Buscar
06:54h. Jueves, 17 de Agosto de 2017

Tres lógicas que Podemos debe romper, si quiere... por Eloy Cuadra

 

eloy cuadraComo algunos y algunas saben -no sé muy bien cómo pero aquí me veo-, concurro a unas primarias internas por una candidatura de Podemos que se llama “Podemos desde Abajo”, y ya que estamos en esto creo que será bueno avanzar con algunas de las problemáticas y dinámicas con las que me gustaría romper si algún día llego a tener algo de voz dentro de Podemos.

Tres lógicas que Podemos debe romper, si quiere... por Eloy Cuadra, escritor y activista social, y desde hace unas semanas precandidato por la opción “Podemos desde Abajo” a la Secretaría General de Podemos en Canarias *

Como algunos y algunas saben -no sé muy bien cómo pero aquí me veo-, concurro a unas primarias internas por una candidatura de Podemos que se llama “Podemos desde Abajo”, y ya que estamos en esto creo que será bueno avanzar con algunas de las problemáticas y dinámicas con las que me gustaría romper si algún día llego a tener algo de voz dentro de Podemos.

I.- La lógica del silencio y la obediencia.

La política, la auténtica y verdadera política, es disenso, es discrepancia, es crítica, es debate y confrontación de ideas, es no tener miedo a equivocarse y admitir un error, es escuchar, es ceder, es integrar, es consensuar, hasta elegir la mejor opción posible de entre todas las propuestas. Lo SOLDADOSque ocurre es que la realidad dista mucho de ser así, en Podemos y en ningún otro partido que yo conozca. Buen ejemplo de esto lo vemos precisamente en Podemos-Canarias, empezó mal desde el principio por aquello de un partido dentro de otro partido, y no ayudó nada contar con una Secretaria General y allegadas más bien poco dialogantes, el resultado fue lo que muchos conocemos: guerra abierta, cabezas cortadas, dimisiones en bloque, acusaciones muy feas, y de todo esto la resultante: un partido que da una imagen lamentable y no para de mirar hacia dentro, desatendiendo mucho de lo que sucede fuera y a lo que se deben en teoría los partidos políticos. Dicho esto creo que Podemos en Canarias -y en el resto del Estado-, debe avanzar hacia la normalización y el reglado de mecanismos de discrepancia, crítica y disenso, de forma que cada participante pueda expresar su disconformidad de manera sana y segura y que su queja o diferencia pueda ser debatida y aceptada en último caso, sin que de ello se derive que sea relegado o marginado por su crítica. Importante para desarrollar este cambio es rebajar los egos y la arrogancia tan presentes en política. Los líderes y en general los criticados deben tomarse las críticas como objeciones a un procedimiento o acción política, y no como un ataque personal y directo hacia su persona, por odios, envidias u otro tipo de animadversiones. Esto, que parece tan sencillo, es tan complicado.

II.- La lógica del clientelismo.

Esta lógica tan perniciosa está en la esencia de muchos partidos en España y en Podemos, por desgracia, también está. Aunque muchos ya la conocen paso a explicar un poco en qué consiste esta cosa tan mala. Y bien, pensemos en los partidos tradicionales de toda la vida, pongamos por caso PP, PSOE y Coalición Canaria, los que tenemos más cercanos: ¿qué pasa con los militantes? Pues pasa que en las decisiones importantes no cuentan demasiado. Lo hemos visto en el PSOE, en cuanto el señor Sánchez quiso escuchar a los militantes lo pasaron a cuchillo. No hablamos ya de lo que hacen en el PP donde todo se hace a dedo. Es así por mucho que no nos guste: las bases, los militantes, son pegacarteles, llenapabellones y apodarados de plantón 20 horas seguidas cuando hay campañas, del resto, no cuentan, en teoría. Y digo en teoría, en lo que se ve desde fuera, porque en la práctica muchos de los militantes y soldados de los partidos sí que cuentan y se benefician, por obra y gracia de la red clientelar. Ya saben a lo que me refiero: muchos militantes de los partidos tradicionales que tienen poder y mando saben perfectamente que si le hacen la pelota convenientemente a los líderes y demuestran fidelidad a prueba de todo tendrán su recompensa en forma de puestito, prebenda o trabajito en tal o cual empresa pública o CHAVES SUSAN GRIÑÁNsubcontratada. Esto es así y ustedes lo saben, y no hace falta poner ejemplos. Pero esta red clientelar funciona aún más a unos niveles ya repugnantes que debo contar por estarlos viviendo muy de cerca, cuando se usa de la pobreza y se crean y financian ONG afines a partidos para repartir comida y altruismo interesado y sacarse fotos, y aparecer como el gran benefactor de la gente pobre y recordar convenientemente a la gente a quien deberían votar si quieren seguir recibiendo esas ayudas. En este punto ustedes dirán, ¿qué tiene que ver Podemos con estas prácticas cuando no tiene ni poder ni mando en ningún sitio, en Canarias al menos? Bien, en Podemos no se da el clientelismo a estos niveles, pero empiezan a darse y de qué manera en los espacios de influencia y poder que ya hay en el partido, esto es: los líderes, se rodean en sus equipos -y en sus candidaturas- de personas que entienden bien lo que es la red clientelar, al objeto de que voten a su favor y les hagan la ola en todo lo que propongan, con el único objetivo de llevar adelante sus decisiones con apariencia de consenso o mayoría debatida, cuando en realidad ese debate no fue sano y estuvo amañado de antemano. Por esta vía, estamos reproduciendo en Podemos lo que ha matado a los partidos políticos en toda España, cuando las personas preparadas y con criterio própio son relegadas, silenciadas y en último caso aplastadas, triunfando preferentemente las que mejor saben lamer esa íntima parte del cuerpo al líder.

