Buscar
15:09h. jueves, 26 de noviembre de 2020

Hombre rico, hombre pobre, Guerra y Paz - por Antonio Cabrera de León

 

frase cabrera

Hombre rico, hombre pobre, Guerra y Paz - por Antonio Cabrera de León

Son dos novelas, mucho mejor la segunda. Pero también son dos opciones. América debe elegir. Si mantiene el statu quo de hombre blanco rico y hombre negro pobre, acabará en guerra civil. Si quiere paz, tendrá que llegar a un nuevo contrato social. Todavía son una democracia, en sus manos está.

HOMBRE BLANCO. Aquí mandamos los blancos. Si perdemos eso estamos muertos. Me da igual si mataron a un puto negro más por intentar colarle un billete falso a alguien. Era un delincuente y bien muerto está. Hay que dejar claro quién manda porque si nos ablandamos nos aniquilarán. Es nuestra ley o la suya. Lo perderemos todo y nos matarán porque ellos no nos odian menos que nosotros a ellos.

Que no nos vengan con cuentos de esclavitud. Nosotros no los trajimos, ni los trajo nadie. En todo caso sería mi bisabuelo el que trajo al suyo. Que se pidan cuentas entre ellos, si quieren. Este país lo hicimos nosotros. Es nuestro. Estos negratas nacieron aquí como nosotros, así que ya tienen bastante y si no están contentos que se larguen. Si son pobres que se jodan. Tenemos una bala para cada uno. Hombre, mujer o niño, si es negro y alborota: pum.

HOMBRE NEGRO. Aquí mandan ellos, como siempre. Nos matan cuando quieren porque la ley es suya. Esclavo o suelto, pero libre no eres. Si no te matan de pobreza, te tirotean. Te mandan parar cuando conduces, tienes miedo, tu carné está caducado y no eres blanco, te encarcelan, apareces ahorcado en tu celda: suicidio. Tu barrio no tiene árboles, ni aceras, ni farolas. Haces deporte en zona blanca porque tiene aceras y árboles, pero no les gusta que pases por allí; negro que corre, algo habrá hecho: pum.

Da igual si cazaste a mi abuelo y lo encadenaste. Él fue tu esclavo, yo no. Ya no. Me mata la pobreza desde antes de nacer. Me mandas a la escuela de los cristales rotos. Mis hijos son obesos porque no puedo ofrecerles sino comida basura. Para ellos no hay vacunas. No acaban la primaria, los tuyos van a la universidad. Me mata el virus, o me matas tú. No tenemos nada que perder porque nada tenemos.

GUERRA. Mismo presidente, más fascismo, más racismo. No son armas lo que faltan en este país, sino negros decididos. Son ellos o nosotros. Seguramente serán ellos, como siempre. Pero mejor morir matando que dejar que te maten sin hacer nada. Cualquier cosa menos esto. Sabemos dónde viven. Aquí no hay un Mandela, lo mataron. Los tibios tendrán que elegir.

PAZ. Nuevo contrato social. Punto final al fascismo en la presidencia, y las demás instituciones. Despido de todo policía o funcionario racista. Sanidad y educación públicas y decentes. Salario mínimo suficiente. Renta básica universal. Inmigración por cuotas legales con permiso de trabajo. Control de la venta de armas a niveles europeos.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Antonio Cabreara de León

ANTONIO CABRERA DE LEÓN RESEÑA

MANCHETA 21