Buscar
02:03h. sábado, 25 de septiembre de 2021

"Un baño de realidad", entrevistas a Federico Aguilera Klink, Rosa Martín Tristán y Alejabndra Rodríguez, en RADIO SINTONÍA, por Marusa Hernández y Sofía Menéndez

 

FRASE RADIO SINTONÍA

Sofía Menéndez y Marusa Hernández, DEL JABLE AL MALPEY de RADIO SINTONÍA ofrecen tres importantes entrevistas, a Federico Aguilera Klink, catedrático y apóstol de la ecología y la lucha contra el cambio climático; que habla de "La normalidad patológica", o las mentiras de la economía oficial;  a Rosa Martín Tristán, periodista y colaboradora de la ONG Alianza por la Solidaridad, que relata el caso del guatemalteco Bernardo Caal, y las demandas de que las empresas asuman sus responsabilidades a la hora de contratar con otras empresas y países que maltratan a la gente; y a Alejandra Rodríguez, especialista en Medio Ambiente, que advierte del desastre ecológico de los microplásticos. Como dicen las presentadoras: "Un baño de realidad"

– Primera entrevista:

La primera entrevista es con  Federico Aguilera Klink, catedrático de Economía de la ULL (Universidad de La Laguna).- Le pedimos sus reflexiones sobre el día más caro de la factura eléctrica y el viaje turístico al espacio  del hombre más rico del planeta, el dueño de Amazon Jeff Bezos.

Para Aguilera Klink, “el precio de la energía en España es un fraude, no tiene que ver nada con la economía, o la escasez de energía; no existe el “mercado” de energía, lo que ocurre es que el precio del kilowatio se fija por ley de acuerdo con el último kilowatio que ha entrado al sistema que suele ser el de origen más caro. Es un sistema de fijación de precios, publicado en el BOE y aprobado por el Gobierno de Aznar, imagino que por orden de las eléctricas, y que el PSOE no ha querido-podido derogar. Jesús Mota, un excelente economista ya fallecido, lo explicaba con gran claridad hace unos años.

 https://elpais.com/diario/2011/04/07/opinion/1302127212_850215.html 

Como afirmó el exministro Soria,( https://elperiodicodelaenergia.com/soria-las-electricas-venian-al-ministerio-con-los-reales-decretos-ya-redactados/ ) las eléctricas iban al Ministerio de Industria con los decretos ya redactados, lo que da una idea del papel de los mal llamados gobiernos. La energía eléctrica puede ser originada de distintas formas: petróleo, gas, nuclear, viento, solar o salto de agua, pero no hacen un precio medio, suelen imponer la forma de producción más cara, y todo se cobra a ese precio”.

“Imagínense, es como si pides tres kilos de sardinas y te completan el peso con dos gramos de percebes y en la factura total todo te lo cobran al precio del marisco”.

Según el profesor, los gobiernos no mandan; «por ejemplo, el Presidente Pedro Sánchez tiene a Escrivá y a Calviño -dos comisarios políticos- , uno del BBVA y la otra de Europa, desde donde en realidad se toman casi todas las decisiones. Los fondos que vienen ahora son una excusa para “rescatar” a las fábricas de coches, las eléctricas y en definitiva para darle más beneficio a la banca. Lo de “rescatar" es, claro, un sarcasmo pues sus beneficios son muy altos y apenas pagan impuestos.

LA CARRETA FINANCIAL TIMES

Todo esto está muy bien estudiado en Estados Unidos por economistas como Michael Hudson, la inyección de dinero público sirve, fundamentalmente, para elevar las cotizaciones de fondos y bolsa privada- y aunque lo llamen transición ecológica no va a traer mejoras ambientales; no es la solución. La implantación masiva de las renovables y coches eléctricos – ante la situación de minerales críticos y escasos- es otro fraude físico y ecológico”, –añade Aguilera Klink–, como muestran especialistas como Pedro Prieto, Antonio Turiel y Alicia y Antonio Valero. Para construir esas energías renovables hay que gastar enormes cantidades de energía fósil y generar un grave impacto ambiental para extraer los citados minerales que además apenas son reciclables. Nos están engañando y la culpa es de la educación que tenemos que impide a la gente pensar por su cuenta y tener una postura crítica.”         

