Buscar
00:27h. Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Mario Cabrera, su retrato y su pirámide - por Chema Hernández Aguiar

 

en la colonia

chema hernándezSiempre supe que la obra de Tindaya algo tenía que ver con “retratarse”, pues miren ustedes por donde, no me equivocaba. En estos paseos por las redes me encuentro este titular:

Mario Cabrera, su retrato y su pirámide - por Chema Hernández Aguiar *

“Retratarse”

Siempre supe que la obra de Tindaya algo tenía que ver con “retratarse”, pues miren ustedes por donde, no me equivocaba. En estos paseos por las redes me encuentro este titular:

Mario Cabrera se da unos retoques

“El retrato del expresidente lleva tres años desaparecido de la galería de la institución en la que cuelgan 19 autoridades insulares. “Se está corrigiendo”, explican en el Cabildo(18-4-2017)”

Tres años desaparecidos, qué extraño fenómeno de dimensiones desconocidas ha provocado la insustancialización, la evasión o evaporación de tal retrato. No descartó tampoco que sea un número de escapismo, parecido a su presencia en el parlamento de Canarias.

Sinceramente, merecería una investigación de gran rigor científico y pesquisas de las agencias de inteligencias más reputadas.

Ciertamente la explicación de los retoques es bastante fiable, quién no le ha puesto un poco de “bottox” a un retrato.

Dos elementos requiere un reyezuelo para un buen ejercicio del boato de su soberana voluntad: un buen retrato y un obra faraónica.

El retrato está “retro-toqueándose”, la pirámide se la encargo a Chillida, con su cámara funeraria, estilo “chillout”  y sus rayitos uva.

Y como en todo buen reino el temor se respira, se interpreta por los silencios, por los miedos a discrepar en el interior y hacia el interior, en cierta medida sólo se permite la crítica fuera de la isla y las acciones reivindicativas también deben dirigirse hacia el exterior, la cadena de obligaciones, de favores, de permisividades y el seguro ostracismo si te confrontas en las intimidades de la isla está garantizado.

Dentro, en el interior reina el silencio, las confidencia del yo te apoyo pero… o te llamo `por teléfono, no vaya a ser que…

Al acercarte a Tindaya en estos días de heroica lucha en su defensa de los compañeros en huelga de hambre te da la impresión de estar en un gran hermano, en una sociedad con gps.

Sobrevivir en aquella, como en otras geografías, requiere adaptarse al medio y respetar a los jefes de manada de los mamíferos “mejor dotados” por su capacidad para el control social del grupo.

Y es que hasta en mínimos detalles se percibe, pues cómo poner contra las cuerdas a la persona con la que hago deporte cada semana y me distingue con su amistad, a pesar de mis fuertes convicciones medioambientales.

A pesar de ello, no habrá monumento, ni pirámide alguna, ya que el monumento ya existe. El retrato sigue retocándolo y recuerden poner una boina que indique la militancia en eso que llaman eurocentrismo y paletismo cultural.

En África, a 14 de mayo del año del kaos.

* En La casa de mi tía por gentileza de Chema Hernández Aguiar

CHEMA HERNÁNDEZ

en la colonia

https://www.enlacolonia.com/mario-cabrera-retrato-piramide/