Buscar
11:20h. Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Chano : “estás amortizado” (carta abierta) - por Antonio Aguado Suárez

 

chano franquis

Chano Franquis

antonio aguadoChano, me quedaré con lo mejor de ti, con aquel joven adolescente que eras cuando llegaste al Partido a comienzos de 1977 con tu entrañable y malogrado hermano Paco, fallecido al poco tiempo en accidente de trafico. Como miembro de la Ejecutiva Insular, tuve la satisfacción de acogerles...

Chano : “estás amortizado” (carta abierta) - por Antonio Aguado Suárez, coherente veterano militante socialista *-

Chano, me quedaré con lo mejor de ti, con aquel joven adolescente que eras cuando llegaste al Partido a comienzos de 1977 con tu entrañable y malogrado hermano Paco, fallecido al poco tiempo en accidente de trafico. Como miembro de la Ejecutiva Insular, tuve la satisfacción de acogerles junto a los demás jóvenes: Paco Martin, Tere Morales, Jorge Padilla, Tere Santana, Matías Vega, Juan Carlos Martín, Ana Delia Guedes, Pepe Travieso, Rosa Delia Santana, Luís Godoy, Jacinto Rivero, Juan Montesdeoca y Agustín Melian. Todos/as configuraban un gran equipo. El compañerismo y entrañable relación entre ustedes era consustancial con la época que vivíamos: muy sana y sin intereses creados. Nos movíamos por puro idealismo, defendiendo nuestros principios y convicciones. Fueron el embrión para de inmediato constituir Juventudes Socialista en Gran Canaria. Se unieron en 1978 debido a la integración del PSP (Partido Socialista Popular) en el PSOE: Cristina Elejabeitia, Alejandro Rodríguez, Silvia Puig, Javier Mayoral y Rosa Mesa.

Era el encargado de coordinarles y desde el principio establecimos el trabajo conjunto y en equipo, sin personalismos ni protagonismos. Teníamos nuestros méritos, por el compromiso adquirido como militantes socialistas, en una época dramática y convulsa debido a los atentados de la banda terrorista ETA, y cargada de incertidumbres, pues el ruido de sables era latente y no se sabia que podría pasar, por eso el mérito de ustedes como jóvenes era mayor. Casi todos eran adolescentes y no habían alcanzado la mayoría de edad.

Se suele denostar peyorativamente la palabra nostalgia (no hay que estar recordando el pasado….). Por supuesto no en lo negativo, pero recuerdo aquella época de forma entrañable y positivamente, porque a través de nuestro compromiso como socialistas, se estableció una relación de compañerismo y amistad que nos ha marcado para el resto de nuestras vidas.

Recuerdo con mucha nostalgia la campaña electoral de las primeras elecciones de junio de 1977, cuando por las noches íbamos a pegar carteles en un gran furgón conducido por Pepe Travieso. Yo iba delante con él y  ustedes con los carteles, brochas y cola en la parte trasera. Pegábamos más carteles que los demás partidos juntos y nuestras pegadas eran originales y en sitios de mucho impacto, como la que hicimos un sábado en todo el Paseo y la Playa de Las Canteras. Teníamos tanta energía que las noches se pasaban muy deprisa y terminábamos al amanecer desayunando en el Bar Habana.

Junto con compañeros de UGT, paralizamos a principios de 1978 un injusto desahucio al que iba a ser sometido por el empresario para quien trabajaba, Juan Santana y su familia, emigrantes canarios regresados de Venezuela y logramos que por la Delegación de la Vivienda se le adjudicara una en el Polígono de Las Remudas. Preparábamos con mucho entusiasmo las pancartas y las manifestaciones de aquel entonces. Eran organizadas y tenían como máximos protagonistas a nosotros los socialistas. Lo mismo ocurrió con la huelga de hostelería de 1978 que fue todo un éxito reivindicando el convenio colectivo. Dejar claro porque actualmente muchos lo desconocen por “pasar a la historia”, que la militancia era conjunta por la familia socialista al completo: UGT,  Juventudes Socialistas y PSOE. 

¡Tiempos aquellos tan felices!. Teníamos muy arraigado el compañerismo y sana amistad. Todo empezó a venirse abajo a medida que el Partido lograba  cuotas de poder y la llegada a su socaire de muchas personas faltas de escrúpulos y con el propósito de vivir de la política. Éramos tan ilusos e idealistas, hasta el punto de no tenerlo previsto. Esas personas me causaron desagradables sensaciones. Pero mucho más grave ha sido la decepción experimentada debido a los comportamientos de gran parte de compañeros veteranos socialistas, quienes han venido perpetuándose en los cargos públicos como políticos profesionales y para lograrlo no han dudado en utilizar de forma poca ética, todos los instrumentos a su alcance.