“Los recursos naturales Planetarios no se pueden reponer y encima los costes ambientales y sociales son ignorados, por lo que no hay impuestos que frenen esa destrucción acumulada y continuada. Por ejemplo, un estudio sobre los teléfonos móviles, (realizado por el Instituto Tricontinental de Investigación Social) que llevan muchos tipos de minerales críticos y muy escasos, estima que si estos móviles se fabricarán en EEUU y no en China, Corea u otros sitios, costaría 30.000 dólares. Pues lo mismo ocurre con las renovables, nos “parecen” viables y baratas porque no pagamos los costes reales de su fabricación, ni de la extracción y procesamiento de los minerales que llevan. Por eso es muy importante leer el libro de Thanatia, – tierra exhausta -, de Alicia y Antonio Valero, profesores de Zaragoza”, afirma Federico Aguilera Klink.

Para el catedrático de la ULL, “con la política que nos están imponiendo vamos al colapso total. Aunque con las inundaciones en Alemania, por ejemplo, es posible que Merkel se empiece a tomar en serio el cambio climático e imponga un impuesto al combustible de los aviones, hasta ahora libres de tasas.  Esto podría provocar que en muy pocos años, no vaya a existir, o disminuya en gran medida, el turismo que no tiene nada de ecológico.  Habría que planificar cómo podemos vivir aquí en Canarias, y qué gestión del territorio debemos hacer, en energía y agua, también; cómo podemos apoyar la agricultura ecológica familiar en lugar de seguir con el monocultivo turístico o el plátano a cuestas, enormemente subvencionados, lo que demuestra que los gobiernos son marionetas y que no mandan nada. Por otro lado, parece obvio que la situación de instalar renovables en Fuerteventura por parte de las multinacionales solo va a beneficiar a los accionistas, no a la población”.

El catedrático denuncia  la estupidez de la máxima Quien Contamina Paga; “para nada es válida, es falsa, no se pueden evaluar monetariamente los daños ambientales que, habitualmente, ni siquiera se conocen. Hay que hacerlo en términos físicos y biológicos”.  

En este resumen de la entrevista a Aguilera Klink es importante concluir con varios de sus comentarios: “Erich Fromm se preguntaba qué ser humano necesita esta sociedad capitalista, y decía que ese ser, tenía que ser un consumidor obediente y sumiso que se crea libre e independiente, es el que se construye desde la escuela-universidad y la familia. El resultado, un ser infantil, un consumidor obediente que no piensa por cuenta propia  pero que cree que sí lo hace. Así nos va.”

Concluye diciendo que se alegra saber que su charla es un baño de realidad, y que “debemos desmontar las mentiras de los psicópatas y malvados que nos gobiernan”.

– Segunda Entrevista :

Rosa Martín Tristán, es periodista y colaboradora de la ONG Alianza por la Solidaridad; nos cuenta la situación del líder indígena guatemalteco Bernardo Caal y su petición desde la cárcel a diversas instituciones internacionales –la Organización de Estados Americanos, la ONU, la UE y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)-,solicitando que “se pronuncien sobre la violación de derechos humanos de miles de niños, niñas, hombres y mujeres del pueblo maya q’eqchi’’ ante el despojo del derecho al agua del río Cahabón y sobre la prisión preventiva que ya he cumplido 1.245 días tan solo para “amedrentar” a los pueblos indígenas para el despojo del río” (se entiende que su “delito” fue concienciar a los indígenas sobre el saqueo de las aguas del rio), durante la construcción de una hidroeléctrica en la región de AltaVerapaz.

Alianza por la Solidaridad-ActionAid espera que las mencionadas instituciones internacionales reciban la carta y apoyen la solicitud de liberación inmediata e incondicional de Bernardo Caal Xol.

Tristan recuerda que el caso de Bernardo Caal se remonta a 2015, cuando puso la primera denuncia contra el complejo hidroeléctrico sobre el río Oxec, afluente del río Cahabón, en territorio indígena, por vulnerar el derecho de consulta a los pueblos indígenas, denuncia a la que seguiría otra por apropiación y tala de un bosque. Asimismo, el docente y activista se implicó en la denuncia contra la hidroeléctrica Renace, obra subcontratada al grupo español Cobra (ACS) que fue investigada por Alianza por la Solidaridad-ActionAid. Esta ONG denunció, asimismo, el incumplimiento de los derechos humanos y ambientales de 29.000 indígenas mayas, a quienes se les ‘secuestró’ el río Cahabón.

