Buscar
07:30h. martes, 28 de septiembre de 2021

La inquisición interna ya tenía montado otro laberinto cuajado de trampas…

La asamblea patética de Podemos (I) - por Fernando Barredo

 

 

frase barredo



 

La asamblea patética de Podemos (I) - por Fernando Barredo *

Hace tan solo un año, sumidos ya en la pandemia de Covid-19 que aún no remite, se “celebró” la asamblea invisible de Podemos, un simulacro de Tercera Asamblea Ciudadana Estatal en el que la igualdad brilló por su ausencia, y ante cuyas irregularidades quienes no estamos dispuestos a comulgar con ruedas de molino en el que iba a ser un partido laico tuvimos que reaccionar denunciando internamente el proceso ante la Comisión de Garantías Estatal y, por la dejación de ésta durante meses, acudir a los tribunales de Justicia con una demanda civil que seguía pendiente de admisión cuando por sorpresa se convocó la Cuarta Asamblea. 

ASAMBLEA PODEMOS

Las personas que desde NUEVO IMPULSO por la democracia interna en Podemos seguimos luchando por la recuperación del proyecto original, de los principios que alentaron a cinco millones de personas a apoyar a una formación política que se anunció como la herramienta perfecta para el gran cambio social que tanto anhelaban, decidimos volver a presentar candidatura a pesar de que los insultantes plazos para la confección de documentos y los avales requeridos en esta ocasión resultaban casi inalcanzables para los herejes de Podemos.

NUEVO IMPULSO

 

La inquisición interna ya tenía montado otro laberinto cuajado de trampas… … …

Esta vez no nos tuvieron encerrados en nuestras casas en fase cero de pandemia mientras los/las obisPodemos oficiaban en todos los medios de comunicación del país cobrando augusta presencia mientras nos invisibilizaban, pero consiguieron transparentarnos de nuevo ejerciendo mayor opacidad y con la técnica de ninguneo aún más depurada.

El pasado 21 de mayo de 2021 envié un e-mail al correo electrónico oficial de la Comisión de Garantías Democráticas Estatal identificándome como precandidato a la Secretaría Estatal del partido en la Cuarta Asamblea Ciudadana Estatal, ofreciendo como modo de comprobación directa la lista de precandidaturas publicada en la página web oficial de la misma: cuartaasamblea@podemos.info en el enlace: 

https://cuartaasamblea.podemos.info/votacion/cuarta-asamblea-ciudadana/

Declaré que a su vez me presentaba al Consejo Ciudadano Estatal volviendo a encabezar la lista NUEVO IMPULSO, lo que también podía comprobarse entre las precandidaturas a este órgano que aparecía, y aún aparece, en la misma página a la que se accede en el enlace referido.

https://drive.google.com/file/d/16bnuZb7aSDWZMB7A9rE5WQrqAJwFEhBY/view?usp=drivesdk

En el anterior proceso la Comisión de Garantías Democráticas Estatal, a los 9 meses de recibir mi última denuncia interna del 29 de mayo de 2020, archivó todo el expediente de forma “firme y definitiva” el 1 de marzo de 2021 porque, precisamente, ante su dejación yo ya había acudido a la Justicia ordinaria el 11 de enero de 2021 interponiendo DEMANDA DE PROTECCIÓN Y TUTELA CIVIL DE DERECHOS FUNDAMENTALES, instando la nulidad de pleno derecho de la Tercera Asamblea por vulneración del derecho fundamental de participación 

https://drive.google.com/file/d/16f7sl4HMQaDmjniwt3fQc5r7VyqZ7zFM/view?usp=drivesdk

al no haber recibido respuesta alguna durante demasiado tiempo. Contesté a su resolución ES20010

https://drive.google.com/file/d/16hv2RMR0O2Md21V152gTJ1TPUx6tkOSx/view?usp=drivesdk

con un escrito el 3 de marzo de 2021 concluyendo que mi esperanza de justicia, de que se hicieran valer mis derechos fundamentales, ya solo quedaba depositada en los tribunales de primera instancia

https://drive.google.com/file/d/16ojmDW6aqJgX1VrLGJmf94LnBKl2-Hgc/view?usp=drivesdk

En la Cuarta Asamblea Ciudadana Estatal se estaban repitiendo, incluso incrementando, las mismas malas prácticas:

 

1, Arbitraria exigencia triplicada de avales personales 

Desde las condiciones citadas, hice llegar a la Comisión de Garantías Democráticas Estatal distintas consideraciones, solicitudes y reclamaciones sobre los avales personales exigidos para consolidar las candidaturas y el sistema de recogida y de asignación de los mismos 

https://drive.google.com/file/d/16sbqgGfoEguU-iL0fLHAWu-ebwNJ2494/view?usp=drivesdk

