Buscar
22:20h. miércoles, 01 de diciembre de 2021

“A menos que el Consejo de Seguridad tome medidas correctivas, el Enviado fracasará.” - por Sidi Maatala. ECS

 

frase sáhara onu

“A menos que el Consejo de Seguridad tome medidas correctivas, el Enviado fracasará.” - por Sidi Maatala ECS

ECS. Washington. | El ex enviado personal del SG de la ONU para el Sáhara Occidental se ha pronunciado sobre la más que necesaria inclusión de un mecanismo de vigilancia de los DDHH en el Sáhara Occidental en un momento que la guerra tiene lugar y las autoridades del régimen de ocupación han intensificado su campaña represiva contra los civiles saharauis.

Este fue lo que escribió:

Diez senadores, demócratas y republicanos, escribieron recientemente al Secretario de Estado Anthony Blinken para instar a que la vigilancia de los derechos humanos se añada al mandato de la Misión de la ONU para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO). 

PassBlue, un digital en línea destacó recientemente su carta, pero también citó a un ex jefe de la MINURSO en el sentido de que tomar esta medida simplemente añadiría "otro elemento inaplicable" a su trabajo. Esto me llevó a escribir el siguiente comentario.

Me desempeñé como Enviado Personal del Secretario General de la ONU para el Sáhara Occidental desde 2009 hasta el 2017. Mi misión, tal como la define el Consejo de Seguridad, fue facilitar las negociaciones para lograr “una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable que prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental.” Las propuestas que Marruecos y el Polisario habían presentado en 2007 eran mutuamente excluyentes, y su rigidez aseguró un estancamiento duradero en cada sesión de negociación cara a cara que convoqué y en toda la diplomacia que emprendí en una búsqueda caótica de flexibilidad.

A falta de avances sustantivos en el futuro del Sáhara Occidental, la cuestión de los derechos humanos se convirtió en un frente de batalla alternativo, y cada parte acusó a la otra de graves violaciones de los derechos humanos. Para abordar estas preocupaciones, los informes del Secretario General al Consejo de Seguridad han pedido constantemente una vigilancia independiente sostenida de los derechos humanos. El Polisario ha estado dispuesto a aceptar tal vigilancia, pero, por directiva real, Marruecos no lo ha hecho.

En el artículo de PassBlue, Wolfgang Weisbrod-Weber, un ex Representante Especial del Secretario General en el Sáhara Occidental, abordó una situación hipotética en la que el Consejo de Seguridad añadió los derechos humanos al mandato de la Misión de la ONU para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO). Lamentó que hacerlo añadiría otro elemento inaplicable a la labor de la MINURSO. Esto no cuenta toda la historia. ¿Por qué no sería implementable añadir derechos humanos? Porque Marruecos encontraría la manera de bloquearlo sobre el terreno, como hizo en 2000 con los preparativos de la MINURSO para un referéndum. ¿Por qué Marruecos se negaría a celebrar un referéndum? Porque temía que el resultado fuera la independencia. ¿Y por qué Marruecos bloquearía un mandato de derechos humanos? Debido a que tal mandato daría a los opositores saharauis residentes en el Sahara Occidental y en contra de la presencia marroquí una manera transparente de informar al mundo exterior de sus puntos de vista, que Marruecos hizo todo lo posible para evitar su reclamo al territorio.

Este y otros aspectos de la postura de Marruecos sobre el conflicto del Sáhara Occidental tienen perfecto sentido en Rabat, pero arrojan luz no sólo de las recomendaciones de dos sucesivos Secretarios Generales de la ONU para el monitoreo de los derechos humanos, sino también de los repetidos llamamientos del Consejo de Seguridad a negociaciones sin condiciones previas. Rabat ha cortocircuitado estas negociaciones tratando de imponer su propuesta de autonomía como único tema en la agenda, excluyendo la propuesta del Polisario para un referéndum. No ha sufrido consecuencias por este comportamiento porque el apego de Francia a la estabilidad marroquí la impulsa a evitar cualquier esfuerzo serio para llamar a Marruecos a la tarea por no seguir las directrices del Consejo de Seguridad. A menos que el Consejo tome medidas correctivas, posiblemente ampliando el mandato del nuevo Enviado Personal más allá de simplemente convocar reuniones y participar en la búsqueda de flexibilidad, se enfrentará a la misma situación estancada que sus tres predecesores.

* Gracias a Sidi Maatala. y a ECSAHARAUI

ecs

 

 

mancheta 37