Buscar
06:21h. miércoles, 08 de diciembre de 2021

El Club de Roma felicita a Canarias por su Agenda de Desarrollo Sostenible, EL DIARIO CANARIAS AHORA  // Siguen con la propaganda, comenta Federico Aguilera Klink // Los "einstein" que mandan no acatan a Einstein, comenta Chema Tante

 

frase tante federico

EL DIARIO CANARIAS AHORA publica esta ridícula apreciación del Club de Roma. Lo señala Federico Aguilera Klink y él y yo, Chema Tante, comentamos este esperpento.

Siguen con la propaganda, comenta Federico Aguilera Klink

federico aguilera klinkLa verdad es que todo es un disparate esperpéntico y el Club de Roma se traga lo que le echen.

Canarias está colapsada ambiental y socialmente, mientras el gobierno obedece a los grandes grupos económicos e ignora realmente los temas ambientales que tendrían que conducir a un cambio total de modelo económico. 

Poner a El Hierro como ejemplo de economía azul, incluyendo a La Gorona del Viento es mantener la farsa basada en la mentira y la propaganda, y que, además, Roque Calero se preste a ello, quizás es su papel, buscando "nuevos mercados" de informes de desarrollo sostenible...

Y, me imagino, David Padrón estará encantado pues le aplauden por no ir a la raíz de los problemas y marear la perdiz con el cuento del "diálogo social"... patético todo....canarias turismo sostenible

 

Los "einstein" que mandan no acatan a Einstein, comenta Chema Tante 

chema tanteLa socorrida exhortación de Einstein "No esperes resultados distintos con los mismos procedimientos" sigue siendo un misterio, para quienes gobiernan y dirigen empresas. Claro que, como no se cansa de decir Federico Aguilera Klink, ni gobernantes ni empresarios mandan nada, se limitan a gestionar lo que les ordena el poder del dinero.

Pero no por conocer tan triste realidad habrá que denunciar el desastre climático que está teniendo lugar en Canarias con el turismo y con el sector primario. Diga lo diga el Club de Roma.

Un avión larga al aire 285 gramos, más de un cuarto de kilo, por persona pasajera y kilómetro. Se calcula que un vuelo Madrid Canarias, manda a la atmósfera tonelada y media de CO2 por trayecto. Uno Berlín Canarias, 3 toneladas. Tirando por la calle del medio, puede afirmarse que cada avión que aterriza en Canarias, uno por otro, ha largado un par de toneladas y largará otro tanto cuando haga el vuelo de regreso. Multiplíquese por los 34 millones de trayectos que antes de la pandemia suponía el turismo en Canarias: 68 millones de toneladas de CO2 al año se mandaban a contribuir al esfuerzo planetario por calentarnos. Ahora, quieren volver a lo mismo.

Sépase que una estimación conservadora establece que cada tonelada de CO2 que se bota al aire desprende 3 metros cuadrados del casquete polar ártico.

Suma y sigue. Esos 17 millones de personas a las que quieren volver a traer, o más, consumen productos en un 90%, importados, desde remotos orígenes, en buena parte, en frío o congelación, quemando fósiles y largando más carbono al aire.

Pero, encima, esas personas consumen agua, para ducharse, llenar piscinas, evacuar sus excrementos, lavar su ropa y los enseres, cocinar, regar jardines suntuarios... un agua que en su mayorísima parte, se obtiene por desalación. Por desalación, porque es más negocio que usar la que Canarias tiene en sus acuíferos, pero que se desala con electricidad... Mas toda la electricidad que supone alumbra r oda la actividad turística, que el absurdo modelo canario basa además en el ocio nocturno. Electricidad cuya generación, sea con fósiles, sea con renovables, también contamina y contribuye al calentamiento. Porque el problema, en estas circunstancias, no es la generación, sino el exceso de consumo. Quiera entenderlo o no Antonio Morales.

Además, el posicionamiento de turismo barato que aplica  el turismo canario obliga, además de abusar el personal, a atender, como ya he dicho, a la parroquia con alimentos y bebidas ¡Ay, las bebidas! de importación, porque resulta más económico alimentar a esta gente con productos viejos que con producción local y, además, a las y los chonis no les gusta el ron isleño. Con eso, obviamente, se perjudica mortalmente al sector primario canario. Una agresión a la gente, a la economía, pero también al territorio que va camino de la desertificación.

No hay manera de refutarlo. El turismo masivo es absolutamente incompatible con toda consideración  de sostenibilidad. El Club de Roma, o no se entera, o miente. A mí, que el Gobierno de Canarias se las eche de "participación en el desarrollo sostenible", cuando jamás se nos escucha a quienes razonamos los efectos ambientalmente nocivos del turismo, me luce un cinismo inaguantable. Canarias tiene que buscar alternativas económicas distintas al turismo de masas.

El turismo de masas en Canarias, lleva un rumbo proa al marisco. En todo el  mundo cobran fuerza los sentimientos denominados "Flygskam (la vergüenza de volar) o Stay Grounded (con los pies en el suelo). Cada vez más se irá comprendiendo que es una barbaridad volar miles de kilómetros para ir a la playa o emborracharse en una discoteca. Los precios del combustible no bajarán. Y Canarias no soportará la competencia de otros destinos, can menores costes y más cercanos a los mercados de origen.

Ahora, una de las tres islas que resistían al concepto de turismo de masas, La Palma, sufre el embate recurrente de una erupción volcánica. Y se están escuchando voces que basan la recuperación de los tremendos daños de Tajogaite, en el turismo. Y yo proclamo que eso será peor que la misma erupción. 

----------------------------------

Todo el reportaje en EL DIARIO CANARIAS AHORA

https://www.eldiario.es/canariasahora/ciencia_y_medio_ambiente/club-roma-felicita-canarias-agenda-desarrollo-sostenible_1_8463271.html

 

el diario

 

 

mancheta 33