En el Reglamento de la Tercera Asamblea se estableció que fueran necesarios 150 avales personales para las candidaturas a la Secretaría General, no siendo ya posible, como lo fue hasta la Segunda Asamblea, presentar una lista al Consejo Ciudadano Estatal sin una candidatura a la Secretaría General vinculada con dicha lista. Los sicarios de las redes podemitas, trols de baja estofa cibernética, se apresuraron a hacerme anticampaña difundiendo consignas y calumnias para que no se me avalara.  

Tan solo un año después, en la recién terminada Cuarta Asamblea Ciudadana Estatal se mantenía la norma pero habiendo multiplicado por 3,3 dicha cantidad, siendo 500 los avales que se impusieron este año, sin ninguna lógica salvo la de que fuera muchísimo más difícil la participación presentando candidaturas, porque el partido no había triplicado, en absoluto, el número de personas inscritas, lo que no era proporcional ni justo, dada además la extremada premura con la que se nos convocó, por sorpresa, para la Asamblea estatal a quienes no estábamos dentro de la organización de la misma. Sin embargo, sí que había candidatos de la lista CRECER. Equipo Ione Belarra integrados y en mayoría en la Comisión Técnica de la Cuarta Asamblea: Idoia Villanueva, Lilith Verstrynge, Sofía Castañón y Guillén Carroza. Su falta absoluta de neutralidad durante el proceso nos produjo un claro perjuicio por desigualdad de información anticipada y de capacidad de participación en igualdad al resto de candidatos, como iremos viendo; además tomaron decisiones sobre asuntos importantes que favorecieron a su propia candidatura CRECER. Equipo Ione Belarra, siendo el silencio a nuestras peticiones de información y a nuestras reclamaciones por situaciones injustas su “respuesta” más recurrente.

En el Reglamento de la Tercera Asamblea Ciudadana Estatal constaba que el Equipo Técnico era el encargado, entre otras cuestiones, de velar por la neutralidad de aquel proceso. Obviamente no la hubo, pues todo aquel Equipo Técnico estuvo integrado, exclusivamente, por miembros de la candidatura oficialista UN PODEMOS CONTIGO. Equipo Pablo Iglesias, que perjudicaron a la nuestra, NUEVO IMPULSO por la democracia interna en PODEMOS, la única alternativa presentada el año pasado al CCE. Siendo solo dos las listas en 2020, esta falta de igualdad resultó muy descarada. 

Este año, también convocada por sorpresa y con plazos casi imposibles de consecución de avales, de confección de listas y de entrega de documentos, se convocó la Cuarta Asamblea Ciudadana Estatal con mayor desigualdad aún pero con algo más de disimulo; se había perfeccionado el método: los avales personales se multiplicaron por 3,3 sin ninguna justificación y en el nuevo Reglamento al Equipo Técnico se le pasó a llamar Comisión Técnica, sin atribuir al colectivo, integrado mayoritariamente por candidatos de la lista oficialista (cuatro de los seis miembros), la responsabilidad de la neutralidad debida. Se había dado “pista libre” a quienes actuaban desde este equipo como jueces y como partes, habiendo accedido a sus cargos en la Asamblea anterior con las mismas malas prácticas que sigo denunciando en ésta, desde los que se daban a sí mismos aún más prerrogativas. Era obvio, también, que la convocatoria tan precipitada de la Cuarta Asamblea incluía la intención de dejar sin objeto mi demanda civil por los amaños de la Tercera, aún hoy, como he indicado, pendiente de admisión.

