Buscar
14:03h. miércoles, 27 de mayo de 2020

La engañosa app de Calviño. Más delirios sanitarios por la obsesión de abrir el turismo - por Chema Tante

 

FRASE TANTE CALVIÑO

La engañosa app de Calviño. Más delirios sanitarios por la obsesión de abrir el turismo - por Chema Tante

Ante la irritada -por una vez, me sentí, como canario representado por Ana Oramas- interpelación en el Congreso, porque la economía canaria está muerta y enterrada, la que manda en la economía del Reino de Felipe el último, la mayordoma de la Unión Europea, Nadia Calviño, vuelve con el sempiterno y lacerante discurso de la resurrección del turismo. Un turismo que en Canarias no va a poder ser.  

Y en la tirijala de términos técnicos, hueros de sentido práctico, que largó la eurotecnócrata, entre promesas de créditos y avales, que hay que devolver, ojo, se descolgó con ese estomagante latiguillo tan en boga "me consta"... Y lo que le consta a la neoliberal incrustada en un gobierno progresista (cuanto me priva pensar en como debe rabiar con lo de la reforma laboral) es esa app piloto que se va a desarrollar en Canarias y que intenta hacer pasar, con gran alegría de la casimira consejera de Turismo de Canarias, como una demostración de la seguridad sanitaria del archipiélago.  Fuerte trola.

Esa trompeteada app, no es más que un recurso de apoyo, lo reconoce la propia Calviño, al sistema sanitario. Lo que hará la dichosa app es detectar los contactos recientes de una persona que haya resultado infectada de covid-19. Es decir, que se podrá tratar precozmente a otras personas infectadas. Pero la app, ni preserva del contagio, ni siquiera detecta el contagio, y mucho menos, garantizará que una persona no pueda infectar. La app no tiene nada que ver con el turismo. Por mucho que diga Calviño "que es idónea" para que el turismo se sienta seguro" Pura falacia para intentar tranquilizar a la gente.

Si se abren las puertas canarias al turismo, con el turismo vendrá, ineluctablemente, el maldito virus. Y, aunque basta con que venga en las mucosas de una sola persona para que se arme de nuevo la fogalera, vendrán muchas personas con capacidad de infectar.  

Nos hablan de seguridad sanitaria canaria. Esa seguridad se caerá, con el primer avión de turistas que llegue, antes de que se descubra y se aplique la vacuna. Y quienes seremos pasto de la infección seremos las canarias y los canarios. Parece que no importa. Parece que esa es la solución. Si desaparecemos la gente canaria, ya no habrá quien se queje por el desastre. Y mano de obra, nunca va a faltar. Hay mucha gente desesperada por el mundo. Claro que, no sé si se han percatado las y los covidiotas que quieren reabrir el turismo. A los primeros aviones, seguirán las noticias de los contagios en Canarias. Y se jeringó el invento.

* Lo escribe y lo sostiene Chema Tante

CHEMA TANTE