Buscar
08:04h. sábado, 24 de julio de 2021

Ayudar a analizar la crisis, los resultados y el futuro

Carta abierta a las y los socialistas. A las y los afiliados del PSEO-A y por un socialismo andalucista - por Carlos Martínez

 

FRASE MARTÍNEZ

Carta abierta a las y los socialistas. A las y los afiliados del PSEO-A y por un socialismo andalucista - por Carlos Martínez, secretario general del Partido Socialista (PSLF) *

 

Las primarias del PSOE de Andalucía precedidas de una derrota del PSOE en las elecciones autonómicas de Madrid que lo envían a ser la tercera fuerza electoral, denotan una situación complicada del “socialismo” oficialista. Ayudar a analizar la crisis, los resultados y el futuro es una tarea de todas y todos los militantes socialistas del estado español. Para ello la primera premisa a dejar muy clara es que ni todas y todos los socialistas son del PSOE ni todas y todos los afiliados al PSOE son socialistas o socialdemócratas.

No pretendemos dar carnet de socialista y afirmar quien sí y quien no es socialista, más allá de lo que las prácticas políticas señalan o no como políticas socialistas, es decir políticas que promueven el reparto de la riqueza, avance en democracia, mejora de las condiciones de vida de la clase trabajadora y expansión de lo público mediante la defensa de los servicios públicos, las nacionalizaciones de sectores estratégicos o de inicio el control de la economía y su democratización. Es decir no anteponer la dictadura de los mercados a los intereses y la vida digna de las clases trabajadoras, la democracia así como lograr la inexistencia de privilegios de clase, de cuna o de posición de poder no electa. Los clásicos y las clásicas del socialismo elaboran una base doctrinal suficiente, ampliada con las aportaciones de los movimientos ecologistas y feministas, que a su vez también parten del propio socialismo en una visión total por la liberación del género humano, es decir del internacionalismo y la solidaridad mundial con quienes sufren explotación, miseria y hambre, violencia por razón de sexo o falta de libertad o se les prohíbe el derecho de autodeterminación.  

La sistematización científica de Marx y Engels, Las aportaciones de Pablo Iglesias, Jaures, Rosa Luxemburgo, Largo Caballero, Salvador Allende o personajes de nuestros días como Jeremy Corbyn, Lula, Bernie Sanders, Alexandria Ocasio Cortez, el movimiento ecosocialista y el movimiento feminista radical o ecofeminista marcan una tendencia de actualización del socialismo liberador y actualizado en el que Momentum, los socialismos latinoamericanos o el DSA apuntan posiciones avanzadas que lejos del socioliberalismo o la tercera vía que tan solo conducen a la vía muerta a la socialdemocracia europea y sus zonas de influencia. Pudiéndose encontrar espacios comunes de colaboración y reconstrucción del socialismo en nuestros días lejos del la otra vía muerta que es el populismo o el movimiento verde que los alemanes nuclean en torno a la colaboración con el capitalismo verde y la OTAN.

Lo que ocurre es que para lograr una victoria política y la regeneración del socialismo en Andalucía y en el estado español, hace falta un programa político claro y diferenciado de posiciones monárquicas, inmovilistas y de defensa de los intereses de los bancos, la gran patronal, el IBEX y las grandes familias que dominan el estado y la economía española. No podemos pues pactar ilusoriamente con aparatos que finalmente tan solo nos quieren utilizar en beneficio propio o que quieren una coartada para enrojecer un poquito su currículo o su ausencia de programa. Pero tampoco la autocomplacencia del deber cumplido con un 6% de porcentaje de votos.

Izquierda Socialista no puede en opinión mía y respetando otras seguramente más autorizadas, ser coartada de ninguna operación diseñada por aparatos de Moncloa, donde se ha traslado la dirección del PSOE cuya estrategia la elabora ya un equipo de profesionales ajenos y ajenas al vivir y sentir de las bases del PSOE o de su experiencia y anhelos de cambio, justicia, república. El propio movimiento de bases de Andalucía Socialista ha podido comprobar sus dificultades de llegar a todas y todos los afiliados andaluces y como aparatos, pero también el sistema apoyaba a candidatos del aparato silenciando y ocultando en los medios informativos de su propiedad, al tercer candidato por significar este una opción alternativa y de cambio, además de permitirme señalar que las llamadas a la integración en ejecutivas, tienen pocos resultados a la hora de aplicar o impulsar políticas diferentes y de izquierdas. Todas y todos sabemos que estar en una ejecutiva territorial o federal en minoría de un partido en el que las ejecutivas colectivas ni deciden ni impiden nada fuera de los cauces gubernamentales o institucionales y el pequeño núcleo que manda, solo conduce a la melancolía o la autocomplacencia momentánea. Este argumento se llena de valor tras conocer que Juan Espadas que ha ganado un cargo institucional es decir candidato a la presidencia de Andalucía, pero todavía no electo por las bases andaluzas como secretario general del PSOE-A ha sido dotado por el comité federal del PSOE, en un imaginativo acuerdo, como persona con plenos poderes para organizar un congreso orgánico.

Aprendamos del populismo que al final solo ha conducido a la frustración y a quemar a miles de personas de buena fe. Para las y los socialistas no se trata ya de predicar sino de dar trigo. Pero ojo de repartir, no de limosnear o de no enfrentarse a los poderosos con la excusa de que son imprescindibles por tanto no planteemos nada que pueda molestarles. Muchas y muchos entendemos que solo podemos avanzar en el objetivo común de la recuperación socialista con un programa inspirado en propuestas socialistas y en la capacidad de vencer a quienes solo desean utilizar unas siglas y una denominación de origen, al objeto de impedir precisamente la organización política de la clase trabajadora.

Hay cuestiones que nos unen como la defensa de derechos laborales, salarios sin brecha de sexo, pensiones justas suficientes y públicas, la banca pública, la expansión de los servicios públicos, la oposición a todas las privatizaciones, la democracia en su justo valor y extensión y por tanto la República y el federalismo con todo lo que esto significa y no como excusa para impedir derechos de los pueblos. 

En Andalucía sin un andalucismo que denuncie su sumisión colonial, su dependencia real de los poderes de Madrid, su atraso, su paro, su pésima distribución de la propiedad y su capitalismo rentista y puramente especulador poco podremos hacer. Sirva esta carta como invitación a un proyecto común, a todas y todos los socialistas y las socialistas, de todos los partidos de las izquierdas y sensibilidades comprometidos con la tierra y con el cambio. 

   

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Carlos Martínez

CARLOS MARTÍNEZ PSLF

 

 

mancheta 34