Pedí que se me informara del motivo por el que, al cabo de un año de la anterior asamblea estatal en la que se pidieron 150 avales personales a los candidatos a la Secretaría General, se exigían 500 avales para la Cuarta Asamblea sin que el partido hubiera triplicado desde entonces su afiliación. No se me contestó, con lo que es obvio que la Comisión de Garantías dio por bueno tan arbitrario incremento pero careció de argumentos para justificarlo. No me extrañó el silencio, pues también varios candidatos de la lista oficialista CRECER. Equipo Ione Belarra formaban parte de la Comisión de Garantías Democráticas que debería haber actuado ante esta reclamación como ante el resto de nuestras reclamaciones e impugnaciones; pero lo cierto es que guardaron silencio absoluto de forma injusta e interesada contra nuestra candidatura que competía en total desigualdad frente a la de ellos: Silvia Fernández Castro (secretaria de la propia Comisión), Cristina Cumellas Ros, Raúl Fuentes Carro, Carlos Hugo Sánchez Martínez, Alicia Madrid Aznárez y Francisco de la Torre León. Estos seis candidatos que participaron como jueces y como partes del proceso igualmente que sus compañeros de candidatura designados para la Comisión Técnica, estuvieron en mayoría en la Comisión de Garantías Democráticas Estatal frente a otros cuatro miembros, lo que les permitió favorecer a la lista oficialista del mismo modo que se ya había hecho en la Tercera Asamblea. Ambas comisiones fueron controladas por la candidatura oficialista, dado que controlar la mayoría de los cargos equivale a controlar la totalidad de los mismos: siempre se ganan todas las votaciones porque se dirimen por mayoría simple. 

En el e-mail del 21 de mayo pedí a la Comisión de Garantías Democráticas Estatal que me informara de las garantías democráticas que tenía para saber qué personas inscritas en el partido me avalaban y qué personas avalaban al resto de precandidatos/as a la Secretaría General, a las seis personas cuyas caras, nombres y apellidos aparecían en la lista de precandidaturas a este órgano en la página web oficial de la Asamblea. Ante el silencio de la organización de la Cuarta Asamblea, pedí que se me dijera cómo podía comprobar que todas las personas que asignaban avales en aquel momento del proceso estaban inscritas en el partido PODEMOS en tiempo y forma debidos. 

Tampoco a ésto se me contestó desde la Comisión encargada, por ley, de garantizar en último término que el proceso fuera democrático.

No se informaba entonces, ni en el Reglamento ni en ningún espacio de la web oficial, que sería la cantidad de avales registrados con total opacidad, la que determinaría el orden de intervención de las candidaturas en el acto presencial final en Alcorcón (Madrid) al cierre de la votación. Así es como se hizo finalmente, sin que los avales se hubieran podido verificar, poniéndonos a nosotros en el primer turno de intervención con la desventaja que ello conlleva por imposibilidad de réplica. De hecho, el 8 de junio de 2021, a las 19:51h, informamos por el conducto oficial a la Comisión Técnica, en la que ya hemos dicho estaban en mayoría candidatos con los que competíamos de la lista CRECER. Equipo Ione Belarra, de que me había informado Nuria Julbe, responsable de producción de Podemos, que me había escrito en privado, que la presentación de las tres candidaturas estaba prevista (aunque no fue anunciada previamente) por orden inverso al número de avales conseguido. Rechazamos que no se sorteara el turno de las Intervenciones, tal y como se había resuelto en anteriores asambleas; el criterio era injusto y atendía a los intereses de la lista que tenía miembros en mayoría en los órganos que organizaban el proceso y ante los que, para colmo teníamos que cursar las reclamaciones. Constituía otra arbitrariedad. Solicitamos que se revisara la asignación de las intervenciones y que éstas se sortearan debidamente para que el proceso fuera garantista y la presentación de las candidaturas transcurriera con igualdad de oportunidades. Los jueces/partes no nos contestaron y, en vez de sortearse los turnos como en asambleas anteriores, se establecieron en base a una asignación de avales opaca y resuelta de manera imposible de verificar: el 21 de mayo de 2021 el Equipo de Subsanaciones de la Cuarta Asamblea me envió un código para consultar el número de los avales personales que iba consiguiendo desde mi precandidatura: er03i6cU7GOt. 

Para poder usar el código, debía instalar en mi teléfono móvil o en mi ordenador la aplicación de mensajería instantánea Telegram. Una vez la tuviera instalada, habría de “visitar” el bot http://t.me/Avales_ACE4_Podemos_2021_bot e iniciarlo, luego introducir el código y el bot me iría indicando cuántos avales llevaba. Dicho bot actualizaba sus datos de avales aproximadamente cada hora, y tuve que reiniciarlo cada vez que quería ver la cifra que se daba como actualizada. No había ningún equipo ni empresa externa auditando este proceso, que el aparato estatal del partido controlaba en exclusiva, siendo los miembros de su directiva árbitros y candidatos al tiempo, viendo las cifras que llegaban a mi móvil, como lo demuestra el que no se me preguntó cuántas había obtenido a la hora de dar por hecho que, a pesar de tan injusto filtro, llegué a conseguir sobrepasar la cantidad exigida. Es sabido que todos los sistemas informáticos son manipulables. El que ningún equipo externo revisara el proceso de avales, ni se arbitraran medidas para que las distintas candidaturas verificasen los datos y su procesado nos dejó en total indefensión al tiempo que constituyó un ejercicio de opacidad intolerable en un proceso interno de un partido político.