Coincidiendo con estas denuncias y en medio de una campaña de descrédito contra su persona, Caal Xol fue acusado por trabajadores de una empresa subsidiaria de OXEC de delitos de robo y retención de trabajadores de la hidroeléctrica, por lo que fue condenado en enero de 2018 a 7 años y cuatro meses de prisión. Hasta ahora, la empresa OXEC no ha cumplido con los requerimientos judiciales de realizar una consulta y continúa con su actividad. Sin embargo, el líder indígena está preso en base a indicios débiles, y ha tardado dos años y medio en conseguir que su recurso llegará a la sala de apelaciones de Alta Verapaz. Ahora, la decisión puede tardar dos meses en llegar. El caso de Bernardo Caal es un claro ejemplo de las dificultades de los pueblos indígenas y sus líderes para denunciar a empresas nacionales y extranjeras que vulneran sus derechos y destruyen sus recursos naturales en países donde ni sus gobiernos, ni su judicatura se los garantizan, enfrentándose así a las presiones de poderosas compañías.

Miles de defensores como Caal Xol, reconocido como preso político por Amnistía Internacional, son criminalizados, cuando no asesinados o acosados para que dejen su actividad bajo la excusa de que entorpecen el desarrollo: “En mi caso, tan sólo quieren amedrentar a los pueblos indígenas para quedarse con el río Cahabón y llevarse la energía que generen fuera del país, porque las comunidades que hay junto a sus orillas no reciben nada”, asegura desde prisión.

“Alianza por la Solidaridad-Action Aid, -según comenta Rosa M. Tristan- junto con otras organizaciones y entidades españolas, ha puesto en marcha la Plataforma Empresas Responsables para exigir en España una Ley de Debida Diligencia que recoja cinco puntos fundamentales:

1. Obligación de las empresas de desarrollar e implementar planes de debida diligencia con los derechos humanos y ambientales.

2. Un sistema disuasorio de infracciones y sanciones para el caso de incumplimiento total o parcial de dicha obligación.

3. En los que se ha producido vulneración de los derechos, debe asegurarse el acceso a la justicia y la reparación de las víctimas.

4. Se designará una autoridad pública independiente, que rendirá cuentas y estará dotada de un mandato claro, así como de suficientes recursos financieros y personal.
5. Obligación de las empresas de publicar un informe anual con la información relevante y detallada de sus planes de debida diligencia, así como de su seguimiento y resultado.

– Tercera Entrevista:

Alejandra Rodríguez es conejera y estudió ciencias ambientales en Salamanca. Después hizo un Máster en Dinamarca de biología ambiental y estudios internacionales. Desde hace un mes vive en Puerto Cabras donde va a ejercer su profesión.

“Hice mi trabajo final en microplásticos marinos, -añade la investigadora- en la playa de La Graciosa y en Famara. Realice un estudio de campo cuya conclusión es que en la playa virgen de la octava isla había más microplásticos que en la de Lanzarote donde hay mucho más tránsito de personas (turistas o locales). En la playa menos concurrida también encontré que las corrientes trajeron a la orilla muchos restos de redes de pescadores, bateas de mejillones procedentes de Galicia y también botellas de refrescos con letras árabes procedentes de Marruecos o Mauritania.      

Rodríguez cree que el micro plástico está por todas partes no solo flotando en la superficie se encuentra en toda la columna del agua, es decir decir se deposita también en las profundidades.

Para esta joven científica es un auténtico desastre ambiental, “podemos llamar a estas fechas la era del plástico, tenemos que ser conscientes de todo el daño que estamos haciendo a las generaciones venideras por culpa de este material. Debemos reaccionar y mientras no se tomen medidas internacionales y legislativas radicales, está en manos del consumidor evitar todo lo que lleva plástico.

* Gracias a Sofía Menéndez y Marusa Hernández, RADIO SINTONÍA

sofía menéndez

marusa hernández

radio sintonía

https://radiosintonia.com/la-normalidad-patologica/

mancheta 36