III.- La lógica del grupo chachi.

Vistas ya las dos lógicas más nefastas y que más daño hacen a los partidos políticos incluído Podemos, veamos una tercera dimánica no tan visible pero también importante y restadora de potencial, que se da mucho sobre todo en los partidos de las izquierdas alternativas, entre los que bien podríamos situar a Podemos. Me estoy refiriendo a la lógica de la autocomplacencia, esto es: el sentirse superior por pertenecer a un grupo con una ideología, digamos… humanista, ecológica, igualitaria, con la que es imposible no estar de acuerdo. Si ponen el google “autocomplacencia” junto a la palabra “izquierda” encontrarán unas cuantas entradas que hablan de esto. Aquí la recompensa no es tanto con un puestito de trabajo o una prebenda, es una recompensa moral, anímica; el militante se siente feliz por pertenecer a algo guay, moderno, progre, o como digo en el encabezado: en un grupo chachi. Alguien dirá en este punto: ¿y qué problema hay por estar en un grupo chachi? Pues sí que lo hay, y es que una característica propia de los grupos chachis en política es que no hacen un mínimo de autocrítica si en tantos años de existencia no han pasado de algunos concejales en la oposición que nada consiguen cambiar. Los grupos chachis no reparan en que no han sido capaces de organizar la rebelión o la acción ciudadana hasta unos mínimos de cambio aceptables, les da igual y se sienten contentos porque son chachis. Las personas de los grupos chachis se ven en las asambleas, son amigos, tienen su tingladito, algo loable, algo bonito, con eso es suficiente. No crecen, la gente no se suma, no obtienen los resultados que esperaban: es que les tienen manía, o no lo han entendido, no están tan avanzados, dirán, la mayoría. Otra característica nada buena de los grupos chachis es que crean categorías y estatus dentro de los que lo componen, de modo que los que llevan más tiempo y han trabajado más, a veces, se arrogan la propiedad del proyecto, como si fuera suyo, olvidando que un partido en teoría es algo que se pone al servicio del bien común. Cuando la lógica de los grupos chachis se adueña de un partido, los que quieren entrar a trabajar o participar de ese partido tienen que ser chachis también sino no serán bien vistos. Así, tienen que aceptar todo el credo ideológico, la verticalidad, el seguidismo, las odas al lider, la uniformidad y otras tantas formas de fanatismo con las que demostrar el amor al partido a prueba de todo, de manera que si no lo hacen, no son del grupo, o lo son menos, porque no son chachis. El problema es que ellos se ven chachis, y no hay problema, pero la gente de fuera que se da cuenta de todo esto le suele poner otro calificativo al asunto: los ven como una secta. Y bien, esto que comento, empieza o lleva tiempo pasando también en Podemos, en mayor o menor medida, en los Círculos y en otros tantos lugares.

PUÑO RAÍCESY hasta aquí mi alegato de hoy, con las tres lógicas que Podemos debe romper si quiere convertirse en alternativa real. Espero que nadie se moleste o enfade si se siente aludido o aludida. Créanme, para mí sería más fácil quedarme en mi casa haciendo lo que he hecho siempre, pero ya que invitan a participar, participo, y lo hago como mejor sé y cómo creo que mejor puedo ayudar a que Podemos -aunque esto vale para todos los partidos- se convierta en una alternativa real, en una herramienta al servicio de la ciudadanía. Empezamos deconstruyendo, visibilizando lo que está mal, echando abajo, en futuras entregas avanzaré en propuestas de cambio en positivo para que no me acusen de quedarme sólo en la crítica.

En La casa de mi tía por gentileza de Eloy Cuadra

ELOY CUADRA

podemos desde abajo