Buscar
16:44h. domingo, 25 de octubre de 2020

Señora consejera no hay peor sorda que la que no quiere oír - Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias ADSPC

 

FRASE ADSPC

Señora consejera no hay peor sorda que la que no quiere oír - Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias ADSPC

Esa es la conclusión a la que estamos llegando a estas alturas del año 2020, sobre todo, tras su última comparecencia en el Parlamento de Canarias. Y reconocemos que empezó usted el desempeño de su responsabilidad con mucho ánimo de escuchar y se lo agradecimos en su momento, pero según pasa el tiempo vemos que  los problemas se van estancando y no hay avances claros en lo que se refiere al freno del deterioro de la Atención Primaria, de los Servicios de Urgencias, de las LE (Listas de Espera) tanto para pruebas diagnósticas como de consultas, tanto médicas como quirúrgicas, dándose un aumento significativo en la lista de espera para cirugía de más de 6 meses y un incremento notable para rehabilitación, continúa la carencia de una Planificación para la Prevención y la Salud Pública, para evitar la medicalización y sobreconsumo farmacéutico y de tecnologías sanitarias, para revertir la privatización vía conciertos sanitarios, etc. y las consecuencias de todo ello para la Sanidad, la población y las arcas públicas. 

Tampoco en cuanto a cuestiones más especificas que le hemos demandado como son los casos de la Rehabilitación así como de la Oftalmología, Dermatologia, Traumatologia, ORL y Urologia, particularmente del Hospital Universitario de Canarias (HUC), ya que un tercio de las listas de espera actuales de toda Canarias tienen que ver de modo directo con la situación del HUC que presenta la relación personal/población atendida más baja de los 4 grandes hospitales de Canarias. 

En cuanto a la Rehabilitacion el 80% de los pacientes ingresados por un proceso agudo con rehabilitación hospitalaria son dados de alta sin que lleguen si quiera a ser incluidos en la LE para tratamiento lo que puede conllevar una recuperación con secuelas en algunos casos irreversibles o entrada finalmente en LE para tratar de revertir algunas secuelas. También es lamentable la constatación de múltiples casos que son abandonados en unas LE extraordinariamente mal gestionadas durante meses y meses, viendo el deterioro progresivo de su estado ante la impotencia material de sus familias para abordar una solución en solitario. Es una auténtica situación de emergencia que vive nuestra población más vulnerable que por su edad o patología se encuentra abocada a engrosar ese cúmulo de personas dependientes sin expectativas de ayudas. Además de la incesante sangría de dinero público empleado en concertar estos servicios de rehabilitación de forma privada dicho concierto específico  de Atención Especializada  de Rehabilitación  no hace sino retroalimentar las LE por la incompleta resolución de las patologías, llegándose a atender en cadena a varios pacientes sin atención directa individual, lo que se hace adrede para seguir justificando el sustancioso desvío de fondos públicos a lo que es un auténtico "negocio" inmoral. 

En lo que se refiere al HUC se da un problema muy serio de falta de especialistas que ha llevado incluso al cierre de consultas. En su plantilla a 10/12/2019 habían 1560 empleos fijos y por el contrario 3911 temporales. El HUC es el único hospital de Canarias en el que no hay Unidad de Cuidados Paliativos, ni camas ni facultativos de paliativos, lo que se traduce también en que Canarias esté a la cola en estos cuidados en el conjunto del Estado.Tampoco se ha desarrollado el cribado poblacional de cáncer colo-rectal en el área de influencia del HUC y se han dado problemas de incumplimientos de plazos en el cribado del cáncer de mama. En el Servicio de Urgencias hay saturación y colapso con la fase epidémica gripal por la "selección de pacientes" que practican los centros concertados al dejar estancados en ese servicio a pacientes supuestamente "no derivables" por considerar que no son "rentables". En otro orden de cosas cabe señalar que las infraestructuras del HUC (instalaciones eléctricas, laboratorios, farmacia, cocina, aislamiento térmico y acústico, etc.) siguen pendientes de adecuación6 y que presenta una mayor obsolescencia de aparataje y equipos que los otros hospitales. Es necesario conseguir que el HUC deje de ser un instrumento en manos de intereses privados, cuya cuenta corriente crece en paralelo a la lista de espera, y que la población de su área de actuación sea debidamente atendida.Volvemos a insistir en la necesidad, ya señalada en ocasiones anteriores, de aplicar la Ley de Incompatibilidades sanitarias para que los profesionales trabajen plenamente en el sector público y con una remuneración acorde con su categoría y trabajo. A todo ello quieren contribuir las mociones municipales sobre el HUC promovidas por la Marea Blanca y que también el PSOE,  junto a otros partidos, está apoyando en los ayuntamientos de Buenavista, Tegueste, La Laguna, Puerto de la Cruz...

Señora consejera sabemos que una cosa son las palabras y otra los hechos, la situación actual es resultado, además de la nefasta gestión anterior de Coalición Canaria, del recorte hecho por su gobierno los últimos meses de 2019 y de un presupuesto para 2020 no acorde con la necesidades reales de la Sanidad Canaria, en el que se sigue desviando mucho dinero público a empresarios privados que siguen haciendo de la sanidad un enorme negocio, ocurriendo además que se dedican muchos millones de euros públicos generados en Canarias al inútil puerto de Granadilla y otras bagatelas.

Por mucho que queramos participar en la búsqueda de soluciones a través del diálogo directo o vía Comisión de Sanidad del Parlamento de Canarias que tampoco se ha concretado, los hechos relatados lo ponen difícil aunque seguimos pensando que hay alternativas a las distintas problemáticas que usted y su equipo no están siendo capaces de solventar. Fuera de los muros de su Consejería hay muchos profesionales que la pueden ayudar, pero no basta con dialogar por dialogar, ha de hacerles caso, asumir las criticas y actuar en consecuencia. 

Desde luego, si usted sigue haciendo oídos sordos la situación la abordaremos conforme a lo que puede considerarse falta de voluntad política por su parte ya que no hay peor sorda que la que no quiere oír la fuerza de la razón y también actuaremos en consecuencia.

 

 En Canarias a 12 de febrero de 2020

Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias

ADSPC