Buscar
21:30h. Sábado, 21 de septiembre de 2019

La devoción mariana del tinerfeño señor Alonso - por Nicolás Guerra Aguiar

 

frase aguiar

La devoción mariana del tinerfeño señor Alonso - por Nicolás Guerra Aguiar *

CARLOS ALONSO VIRGEN

El señor Alonso Rodríguez es el actual presidente del Cabildo Insular tinerfeño. Su muy admirable sentimiento de “amor, cariño y respeto” a los símbolos lo lleva a la sublimación espiritual: reclama el título de “presidenta perpetua” de la institución cabildicia para la Virgen de Candelaria, una de las variantes ubicadas por doquier. Eso sí: a título honorífico.

virgen candelaria   Virgen, pregona con orgánica voz, que no es “ni madera, ni oro, ni mantos, ni siquiera solo una imagen religiosa”. Muy al contrario: se trata, según el pálpito emotivo – vital del señor presidente, de un símbolo con valores culturales, históricos y etnográficos “más allá de las creencias o devociones religiosas”. Por tanto, refuerza el señor Alonso la tradición histórica de este país tan vinculado desde siglos anteriores al tictac marcado por el corazón y sentimientos ajenos a la racionalización (lo dice el señor Báez, sacerdote: “La Virgen no se apareció a nadie. Vivió en Nazaret, Belén […] y nada más”).  

   Excelso vínculo que nos inculcaron desde la más sensible de las edades mientras entonábamos el canto gregoriano “Salve, Regina”, y cuyos primeros versos dicen “Salve, Regina, Mater misericordiae: / Vita, dulcedo, et spes nostra, salve”.  (Nada sabíamos a los diez añitos de traducciones latinas, pero aquello sonaba a transmutación mundana. Algo así como le sucedió a Gerardo Diego, poeta del 27, cuando tras la contemplación del ciprés de Silos siente ansiedades de diluirse “y ascender como tú, vuelto en cristales”.)

el ciprés de silos gerardo diego

   Con paralela sincronía a la tradición castellanoespañola, pues, el señor Alonso viene a convertirse quizás en una beatífica fusión ascético – mística, ya presente en España desde el siglo XVI. Pero no está solo, no, en la ardua tarea de colmar a la Virgen de condecoraciones y títulos. Valgan algunos ejemplos para ambos reconocimientos: hace tres años el exministro del Interior concedió a Nuestra Señora María Santísima del Amor la Medalla de Oro al Mérito Policial, reservada para actuaciones ejemplares o trascendentes. Nada novedoso, pues ya se les había otorgado -años 2000 y 2001- a Nuestra Señora la Virgen de Lledó y a María Santísima del Amor y Soledad, de Fuengirola. (Simple coincidencia: en ambos períodos gobernaba el PP. Pero no tiene el monopolio: el Gobierno municipal de Cádiz -Podemos- le adjudicó la Medalla de la Ciudad a la Virgen del Rosario -según sus defensores, fue imagen milagrosa en los siglos XVII y XVIII-; el alcalde psocialista de Puntagorda –La Palma- nombró Alcaldesa Perpetua a la Virgen de las Nieves...

fernández díaz virgen del amorchiqui virgen del rosarioalcalde puntagorda virgen las nieves

   Pero también la Virgen tiene su inclinación política (“Esta virgen ayuda al PP”, fue la conclusión de la señora Cospedal ante la Virgen de la Caridad). Y es nacional frente a la reclamación independentista catalana: la señora Botella (2015) le pidió fuerzas a la Virgen de Almudena para “superar cualquier amenaza a la libertad y unidad de nuestro país“. (¡Milagro, milagro: el señor Mas fue procesado en 2016!) No obstante, a veces perpleja: al señor González, expresidente madrileño, lo encarcelaron a pesar de su ruego a la misma Virgen: “Que el futuro sea mejor que lo que hemos vivido todos estos años atrás”. Masoca el hombre.

COSPEDAL VIRGEN CARIDADbotella gonzález almudena

   Y no solo medallas: tiene bastón de mando. Nuestra Señora de los Remedios es Alcaldesa Perpetua de Alboudite; PSOE, PP, PA e IU (Andújar) acordaron mantener como tal a la Virgen de la Cabeza; en Los Garres gobierna a perennidad la Virgen del Rosario; se estrena con el mismo título la Virgen de la Paz en Chilluévar gracias al PSOE; pero lo tiene complicado la Virgen de los Lirios en Alcoy: como Alcaldesa Perpetua (cogobierna con el PSOE), ¿está a favor de los moros o de los cristianos en su fiesta?

   Y a todo esto, ayuntamientos y Cabildo son instituciones públicas, organismos oficiales de un país llamado España cuya Constitución es rigurosamente clara respecto a la libertad ideológica, religiosa y de culto. El artículo 16.3. es contundente: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal”. Por tanto, ¿a qué se debe la intromisión de los poderes civiles en temas ajenos a su competencia aunque, eso sí, sin oposición alguna por parte de la Iglesia (católica), aparentemente más interesada en mantener las tradiciones ajenas a la pureza religiosa? Lo sospecho: respectivamente, están en juego la captación del voto y el contubernio con el poder.

constitución art 14 y 16 y 27

   España -constitucionalmente aconfesional- es un país amante de sagradas tradiciones (como don Guido, personaje machadiano). Lo cual, por supuesto, no es malo, en absoluto. Responde a sentimientos populares y, por tanto, ha de ser respetado sin titubeos ni objeción alguna.

don guido tradiciones machado

   Pero, a la vez, la sociedad laica exige la imparcialidad del Estado y la rigurosa separación de actuaciones e intereses. Las Iglesias deben ir por sus caminos de espiritualidad, servicio a los demás, caridad y entendimiento. Los gobiernos –nacional, autonómicos, cabildicios y municipales- por el suyo. Juntos, pero no revueltos. Civilizados en el trato pero sin intromisiones de uno en el otro, del otro en el uno. Sin embargo concesiones de medallas, títulos honoríficos o alcaldías perpetuas se han multiplicado –curiosamente- tras el franquismo. Los ejemplos arriba citados dan fe de este curioso fenómeno: ¿la democracia ha traído de la mano el renacimiento religioso?

estado laico el roto

   En absoluto. Sucede algo elemental: los partidos necesitan votos (por tal razón el Gobierno adelantó al 23 - F el pago de las pensiones, ¡justo el día en que los jubilados iniciaron las protestas!). Y miles de votantes están en contacto directo con sus ayuntamientos. De ahí que sean estos quienes más se prodigan en tales actuaciones: ¿qué concejal votaría en contra si se plantea la concesión de una medalla a la Virgen? (Y de otros tiempos quedan presencias vivas del nomenclátor Iglesia – Estado: son las capitanas generales. En España hay, al menos, dieciséis. E incluso alguna -La Virgen de la Victoria de Melilla- es, además, alcaldesa perpetua.)

virgen de la victoria

   Por tanto, ¿se negarían CC, PSOE, PP o Podemos en el Cabildo tinerfeño a apoyar la propuesta del señor Alonso? ¿O acaso la diócesis nivariense la rechazaría por elemental coherencia, a sabiendas de la intencionalidad última?

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Nicolás Guerra Aguiar

NICOLÁS GUERRA AGUIAR RESEÑA