Buscar
17:38h. lunes, 12 de abril de 2021

Respecto al señor Hasél rechazo, por derecho y coherencia, frases como

Del exilio en  Nurai a la celda de Ponent - por Nicolás Guerra Aguiar   

 

FRASE NICOLÁS GUERRA


NURAI

Del exilio en  Nurai a la celda de Ponent - por Nicolás Guerra Aguiar   

Recibí días atrás ya globalizadas imágenes correspondientes a la oriental mansión del señor Borbón y Borbón allá en las tierras de los Reyes Magos, acaso patria de Alí Babá y los cuarenta ladrones: Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos. Por contra, no conozco la celda actual del joven Hasél, pero sospecho que ni tan siquiera en los colores de las paredes coincidirán ambas, a fin de cuentas sus funciones son muy distintas y también las razones para forzados enclaustramientos de ambos. 

NURAI PONENT

Nurai y Ponent. Dos encierros 

  El emérito fue jefe del Estado, de ahí que además disponga de tres ayudas de cámara y cuatro escoltas (españoles, dadivosidad gubernamental), aunque sus detractores  apuntan la condición de supuesto aprovechador, la gran ventaja de la inviolabilidad (derecho divino medieval). Al segundo lo condena un tribunal por “enaltecimiento del terrorismo con agravante de reincidencia”.   

juan carlos en nuraiHASÉL EN PONENT

 

JUAN CARLOS CORINNA  Obviamente solo pretendo comparar procedimientos, actitudes y soluciones pues, a simple vista, podría sospecharse que el Gobierno español y la Jefatura del Estado  propiciaron el áureo exilio al padre rey. Así evitaría pesquisas, investigaciones o indagaciones -e incluso citaciones judiciales- ante muy sospechosas conductas relacionadas con delitos fiscales y corruptelas en torno a, por ejemplo,  los sesenta millones de euros regalados -posteriormente reclamados- a la señora Wittgenstein.  (Que no se pueda actuar judicialmente contra el rey emérito por la hipotética comisión cienmillonaria cobrada desde la Jefatura del Estado es, simple y llanamente, una flagrante distorsión de la pureza democrática, ajena a la tan cacareada “democracia plena”. ¿Cuál de sus variantes? Porque la voz democracia -para empezar- tiene ocho: burguesa, liberal, censitaria, cristiana, directa, orgánica, popular, representativa.)

  Esto lo sabe el señor presidente del Gobierno, quien pretende confundir, quizás, con una afirmación incompleta: "Porque se juzga a las personas, no a las instituciones". Bien es cierto, ¡claro! Pero el rey emérito supuestamente se aprovechó de la institución, pues quien la preside es inviolable por su propia condición de máximo representante. Y esa irracional prerrogativa es constitucional. Por tanto, podría estimarse la conveniencia de reservar la inviolabilidad para casos relacionados con el escrupuloso ejercicio de la Jefatura del Estado, ajeno a comportamientos como los del ciudadano Borbón y Borbón, quizás penales. (No marchó al exilio como su abuelo Alfonso XIII, expulsado por las urnas. No.)

alfonso XIII EXILIOjuan carlos vuela

   Si aquellos abudabisados 1050 metros cuadrados sirven para el confinamiento de un rey desprestigiado que hipotéticamente engañó a devotos, súbditos y vasallos, llego a plantearme si el tratamiento jurídico dado a los señores Borbón y Borbón y Hasél recoge con fidelidad el principio constitucional (artículo 14): razones de nacimiento no pueden prevalecer frente a la igualdad. A fin de cuentas el señor emérito supuestamente delinquió durante su mandato como jefe del Estado y, después, ante la Hacienda española. Pero no está  procesado. Más: ni tan siquiera como sospechoso ha sido llamado a declarar. (Quo usque tandem?, ¿’Hasta cuándo’?) Hasél cumple condena.       

  El logrado reportaje fue emitido el pasado sábado por la 5 (cadena incluida en Mediaset España), información que jamás hubiéramos visionado como primicia desde las emisoras gubernamentales, ajenas a veces a su obligación profesional. Lo cual fuerza a reconocer, frente a quienes sueñan con el monopolio estatal de la información, que las empresas privadas son imprescindibles en un Estado de derecho. Y resulta sorprendente este caso concreto, pues Mediaset España depende del grupo italiano Fininvest cuyo propietario es Silvio Berlusconi, angelical criatura condenada a tres años de cárcel por sobornar a un senador. Trátase del típico empresario que en la democracia liberal accede al poder político -tres veces presidente del Gobierno italiano y, por turno, del Consejo Europeo, segundo semestre de 2003-.  (Política y berlusconiana corrupción.)  

BERLUSCONI

    Y en España sucede lo mismo, pero al contrario: primero, la política; de ahí, el salto a la empresa privada, las famosas “puertas giratorias” desde la época de exministros psocialistas. Pero en ambas variantes, eso sí, bajo el amplio abanico de la democracia, uno de cuyos fundamentales significados es ‘Forma de sociedad que reconoce y respeta como valores esenciales la libertad y la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley’. (¡Qué ingenioso es el mundo occidental, cuánta capacidad -¿ironía?- para la utopía!)

  Respecto al señor Hasél rechazo, por derecho y coherencia, frases como “Merece también un navajazo en el abdomen y colgarlo en una plaza” o “Que li fotin una bomba, que revienten sus sesos y que sus cenizas las pongan en la puerta de la Paeria” -El Correo-.  Aunque quizás, tal vez, acaso… alguna (“El ladrón de Borbón no debe dar crédito a la impunidad que tiene para burlarse de nosotr@s”) podría estimarse como reacción de cualquier joven pacíficamente rebelde ante inmoralidades, abusos de poder, terribles desequilibrios sociales e incumplimientos de elementales dictados constitucionales.    

  La apelación del joven Hasél fue rechazada. Juristas hay a favor y en contra de su encarcelamiento e, incluso, dos jueces del Tribunal Supremo discreparon de la inicial sentencia: los hechos no "alcanzan desde el punto de visto objetivo el rango de tipicidad que corresponde a los delitos", concluyen. Pero la Sala no lo estimó  así: la sanción nada tiene que ver con divergencias ideológicamente políticas o sociales, sino “por la forma  en que se exterioriza y expresa la discrepancia”.  Para algunos sectores sociales el joven con sus canciones y tuits representa la libertad de expresión. Para otros, su historial en los juzgados sobrepasa lo puramente musical.  

  Pero faltó lo que desde hace años se reclama: la discusión parlamentaria argumentada y contraargumentada sobre la libertad de expresión, algo muy confuso actualmente. Tantos contrastes y encontrados posicionamientos desembocaron esta vez en injustificables violencias callejeras que tradujeron caos, destrucción y rapiña, antítesis del elemental derecho... reclamado a la manera de tales actuaciones. 

  Los partidos políticos, interesados más en mezquinas rencillas, tácticas y estrategias para combatir al contrincante, siguen ajenos a la realidad social. La España de hoy, por suerte, es muy distinta a la de 1978. ¿No les interesa verlo o, acaso, la mediocridad impone oscurantismos y sinrazones? Todo es evolución. Algunas leyes podrían adaptarse a los tiempos actuales.

  (El PSOE vota con VOX, PP y Cs contra la eliminación de la inviolabilidad.)

FELIPE SÁNCHEZ

   * La casa de mi tía agradece la gentileza de Nicolás Guerra

nicolás guerra reseña

  MANCHETA 9






 

 


 

s