Buscar
martes, 09 de agosto de 2022 16:11h.

Melilla: ¿quién pidió a Marruecos que hiciera lo que fuera para que no entrase nadie en la UE? - por Cristina Ridruejo. LQSomos

 

f c rdrjo

 

Melilla: ¿quién pidió a Marruecos que hiciera lo que fuera para que no entrase nadie en la UE? - por Cristina Ridruejo. LQSomos

Se está hablando mucho de cómo Marruecos usa la migración para «chantajear» a España, pero eso es solo una parte de la historia. Es un relato muy cómodo para España y la Unión Europea, pero no es lo único que ocurre: contado así parece que toda la responsabilidad fuera de Marruecos y deja a España y UE el mero papel de chantajeados o como mucho de cómplices, y eso tampoco es exacto.

Los flujos migratorios se dirigían desde hace décadas hacia Marruecos de manera natural porque el estrecho es el punto más corto para cruzar el Mediterráneo. Pero en 2006 el Frontex (Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas) inició con Marruecos unas negociaciones (1) que culminaron en un acuerdo por el que este se comprometía a no dejar pasar A NADIE a cambio de suculentos fondos de «ayuda al desarrollo» y de un trato preferente en sus relaciones comerciales con la UE (Entre 2007 y 2020, según datos de la Comisión Europea, el Gobierno marroquí ha recibido 13.000 millones de euros en ayudas de Bruselas ). Para la Unión Europea, aquello fue una forma de «externalizar» la violación de los derechos humanos: podían afirmar que la UE respetaba los DDHH,  y si Marruecos no los respetaba en su frontera con Mauritania, no era asunto suyo.

Desde aquel momento, poco a poco, fueron desapareciendo las mil pateras que llegaban antes a las costas andaluzas y solo quedó alguna ocasional, en nada comparable con la profusión anterior. Los flujos migratorios se vieron obligados a buscar nuevas rutas, y fue entonces cuando se multiplicaron los cayucos en Canarias y los cruces a Sicilia (Lampedusa, etc.). Rutas que no se hacían antes, y nada de eso fue casual, fue resultado directo del cierre de la ruta más fácil, que era el estrecho.

Marruecos estuvo cumpliendo su parte del «trato» con la UE durante años y obteniendo beneficios por ello. Pero al cabo del tiempo, se percató de que ese papel de portero de discoteca les daba la posibilidad de ejercer presión, y es ahí, hace unos pocos años, donde empieza la historia de la que tanto nos hablan ahora, obviando lo anterior.
Porque Marruecos no es el único “portero” de la Unión Europea. El otro es Turquía, como es bien sabido. Y parece que los acuerdos con Turquía, sobre todo a raíz de las migraciones sirias, son más sabrosos que los establecidos hace años con Marruecos. Aquí la cuestión se negocia entre la Unión Europea y Marruecos, no es España la única destinataria de las presiones.

El año pasado la Comisión Europea entabló conversaciones con Marruecos para que Frontex se ocupase directamente de la seguridad de las fronteras de Ceuta y Melilla, digamos que “puenteando a España”. Recordemos que desde Shengen, aquellas son fronteras de la Unión Europea con Marruecos, no simplemente de España con Marruecos. El entonces director de Frontex, Fabrice Leggeri (que dimitió después tras saltar a la luz las violaciones de derechos humanos cometidas o consentidas por el propio Frontex) (2), vino a Madrid el año pasado para presentar esa propuesta: que la Unión Europea, a través de Frontex, se hiciera cargo de las fronteras de Ceuta y Melilla. El gobierno de Pedro Sánchez rechazó la propuesta (3) y sin la aprobación española, no se puede llevar a cabo.

En mi opinión, este es el meollo de la cuestión, nada que ver con las supuestas “tensiones” en las relaciones hispano-marroquíes que citan algunos. ¿Qué tensiones, díganme, si España acaba de ponerse vergonzosamente del lado marroquí en su ocupación del territorio legítimo del pueblo saharaui? No había ninguna tensión con Marruecos, esto tiene que ver con las negociaciones con la Unión Europea para conseguir un acuerdo similar al de Turquía.

Sea como fuera la cuestión geopolítica, quiero volver a la matanza perpetrada el viernes: independientemente de que haya chantajeos o no, Marruecos ejecuta lo que le pidió la Unión Europea. En este caso, Marruecos sería el autor material, la UE el autor intelectual de estos asesinatos.

No puedo terminar sin mencionar la nauseabunda, intolerable reacción del gobierno español, dando su beneplácito a unos crímenes atroces. Del PSOE no me sorprende tanto porque no es la primera vez, pero cada minuto que pasa sin que Unidas Podemos se baje de ese carro, me duele y me indigna.

Notas:
1.- En los archivos de Frontex
2.- Fabrice Leggeri ha dimitido
3.- La Comisión Europea quiere una misión de Frontex en Marruecos

– Cristina Ridruejo es miembro de Mujeres x la República. Forma parte del colectivo LoQueSomos

* Gracias a Cristina Ridruejo y a LO QUE SOMOS. En La casa de mi tía con licencia CREATIVE COMMONS

 

CRISTINA RIDRUEJO
CRISTINA RIDRUEJO
LO QUE SOMOS

 

CREATIVE COMMONS

 

MANCHETA MAYO 22