https://drive.google.com/file/d/17-9XgLuGUBrPxQIUMF8BJqulAf_uu_Xa/view?usp=drivesdk

Tampoco había podido confirmar la veracidad de los avales que decían otras candidaturas que ya habían recibido nada más comenzar el plazo. La directiva del partido, integrada en la lista CRECER. Equipo Ione Belarra, controló esta aplicación presuntamente automatizada pero que podrían haber alterado fácilmente porque ninguna empresa verdaderamente externa verificaba los avales: todo lo gestionaba personal asalariado del partido integrados en el equipo informático del mismo. A mí solo me llegaron cifras de presuntos avales no nominales ni verificables. 

https://drive.google.com/file/d/17ELN-_HlP0xBR-Y6ml7qc6629m2PCtgj/view?usp=drivesdk

Tampoco se nos contestó a esta petición de información, constituyendo un “asunto de fe” la asignación de avales a cada candidatura: se creían o no se creían, pero no se pudo comprobar absolutamente nada ni de los atribuidos a la propia candidatura ni de los de las otras dos.

Solamente los servicios informáticos del partido podían controlar que las personas que avalaban cumplían los requisitos para hacerlo. No todos los inscritos tenían derecho porque para votar en la Asamblea tenían que haber verificado su identidad  antes del 27 de mayo de 2021. El filtro en la web oficial para que los inscritos posteriores a esa fecha no pudieran votar tampoco se podía verificar por parte de las candidaturas.

El 26 de mayo, a las 12:21, envié un e-mail comunicando entre otras cosas que, aunque según la aplicación yo había conseguido superar el mínimo de avales impuesto no había podido comprobar, ni se me había contestado al respecto, si alguna empresa externa había verificado si los avales que se me habían notificado a través del bot de Telegram se correspondían con los que me habían dado los inscritos, y si había ocurrido así en todas las candidaturas. Denuncié ante la Comisión de Garantías Democráticas del partido que el sistema de admisión y de asignación de avales no había sido garantista, que no había sido nominal sino numérico y sin posibilidad de confirmación alguna por mi parte como candidato a la Secretaría General, ni verificable de ningún modo por las candidaturas no oficialistas, entre las que se encontraba NUEVO IMPULSO por la democracia interna en PODEMOS, ni por las personas afiliadas al partido, que eran las que estaban avalando. Todo se estaba resolviendo bajo el control, con opacidad, de la directiva del partido cuyos altos cargos estaban casi todos preinscritos como candidatos en la lista CRECER. Equipo Ione Belarra. 

https://drive.google.com/file/d/17Gb1_np5flRqIX0P8eu4-V53nagG7qTt/view?usp=drivesdk

Para comparar cifras sobre las que se pudiera basar la multiplicación de los avales exigidos desde el año pasado, el 1 de junio pedí, entre otras informaciones al Comité Electoral, que me indicara el número exacto de inscritos que podían votar este año en la Cuarta Asamblea Ciudadana Estatal 

https://drive.google.com/file/d/17IfWH0iWwgLz4ctRQJ4JbfjZ4oBRInGF/view?usp=drivesdk

Tampoco a ésto se me contestó, por lo que solicité la información a la Comisión de Garantías Democráticas Estatal. Ninguna respuesta obtuve, a su vez, de esta Comisión, con mayoría de miembros presentados como candidatos de la lista oficialista, si bien por mi insistencia repitiendo escritos terminé consiguiendo la información de la Comisión Técnica el 3 de junio, a las 11:25: me comunicaron por el conducto oficial que los electores eran 522.529. 

https://drive.google.com/file/d/17NhMB5F556AnC5Bszl3ekcVvPupASs3Q/view?usp=drivesdk

Era obvio que, dado que solo había crecido la inscripción un 0,067% desde la Tercera Asamblea, en la que se reconocieron oficialmente 516.492 electores, multiplicar por 3,3 la exigencia de avales personales en la Cuarta constituía una gran arbitrariedad de quienes la imponían como jueces y partes, y con un sistema de “avales de fe” que no permitía verificación alguna. 

En los procesos internos estatales en PODEMOS la directiva se atribuye la capacidad de imponer todos los avales que quiera, o le convenga, como si fueran tantos como electores, sin ningún criterio lógico ni democrático.

* En La casa de mi tía por gentileza de Fernando Barredo

FERNANDO BARREDO

mancheta 36