Buscar
01:33h. lunes, 18 de octubre de 2021

En medio de tal cambalache, el PSOE ni está ni se le espera

Garafía-Barlovento. Un túnel ratonera y una vía pública secuestrada - por Jaime Bethencourt Rodríguez

 

FRASE BETHENCOURT CARRETERAS

GARAFÍA-BARLOVENTO: UN TÚNEL RATONERA Y UNA VIA PUBLICA SECUESTRADA  - por Jaime Bethencourt Rodríguez

      

carreteras norte la palma

Las comunicaciones viarias que enlazan por la zona norte con el municipio palmero de Garafía, se han convertido con el tiempo en una sucesión de inconvenientes y embrollos que parecen no tener fin. Superado inicialmente, allá por los años 90, el trazado de la carretera más cercana a la costa, pronto aparecieron las consecuencias de un equivocado diseño viario que trajo consigo, primero, la caída de piedras y, luego, vuelta a empezar, desprendimiento de una ladera que sepultó un tramo de la carretera general y que obligaron a la construcción del túnel Gallegos-Franceses. Después, vino el acondicionamiento del tramo Barlovento- Garafía, aún hoy inacabado y con un presupuesto que, sospechosa e inexplicablemente, vino a duplicar el montante inicialmente contratado. Ahora, desde hace casi un año, nos encontramos con nuevos cortes de carretera por las obras para evitar más desprendimientos. 

carretera cortada

     En definitiva, han sido más de 50 años de problemas de comunicación que hacen de los vecinos, principalmente de Franceses y Gallegos, una especie de condenados de la tierra, obligándoles con altísima frecuencia al aislamiento con el resto de la isla, y ofreciéndoseles como única alternativa la peligrosa circulación en doble sentido por la vía de “El Camino  de las Mimbreras”, una pista sinuosa de alto riesgo y con una estrechez tal que dificulta sobremanera la circulación en doble sentido, pero también con riesgo de desprendimientos, cuando no de un despeñamiento o el choque de vehículos.  

franceses y gallegos

      A los garafianos en general, pero principalmente los del barrio de Franceses y sus vecinos barloventeros de Gallegos, se les ha sometido a un permanente ir y venir que empeoran su calidad de vida, dificultan sus actividades laborales y resienten su precaria economía, multiplicando innecesariamente las distancias, cuando no, sus derechos fundamentales como el de la salud, alejándoles del acceso a los servicios sanitarios ambulatorios o hospitalarios.      

EL TUNEL DE GALLEGOS FRANCESES Y LA VIA EXTERIOR DE BARLOVENTO 

túnel gallegos franceses

       La legislación en materia de seguridad de los túneles es clara y no necesita de complicadas interpretaciones. Tanto el Cabildo Insular palmero como los ayuntamientos afectados, además de los partidos políticos que los gobiernan (PP y PSOE), saben que bajo su entera responsabilidad recae el incumplimiento de todas las medidas de seguridad de las que carece el túnel de la carretera general entre los barrios de Gallegos y Franceses. Una cavidad en curva, de cerca de 600 metros de largo, sin iluminación ni visibilidad alguna, sin balizamiento ni posibilidad de comunicación móvil con el exterior, pero además, con recientes desprendimientos de cascotes desde su parte superior, todas ellas, una suma de circunstancias que pueden convertirse en cualquier momento en una ratonera mortal para las personas y vehículos que circulan por el interior de esa obscura gruta. Incidencias, todas ellas sin resolver que se encuentran a años luz de la inmediatez, esmero, alta tecnología y cuantiosas inversiones que las autoridades realizan cuando se ha tratado de mantener al día el enjambre de telescopios “buscamarcianos”, instalados en el Roque de Los Muchachos. Un plantel de torretas que nada ha dado ni a garafianos ni a palmeros en general, levantado precisamente en un paraje protegido y con una valiosa significación arqueológica que han sido progresivamente e impunemente saqueado.     

telescopios la palma

       A la exposición de hechos nos remitimos: la suma y sucesión de desatinos del grupo de gobierno del Cabildo integrado por el PP y el PSOE se extiende más allá de la corporación insular, recogiendo el testigo también el alcalde pepero del municipio de Barlovento. Así, en una medida indudablemente caciquil, la primera autoridad del municipio palmero lleva, durante años, interceptando con barreras de hormigón el tramo de carretera exterior que bordea el casco de Barlovento, impidiendo el tránsito de ida y vuelta de los vehículos con dirección  a Gallegos y Garafía, alargando innecesariamente el trayecto en más de un kilómetro, para, seguramente, y tal como afirman muchos vecinos, obligar caprichosamente a propios y extraños a circular por el centro del pueblo y la zonas comerciales y de negocios del Sr. alcalde y los amigotes que le mantienen en el poder. De alguna manera, don Jacob Qadri, quien además de alcalde, ostenta las delegaciones de Protección Civil y Tráfico, se ha apropiado indebidamente de los cerca de 5 millones de euros que, pagados por los contribuyentes de la isla, tuvo de coste esa vía de circunvalación. Un latrocinio éste que sigue contando con la complicidad del gobierno insular presidido por el “popular”, Mariano Hernández Zapata, que guarda silencio, autoriza la cacicada y le ríe las gracias a su camarada de partido.   

En medio de tal cambalache, el PSOE ni está ni se le espera.  

*  La casa de mi tía agradece la gentileza de Jaime Bethencourt Rodríguez 

JAIME BETHENCOURT