Buscar
07:30h. viernes, 20 de mayo de 2022

La defensora del pueblo ¿protectora de los bolardos? - por Manuel Zarrabeitia Edilla

¿Cómo es posible que la Defensora del Pueblo, doña Soledad Becerril, lleva retenido dos años un escrito al Ministro del Interior titulado "Que los bolardos no sigan invadiendo las ciudades"? ¿Ha perdido el sentido de la responsabilidad? 

La defensora del pueblo ¿protectora de los bolardos? - por Manuel Zarrabeitia Edilla Pensionista del Estado, Discapacitado 66%

¿Cómo es posible que la Defensora del Pueblo, doña Soledad Becerril, lleva retenido dos años un escrito al Ministro del Interior titulado "Que los bolardos no sigan invadiendo las ciudades"? ¿Ha perdido el sentido de la responsabilidad? Pero si la Defensora del Pueblo cuando era alcaldesa de Sevilla aprobó y consintió los bolardos hasta bien próximos a la Catedral donde no se debieron instalar y fácilmente pudieron evitarse con la raya continua blanca que no permite aparcar ni invadir zonas peatonales con las hileras de bolardos ilegales y tantos otros, que se le repitió al alcalde Zoido que no se instalasen. ¿Fueron los bolardos de Sevilla, la clave de retener el escrito al Ministro del Interior por la Defensora del Pueblo, ¿o es tan partidaria y protectora de los bolardos como los del Madrid de Gallardón y otros alcaldes que le secundaron e invadieron de bolardos las ciudades?

El Diputado del Común Saavedra, no fue capaz de que se eliminasen los bolardos que puso Cardona en tiempos de Soria hace 9 años en los pasos de peatones ni en los semáforos cuando fue alcalde de Las Palmas de Gran Canaria ni en su cargo actual de Diputado del Común y su actuación en ambos cargos fue nula en favor de los invidentes y discapacitados.

Los bolardos, ya lo hemos repetido, son ilegales y no están previstos en los textos legales de Tráfico para no aparcar en las aceras y los incompetentes e irresponsables que los ordenaron o consintieron, deben reintegrar a su cargo los gastos devengados y presentar su dimisión y, asimismo, de la Defensora del Pueblo y el Diputado del Común de Canarias que ya lo hemos reiterado y la inhabilitación temporal para desempeñar cargos públicos,  por sus nulas actuaciones en favor en favor de los invidentes y discapacitados. No tienen que eliminar el cargo de Saavedra como propone el Partido Popular, por recortes del gasto y sí, por innecesario y por su nula actuación. Los 60 Diputados de Canarias, como lo hacen en muchos casos, pueden asumir y colaborar con los ciudadanos para que se resuelvan sus justas peticiones dentro de los plazos. Las leyes y las normas exigen su cumplimiento y no se precisarían tantos Defensores del Pueblo, algunos de los cuales ya fueron suprimidos.

Los bolardos encubren malversación o despilfarro de fondos públicos incluso prevaricación y, por tanto, deben ser eliminados.

Vergonzoso e intolerable que continúen sin eliminar los instalados hace diez años en Las Palmas de Gran Canaria, hasta en semáforos, paradas de bus urbano y pasos de peatones.

 No dudamos de que el Ministro del Interior, en relación con el referido escrito retenido por la Defensora del Pueblo, resolverá lo que proceda, con la menor demora posible, dado tanto tiempo transcurrido.



Manuel Zarrabeitia Edilla
Pensionista del Estado, Discapacitado 66%
Las Palmas de Gran Canaria