Buscar
07:47h. Sábado, 25 de Marzo de 2017

¡Ya está bien, paren de una puñetera vez! - por Cándido Quintana



Cándido expresa el desespero general ante un empeño incomprensible.

¡Ya está bien, paren de una puñetera vez! - por Cándido Quintana

Mira que hemos luchado contra el puerto de Granadilla y contra la introducción del gas, mira que hemos dedicado años de nuestras vidas tantas personas en Tenerife tratando de parar estas BARBARIES! Pero el Pueblo de Granadilla y los Barrios de El Médano, La Mareta, El Río, Tajao y algún otro, principales perjudicados -de por vida- además del turismo y de los trabajadores del propio polígono industrial, siguen preocupantemente callados e incluso apoyando este gravísimo sinsentido tan peligroso, que sólo persigue llenar aún más los bolsillos de algunos conocidos linces. Tampoco se puede admitir lo que algunos dicen, que el alcalde de Granadilla, el imputado y tan rechazado socialista adaptado Jaime González Cejas, tiene tanto poder de convicción como para engañar a ciudadanos mayores de edad de que esto es bueno, cuando es lo malo, grave y peligroso que es, diga lo que él y los suyos digan, y que traguen, como vienen tragando, algo que ningún otro Pueblo de Tenerife tragaría por sus enormes y más que evidentes riesgos. ¿? 

En El Ferrol continúan amargados y cada día más, y por aquí, con todas esas experiencias negativas que nos han venido llegando desde hace mucho tiempo, las cosas siguen avanzando a gran ritmo, y no en Gran Canaria, en donde hay personas conocedoras y honestas que están luchando a tope para que allí no se haga realidad, al igual que hicieron en su día con la Refinería de Petróleos que hoy aquí amarga a muchos. Y algunos políticos, que aquí vienen apoyando el gas a tope, como la consejera socialista Margarita Ramos, con hasta piropos hacia José Manuel Soria, y los también socialistas Francisca Luengo y Francisco Hernández Spínola, o Guacimara Medina, en su actual bochornoso papel de tragar un catálogo de especies desprotegidas que antes rechazaba que lo impediría, allí, en su Provincia, calladitos. Y que conste, como bien saben ustedes, que yo no entro en ese pleito insular que algunos conocidos políticos sinvergüenzas sacan cuando les interesa, pero la realidad, amig@s, es que ellos son o viven en la hermana Provincia de Las Palmas de Gran Canaria, en donde finalmente van a escapar de la quema. 

Vean en la fotografía que les adjunto, el inverosímil ritmo de DESPILFARRO de recursos públicos con el que continúan las obras del puerto de Granadilla, que tiene como única razón de existencia la descarga de una peligrosa energía fósil, el GNL, energía cuya introducción, por razones obvias de sostener beneficios y satisfacer negocietes varios, retrasará aún más la realidad de las renovables en Tenerife, aunque en las otras Islas sí avancen a costa nuestra, como finalmente sucederá. Ya están construyendo el 5º cajón y así continuarán hasta llegar, creo, que a 100 unidades. Su precio unitario, imagino que incluido los gastos de remolque hasta la costa de Granadilla, suena al millón de euros. Piensen ustedes en cuantas familias podrían comer o atender sus necesidades básicas más perentorias, con este vergonzoso e inaceptable derroche en un puerto que estará bajo mínimos o inoperativo la mayor parte del año, un puerto que NO generará economía productiva NI creará puestos de trabajo acordes con su enorme coste, varios cientos de millones de euros, más allá de su fase de construcción. Cárcel para algunos sería lo más adecuado. 



Y como ya conocen ustedes, lo pueden comprobar en Internet los que quieran, Puertos del Estado recomienda a las embarcaciones de gran obra muerta, como los porta-contenedores o los gaseros, un máximo de fuerza 5 (19 nudos o 35 kilómetros por hora), para maniobrar. En Barcelona se prohíbe operar a los buques gaseros cuando los vientos superan los 18 nudos, o sea 33,3 kilómetros por hora,  por motivos de seguridad del buque, tripulantes y población. En Estados Unidos se prohíbe a los metaneros acercarse a menos de 20 millas americanas (unos 32 kilómetros) de la costa poblada, son fulminantemente expulsados y sancionados, y las terminales de descarga se encuentran muy alejadas de las zonas habitadas. Conviene recordar que el gas licuado es el explosivo más potente que se conoce, exceptuando las armas nucleares, y que un gran metanero, que transporta entre 100.000 y 200.000 metros cúbicos de gas licuado, en caso de accidente o de atentado terrorista desencadenaría un radio de destrucción equivalente al de 20 o 30 bombas nucleares como las de Hiroshima. 

Pues bien, en el litoral del puerto de Granadilla y de la regasificadora, y no se asombren con lo que les digo pues son mediciones oficiales durante varios años, la fuerza 5 límite del viento se da durante un 20% de los días del año, o sea en más de 70 días. Y esto no es nada con lo grave que a continuación les reseño, la ya tan prohibitiva fuerza 6, entre 22 y 27 nudos o lo que es lo mismo entre 40 y 50 kilómetros por hora, se da durante casi el 31% de los días del año, unos 113 días. La fuerza 7, entre 28 y 33 nudos que se corresponden a entre 50 y 61 kilómetros hora, por encima del 22% de las jornadas del año, unos 82 días y aún superamos estas violentas fuerzas durante más de 23 días, ¡sumen! Si a esta locura le añadimos que allí hay núcleos poblados a menos de 2 kilómetros de la regasificadora y que el Aeropuerto del Sur, principal puerta de entrada a la Isla, está a unos 6 kilómetros de ella y que los aviones pasan prácticamente por encima ya a baja altura, pregunto, ¿a que están jugando? Los riesgos de las prospecciones petrolíferas frente a las costas de Lanzarote y Fuerteventura, se quedan muy pequeños al lado de estas BARBARIES que van a quebrar la vida en Tenerife.  

También lo publican:

 

 http://anghelmorales.blogspot.com.es/2012/05/ya-esta-bien-paren-de-una-punetera-vez.html