Buscar
19:23h. sábado, 19 de septiembre de 2020

Protección contra adquisiciones hostiles: repensar la libre circulación de capitales, Susanne Wixforth y John Weeks en SOCIAL EUROPE. Comenta Chema Tante

 

FRASE WIXFORTH WEEKS TANTE

Susanne Wixforth y John Weeks ofrecen en SOCIAL EUROPE esta crónica sobre  las actitudes de la Unión Europea frente a los intentos de colonizar sociedades europeas aprovechando la tremenda depresión causada por la pandemia. Yo, Chema Tante, comento que, una vez más, decisiones de la Unión que podrías ser buenas y oportunas, se quedan a mucha distancia de lo necesario, porque esta Unión de los mercaderes Europea está severamente infectada por el virus neoliberal.

Comenta Chema Tante:

CHEMA TANTEEs obvio que la pregunta que se hacen Wixforth y Weeks es una pregunta retórica, porque de su crónica se desprende que aprueban los reglamentos que se están implantando en la Unión Europea para regular la inversión extranjera directa (IED) para  contrarrestar las estrategias de adquisición por parte de los fondos de inversión extranjera, e incluso les parecen excesivamente cautelosas las medidas.

Sin embargo, yo sostengo que esta actitud de la Unión no solo es cautelosa, sino claramente insuficiente, y que responde, en el fondo, al talante neoliberal de quienes mandan en las finanzas, es decir, en la Unión Europea en su conjunto. 

Las acciones de oposición no deberían limitarse a las invasiones de capital extranjero sino también internas y extenderse a las muchas operaciones de carácter especulativo. 

Y el interés de control tendía que abordar de una vez, no ya los intentos de adquisición de participaciones societarias sino a los movimientos financieros con intención de camuflar beneficios. Esa práctica nefasta de derivar los beneficios hacia estados con legislaciones tributarias más benévolas, que son en la realidad guaridas fiscales.

Que China pretenda hacerse con sociedades europeas a precio de gallina flaca, está muy mal, pero que estados como Holanda, Luxemburgo, Irlanda o Reino Unido se lucren con la elusión fiscal que perjudica a otro estados socios de la Unión, está mucho pero y es un bochorno. Sin embargo, eso no le repugna a la concepción del beneficio a toda costa que impera en la neoliberal Unión de los mercaderes Europea, Los principios de Friedman y Hayek valen para la gente blanca, pero no tanto a la morena mediterránea y mucho menos, claro, para la amarilla China.

La hostilidad no solamente viene de fuera en la Unión Europea.

-------------------------------------------------------------

Demasiado cauteloso

Aunque las pautas se refieren a adquisiciones depredadoras, siguen siendo demasiado cautelosas. El aumento del control público de la IED se justifica solo para salvaguardar el orden público y la seguridad; la política industrial no es una justificación suficiente. La prohibición de compras sigue siendo rara y extrema.

Las directrices tampoco cambian el hecho de que 13 estados miembros no tienen disposiciones legales para regular la IED. A pesar de los esfuerzos por establecer mecanismos que faciliten la coordinación y el intercambio de información, una estrategia común sobre los controles de capital sigue siendo un objetivo distante. Todavía se enfatiza la atracción de capital extranjero como un instrumento importante para que los gobiernos aumenten su competitividad, en particular para aquellos bajo una alta presión presupuestaria, como Italia y Grecia.

Toda la crónica de Wixforth y Weeks en SOCIAL EUROPE

https://www.socialeurope.eu/protection-against-hostile-takeovers-rethinking-the-free-movement-of-capital

john weeks reseñaSUSANNE WIXFORTH reseña

social europe

MANCHETA 21