Buscar
00:37h. Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Unid@s se puede se muestra contrario a la propuesta de la Comisión Europea sobre el “Producto Paneuropeo de Pensiones Individuales” (PEPP)

 

frase unidxs

Unid@s se puede se muestra contrario a la propuesta de la Comisión Europea sobre el “Producto Paneuropeo de Pensiones Individuales” (PEPP)

Esta propuesta pondría en peligro la sostenibilidad de los planes públicos de pensiones además de reincidir en los mismas erróneas políticas que nos llevaron hasta la actual crisis económica.

La confluencia lagunera se muestra contraria a una propuesta de la Comisión Europea consistente en la creación de un exótico producto financiero, cosa que nos retrotrae a los peores años de la irresponsabilidad en materia de política financiera previos al estallido de la burbuja inmobiliaria, que pretende capitalizarse vía desviación de fondos públicos destinados a las pensiones.

En junio de 2017 la Comisión Europea (CE) remitió al Parlamento Europeo (PE) una Propuesta de reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre un producto paneuropeo de pensiones individuales (PEPP). De dicha propuesta, se puede extraer la siguiente información[1]:

  1. El PEPP tiene como primer objetivo el apoyar la creación de un mercado de capitales europeo dentro del “Plan de acción de la Comisión para la creación de un mercado de capitales de septiembre de 2015”. La propuesta de la CE afirma que “Un mercado de pensiones europeo de ´tercer pilar´ de mayor tamaño impulsaría también el aporte de fondos de inversores institucionales”.
  2. La CE renuncia al objetivo de que las pensiones públicas sean suficientes, “el Informe sobre la adecuación de las pensiones de 2015 concluyó que el aumento de los ahorros adicionales (...) destinados a la jubilación podría (...) mitigar las repercusiones de unas pensiones más bajas de los regímenes públicos en algunos Estados miembros (...) las pensiones complementarias podría desempeñar un papel clave en los ingresos por jubilación, en particular cuando las pensiones públicas puedan ser inadecuadas”.
  3. Para promover la suscripción del PEPP, la CE exige que se establezcan en los Estados miembros desgravaciones fiscales, “A fin de animar a los Estados miembros a conceder una desgravación fiscal a los PEPP, la Comisión ha adoptado, junto con la presente propuesta, una Recomendación sobre el tratamiento fiscal de los productos de pensiones individuales, incluido el producto paneuropeo de pensiones individuales”.
  4. La CE explica que el PEPP permitirá “garantizar que los consumidores sean plenamente conscientes de los elementos clave del producto”. Pareciendo ignorar que la rentabilidad (o la falta de ésta) de los productos financieros es esencialmente incierta.

 

Según José Marrero, concejal de la principal fuerza de oposición en el municipio de La Laguna: “El PEPP no es un instrumento de protección social, sino un mecanismo de acumulación de capitales.” A lo que añade que “Las desgravaciones fiscales por las aportaciones a los planes de pensiones individuales son muy regresivas: las trabajadoras y trabajadores de salarios bajos no pueden destinar ninguna cantidad a planes de pensiones y por lo tanto no desgravan. Son los perceptores de altos salarios y rentas del capital los que pueden realizar grandes aportaciones y beneficiarse, por tanto, de dichas desgravaciones.” Por último, recuerda que el origen de la crisis de 2007 estuvo, precisamente, en la permisividad de autoridades como la CE con el sector financiero cuando éste concentró buena parte de sus activos en la creación y venta de productos financieros complejos construidos sobre las llamadas hipotecas subprime, “Las tres grandes agencias de calificación: Standar&Poor´s, Moody´s y Fitch, adjudicaron a esos productos la calificación de AAA, la máxima solvencia, semanas antes de que su valor se redujese a 0. Alan Greenspan, presidente entonces de la Reserva Federal y máximo gurú de las finanzas mundiales, reconoció entonces que “(...)aunque era consciente de que muchas de esas prácticas estaban teniendo lugar, no tenía ni idea de lo significativas que habían llegado a ser hasta demasiado tarde.” Con estos antecedentes, pretender que las trabajadoras y los trabajadores “sean plenamente conscientes de los elementos clave del producto” y de los riesgos que corren, sólo puede ser incompetencia o cinismo.”

La CE enumera los promotores del PEPP: “bancos, compañías de seguros, gestores de activos, fondos de pensiones de empleo, empresas de inversión”. De aprobarse por el PE el PEPP, se producirá un desvío de posibles cotizaciones sociales que podrían aumentar el trasvase de ingresos de los sistemas públicos de pensiones a empresas privadas, las cuáles obtendrían por ello pingües beneficios. Por todo esto, Unid@s se puede presentará una moción a la Corporación Municipal de éste Ayuntamiento que acuerde dirigirse a la Comisión Europea para que retire la propuesta, así como a todos los grupos representados en el Parlamento Europeo y al Gobierno de España para que manifiesten su oposición a la misma.

 

[1] Todas las citas entrecomilladas proceden del texto de la propuesta de la CE.

 

UNID@S SE PUEDE