Buscar
15:08h. sábado, 23 de enero de 2021

La diversidad democrática e inclusión de Kamala Harris hace que cambie los coloridos de tono, al gusto de los ricos.

El feminismo postmoderno: el amor a Kamala Harris, la negra desteñida de clase - por Maribel Santana

 

FRASE MARIBEL SANTANA

 

El feminismo postmoderno: el amor a Kamala Harris, la negra desteñida de clase - por Maribel Santana, activista, historiadora *

kamala harrisbiden¿Qué no se hablará y analizará en estos momentos, de Kamala Harris por todos los costados, a partir de su ascenso  a vicepresidenta de los EEUU auspiciada por el demócrata Biden?

El periódico argentino Clarín, alega  que la indoamericana o la afroamericana, en la campaña de noviembre del 2020 decía:  “No voy a estructurar la sociedad, sino a ocuparme de los problemas de la gente”. 

Una mirada sobre ideas en temas como:  1) Raza (pero señores,  la raza se compone de clases, ricos y pobres); 2) Salud, con el término “medicarse para todos” (pero en su campaña nada dijo y omitió los seguros privados en vez de reivindicar sanidad pública). Y otros temas, como 3) Seguridad. ¿Acabará con la violencia de los estados más demócratas de la historia mundial el sistema de Biden y Kamala?

medicare for all

Habíamos comentado en otros artículos de opinión publicados en este medio digital de, La casa de mi tía que: “La burguesita descolorida, fiscal general de California y hasta hoy senadora por el mismo estado, y parece ser que ahora vicepresidenta de los EEUU, le ha servido a la justicia fascista y racista, llevando a los reos pobres y negros que han estado en el corredor de la muerte a lo peor, saltándose los criterios de pruebas, ADN  u otros, haciendo omiso caso a un buen trabajo para con los presos y negándose a dar permiso para análisis o trabajos que pudieran ser alternativos  a los asesinatos de pobres y negros por la policía racial y corrupta de su país. Es una opositora a cualquier intento de cambiar las cosas para favorecer a los pobres. Los burgueses son así, aporófobos.” Por Maribel Santana.

“La diversidad democrática e inclusión de Kamala Harris hace que cambie los coloridos de tono, al gusto de los ricos. La afroamericana, tan aplaudida como mujer que ha conseguido  una vicepresidencia  de un sistema que apesta por doquier lo dice todo. ¡Dime quien te aplaude y te diré a quién sirves!” Por Maribel santana

Autores varios, analizan  que "en 2020, los asesinatos en ciudades donde más negros  pobres hay de los EEUU fueron de 1065, o sea 3 por día, a manos de la policía y no hubo más por lo del confinamiento”. Aday Quesada.  ¡Si esto no es una pequeña guerra civil poco le falta! ¿No se sabe si le sobrepasará la violencia en Latinoamérica por policía corrupta vinculada al narcotráfico?

Pero la negra desteñida de clase, poco a poco y con jarabe de pico y de boquilla pa'fuera, se radicalizaba en la  medida que quiso situarse más a la izquierda para pulsar contra el descosido de Trump, en su campaña de noviembre, utilizando todo el arsenal de las izquierdas saltimbanquis. Ya vemos que el populismo es una pose artificial que tanto utiliza la izquierda perdida y entregada como los fascistas más recalcitrantes. ¿No serán rejos de un mismo pulpo?

Igualmente los movimientos feministas del neoliberalismo, le apoyan por ser la primera mujer desteñida que pisa las alfombras y asienta el trasero en los cómodos sillones  de la casa blanca.

De sobra sabemos todas, que han estado estas feministas del sistema, nombradas y formando parte del entramado de los foros mundiales (foros del neoliberalismo), como las mujeres feministas de más alto calado y de techos de cristales, cuando las mujeres  pobres del mundo viven en techos de cartón, prostíbulos, casas de recogida por maltrato, entre otras miserias. Pregunten por una Hillary Clinton, como medio diseñó la muerte de Gadafi y como hasta la líder de los panteras negras, Ángela Davis, filosofa y “marxista” apoyó a toda demócrata de diseño porque cree que las mujeres del partido republicano son sus enemigas, como si unas y otras no sirvieran a lo mismo. Al capitalismo.

