Buscar
13:25h. sábado, 23 de enero de 2021

de las crisis económicas siempre se ha salido, pero de los crematorios solamente queda la ceniza

¿Cuántas muertes más hacen falta para tomarnos la covid-19 con seriedad? - por Fernando Alemán Díaz

 

frase fernando alemán díaz

¿Cuántas muertes más hacen falta para tomarnos la covid-19 con seriedad? - por Fernando Alemán Díaz *

Lo he dicho otras veces, como la cultura del ultraliberalismo económico nos ha llenado la vida con tanta intensidad, que nos ha inutilizado para pensar desde el respeto al otro o la otra sea del color que sea y del continente que sea. Nos ha vaciado el contenido solidario del ser humano, ese que hace crecer el nosotros como santo y seña de una vida pletórica del yo que diría Paolo Freire. No tenemos nada más que mirar las consecuencias que la COVID-19 está teniendo en nuestra sociedad, los miles de muertos que se nos acumulan todos los días y el poco respeto que por ellos sentimos, ya que a pesar de esa tragedia cotidiana seguimos poniendo la economía por delante de la salud de los que vivimos en este planeta. Los sabios investigadores que nos siguen diciendo todos los días lo que hay que hacer para luchar contar el virus y por consiguiente contra la pandemia que nos azota, es como hablar con las piedras o predicar en el desierto.

Esa cultura económica que nos abraza y nos corroe la existencia, es la que nos hace poner el carro delante de los caballos, la que no nos hace ver que de las crisis económicas siempre se ha salido, pero de los crematorios solamente queda la ceniza. Esa cultura es tan torpe, que es capaz de negar la evidencia, es como la pescadilla que se muerde la cola, no ver con claridad que la economía nunca se recuperará sino respetamos lo que los datos y los hechos concretos que todos los días nos da en la cara la COVID-19, que es imposible apostar por convivir con un enemigo al que no vemos y por consiguiente no sabemos donde se esconde.

¿Hasta cuándo y cuánto podemos y podremos aguantar el desgarro de miles de muertos diarios? Pero además, sabemos que a la muerte uno llega solo siempre, pero no en soledad, en este caso en esta pandemia también se llega en soledad ya que ni siquiera te dejan despedirte de los tuyos ni ellos del que muere, es la tragedia del que se va y de los que se quedan. Pero como que da lo mismo por lo que se ve, lo que según parece y a los hechos nos remitimos, es que los economistas, las organizaciones empresariales y los gobiernos de esta democracia liberal que tenemos en occidente, lo único que hacen un día y otro es salvar o intentar salvar esa economía con sus medidas tibias, una tibieza que poco a poco se irá calentando, y que será el caldo de cultivo para los del pensamiento único que vemos como día a día falsean y tergiversan la realidad, con el solo deseo de construir las dictaduras del miedo al servicio de los que más tienen.           

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Fernando Alemán y la colaboración de José Guaguero

FERNANDO ALEMÁN DÍAZ

 

 

MANCHETA 9