En 2005 constituí TERVESO (Tertulia de Veteranos Socialistas), con el propósito de recuperar valores perdidos. Nos reuníamos una vez al mes para debatir y sacar conclusiones sobre temas monográficos, políticos y sectoriales: inmigración, ley electoral, la RIC, transporte, etc. Organizamos homenajes a los compañeros veteranos republicanos a quienes tuvimos la fortuna de conocer y compartir con ellos comprometida y sacrificada militancia. Fue muy emotiva la intervención de la compañera Engracia Sosa, cuando expreso: ”lo siento aquí a mi lado” recordando a su marido el entrañable compañero fallecido Antonio Cardona. Igualmente a la inolvidable malograda compañera Mari Carmen Llopiz, pintora que mostraba en sus cuadros el  compromiso social que le embargaba y fue una de las precursoras en la defensa de la mujer maltratada a través de la asociación que fundó, Solidaridad Democrática. Estos homenajes fueron muy emotivos, como el organizado a Hans Mattofer exministro alemán, que visitaba con frecuencia la isla, siendo   uno de nuestros principales colaboradores durante la época de la Clandestinidad y Transición.

Guardo especial recuerdo del homenaje a la última republicana Engracia Sosa, a quien Zapatero el de la mejor legislatura la primera que gobernó, como secretario general del PSOE, le escribió y dedico una carta de su puño y letra. No lo esperaba y se me ha quedado para siempre verla tan emocionada. 

La última tertulia, fue una cena a principios de 2007 con Alfonso Guerra. En la misma con desagradable sorpresa me di cuenta que TERVESO no había servido para nada, pues la mayoría de sus componentes estaban con todo tipo de prácticas, muchas poco éticas, posicionándose para acceder a los cargos públicos. Tu siendo muy joven, ocupaste  por primera vez uno de concejal en el Ayuntamiento de Las Palmas durante la legislatura 1983/87, sustituyendo por fallecimiento a la querida compañera Cristina Elejabeitia. Desde ese entonces y hasta ahora salvo un corto periodo de tiempo, aprovechando las estructuras jerarquizadas del Partido, te instalaste como profesional de la política.

De compañeros como tu, está plagado el Partido en todos los ámbitos y por eso no sería lógico ni razonable que me ensañara contigo. No suelen servir al Partido y si servirse del mismo. La gran mayoría cuando dejan de estar en la “cresta de la ola”, como mínimo se quedan en sus casas, se van a otros partidos (Miguel Boyer al PP) o crean los suyos propios: Damboronea, Alonso Puerta y como caso más significativo el de Rosa Diez.

No voy a descender al nivel personal y en ese sentido, nunca te he tenido (ni tendré) nada en cuenta. Pero si en el político y de tantas conductas indeseadas que has cometido, la que más me ha afectado es haberle perdido el respeto a nuestros simpatizantes y votantes, cuando después de presentarte en la candidatura  a las municipales de 2011, no tuviste en consideración el resultado de las elecciones, quedándote dignamente representándonos  en la oposición y gracias a las estructuras jerarquizadas del Partido posibilitándotelo y  la pasividad y/o docilidad de los afiliados, sobre la marcha te buscaste un nuevo puesto como diputado, con más boato y mejor remunerado.    

Chano, si de verdad has sentido y sientes algo por el Partido, préstale un gran servicio, apoyando al joven y valioso compañero Alejando Ramos para que con su mensaje motivante, fresco, renovador, regenerador e integrador sea nuestro próximo secretario general insular. Por delante te queda tres años más de diputado y cerca de cuatro como miembro del Comité Federal. Con respeto, creo que tu vida política está más que amortizada. Además como hemos demostrado muchos, para servir al Partido no es necesario hacerlo desde ningún cargo. Reitero, quiero quedarme con lo mejor de ti y tienes una gran oportunidad para demostrar tu generosidad y sentimientos hacia nuestro Partido, que tanto te ha dado y le puedes corresponder con un poco.

 

* En La casa de mi tía por gentileza de Antonio Aguado Suárez

ANTONIO AGUADO RESEÑA