Tenemos ejemplos de las activistas del progrerío sobre todo de las que se han educado, dominan  y  sientan catedra en  los despachos postmodernos de las universidades de California, que desde los años 60, intentan convertir la lucha de clases por lo que el individuo siente y dice por su boquita. Hablamos del tan cacareado concepto de género, que se ubicó en los albores de los año xx  del siglo pasado, con el apoyo de los Ford y los Rockefeller, auténticos  promotores y filántropos del manejo de este necesario concepto que ya venía abriendo paso para situarse pasando por los años 60, 70   y hoy por hoy bien consolidado.

JUDITH BUTLERQue le pregunten a la Diosa Madre del feminismo postmoderno, y Musa de los movimientos Qeer, Judith Butler. Ésta que se presenta´como una gran  revolucionaria, permitiéndose el lujo de largar por la bocaza de una forma que cuele suavemente, análisis aparentemente de clase, contra el capitalismo, contra el racismo, contra el hambre, contra toda represión, porque claro, una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace, apoyando a un sistema donde está bien pertrechada, como la enfant terrible  de los paraninfos culturales y políticos. No, no es esquizofrenia,  es la hipocresía con cuerpo humano.

Esta Madre, elegida e invitada por Ana Botín al museo Reina Sofía, para dar una charla o conferencia sobre los despapuches que  su licencia le permite de  lo humano y lo divino, alejada de la realidad histórica,  su conferencia iba de  “los poderes de la memoria en las cosas pequeñas”  arremetiendo contra el sistema de Trump, entre otras cosas. “Ésta madre de California  apoyó  a Elizabeth Warren, del partido primero republicano y luego demócrata (es fácil pasarse de un lado a otro, cuando la dicha es buena) en su apoyo a Trump sobre tita barahonala guerra económica contra Venezuela”. Tita Barahona. ¡Toma práctica política y distrofia de clase! Lo que arroja por la puerta se le cuela por la ventana. Critica el republicanismo, pero apoya a la que apoyó a Trump.

En España también tenemos un ministerio, nada que envidiar a los feminismos de los/as yanquis, cuyo ministerio   aboga y es su sola  tecla del piano que ostenta, digo, aboga por la ley de la determinación de género, como si fuera la única misión de su cartera, cuando el problemón de las mujeres  asesinadas, mas de 50 al año, amén de otras calamidades para no cansar, explicando lo que ya se sabe de sobra, está sin resolver e irá para largo porque desde luego esto no deja dinero ni es posmoderno.

En fin. Clarín, siendo un periódico de derechas, se cuestiona el papel de esta desteñida que además es criticada por los movimientos más de izquierdas u honestos de EEUU.

Estamos de pensamientos únicos, de todos unidos, derechas e izquierdas, todos a remar para un lado único (o sea, para el neoliberalismo), embriagados en esa droga y no vemos el norte para situarnos.  Porque ya lo dijo Fukuyama. “El fin de la historia”.

 El fin de la historia no es ni más ni menos que el fin de la lucha de clases. Karl  Marx no mintió cuando dijo. “La historia  es la lucha de clases” El  Manifiesto Comunista.

 Fukuyama también ha leído al clásico, todo interesado por la necesidad de beneficio, estudia a los comunistas y humanistas a ver cómo puede darle la vuelta.

Dos cosas: o le damos la vuelta nosotras a ellos, a los que explotan a la Humanidad y al medio natural donde mal vivimos, o ellos acaban con nosotras, que al fin y al cabo somos mas y tenemos razón. No hay otra manera, o lucha y lucha, o perecemos y desaparecemos. 


+ La casa de mi tía agradece la gentileza de Maribel Santana

MARIBEL SANTANA 2

 

MANCHETA 9