculados al territorio.

 “Hay que potenciar todo lo que rompa la dependencia del exterior, máxime cuando solo es cuestión de voluntad política, imaginación y determinación, dejarnos guiar por los que dicen que no se puede no es una opción. Es posible la independencia energética, y es posible la soberanía alimentaria”, concluye.