Buscar
viernes, 12 de agosto de 2022 12:40h.

Cada día nos pareceremos más a la sociedad estadounidense

Paralelismos entre las matanzas de EEUU y lo que pasa en España  - por Eloy Cuadra

 

F E C 2

Relacionado

 

Paralelismos entre las matanzas de EEUU y lo que pasa en España  - por Eloy Cuadra, escritor y activista social *

Hablaba en mi último artículo de la derechización de nuestra sociedad, y vuelvo hoy con más argumentos a propósito de la última matanza de EEUU, la de ayer en un colegio de Texas. ¿Por qué tanta barbarie?, es la pregunta. Es cosa de la Segunda Enmienda, en un país que lo formaron forajidos ávidos de oro y exiliados y desterrados de lo peor de Europa que no tuvieron piedad alguna con los originarios pobladores de aquellas tierras. Allí no hubo Renacimiento, ni Ilustración, ni corrientes filosóficas, ni Romanticismo, ni Siglo de Oro, ni  cultura árabe, ni Grecia Clásica, y eso nos da una pista, en EEUU no hay cultura de democracia o amor por la belleza arraigados en su historia, una historia que se construyó a base de abusos y esclavitud. Se entiende pues si tenemos en cuenta su origen que no tengan los estadounidenses apenas confianza en instituciones de derecho público que regulen la vida de las personas con base en parámetros de justicia y equidad. En otras palabras, el norteamericano medio históricamente nunca ha confiado en lo que pueda hacer el Estado por él y mucho menos en el ser humano, de ahí que el derecho a portar armas para defenderse esté tan arraigado, inserto incluso en su constitución. Y si profundizamos un poco más en este derecho a portar armas, vemos cómo son los republicanos (la derecha) los que con mayor fervor apoyan al lobby de las armas, con un discurso claro y repetido cada vez que se produce una masacre como la de ayer en Texas, la solución para ellos pasa siempre por armar más a la gente buena. Este discurso republicano bastante a la derecha se completa con otros tópicos típicos de los conservadores en muchos países: criminalización de las minorías migrantes como ilegítimas o peligrosas y cero políticas sociales y de protección a los desfavorecidos, puesto que para ellos el que es pobre en el país de las oportunidades lo es por culpa exclusivamente suya. Así las cosas, si hay un valor que prima allí por encima de cualquier otro es la libertad, libertad para enriquecerse, sin pagar impuestos, sin repartir nada, sin confiar en nadie más que en ti mismo, y ello porque capitalismo salvaje e individualismo van siempre de la mano, junto a la violencia o la competencia descarnada, frente al comunitarismo, la tolerancia y la cooperación de otras opciones menos de moda.

Creo que pueden intuir por donde voy, aunque en España no tenemos Segunda Enmienda y no es tan fácil el acceso a un arma de fuego, lo cierto es que la venta de armas a particulares va en aumento paulatino en los últimos años y nuestras ventas de armas a terceros países tampoco van mal. También parece -o eso nos dicen los medios- que proliferan situaciones de violencia social indiscriminada (violencia de género, violencia juvenil, bandas, manadas, mafias de diversas índole, terrorismo, yihadismo, etc.), con un miedo creciente en la población, un descrédito grande de nuestra clase política y una desconfianza progresiva en la capacidad que tienen nuestras instituciones para protegernos, y así no paran de crecer en beneficios y en ventas las empresas de seguridad y alarmas, como las empresas de desokupación de vivienda, y a la par pierden popularidad opciones sociales y políticas que abogan por la solidaridad, la interculturalidad, la protección social o un reparto más justo y equitativo de la riqueza. Tanto es así que teniendo como tenemos el gobierno supuestamente más progresista y más a la izquierda de la historia de España, no han podido o no han querido implantar ninguna medida realmente social que plante cara a este capitalismo salvaje más allá de algunos parches puntuales, y por contra no paran de subir los conservadores del PP o los de ultraderecha de Vox, muy parecidos estos últimos en algunos aspectos a los republicanos más duros de Estados Unidos, y a los que les hemos visto más de un que otro guiño al gobierno de Trump, con no pocas conexiones y vinculaciones con grupos neonazis o franquistas y muchas simpatías entre militares y fuerzas y cuerpos de seguridad. Y si nos vamos a las propuestas o los programas de PP  y Vox muchas de las medidas son calcadas a las de los republicanos en Estados Unidos (Iglesia, tradiciones, nacionalismo patrio, rechazo al inmigrante, liberalismo económico, desprotección del trabajador, negación del cambio climático). Y no parece que les vaya muy mal porque continúan creciendo en apoyos en toda España y probablemente los tengamos gobernando en todos lados dentro de poco.

En resumen, por alguna razón en España la mayoría quieren ser capitalistas de verdad, con todas las palabras, y puestos a ser capitalistas mejor parecernos a los inventores de este capitalismo depredador de Reagan, Friedman y compañía, a lo que mucho contribuyen aquí desde la publicidad, el cine, la música, la cultura, los medios, la educación, los fondos buitre, las privatizaciones y un largo etcétera. ¿Y qué creen que pasará cuando llevemos en España unos años sufriendo el rodillo reaccionario y ultraliberal de los gobiernos de PP y Vox con la subsiguiente maquinaria de control y adoctrinamiento social funcionando sin parar? Cada día nos pareceremos más a la sociedad estadounidense, y habrá muchos más pobres sin coberturas, más aporofobia, más enemigos a los que temer y odiar,  más violencia, más conflictividad social, más gente tarada o desquiciada, más ¡Sálvese quien pueda!, y entonces muchos verán muy justificada la necesidad de portar armas, de tomarse la justicia por su mano o de legitimar un estado policial en toda regla..., pero entonces igual ya es demasiado tarde para cambiar nada.  Y bueno, sé que estoy pintando un futuro muy oscuro que a muchos no agradará, pero no me pueden negar que paralelismos hay unos cuantos, y ya saben el refrán: más vale prevenir. Aunque, siendo realistas, creo que no vale de mucho alertar de lo que nos viene cuando la corriente es tan fuerte, y si sigo con este discurso es porque soy como la sequía de aquellos años, pertinaz. 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Eloy Cuadra

ELOY CUADRA
ELOY CUADRA

 

MANCHETA MAYO 22