Buscar
07:56h. sábado, 22 de enero de 2022

El PSOE, ¿por dónde andan sus veneros? - por Erasmo Quintana

 

veneros psoe

FRASE ERASMO

El PSOE, ¿por dónde andan sus veneros? - por Erasmo Quintana *

psoe marchitoNada es ya lo que parece en la política, deformada, debe ser, que tenemos esa  percepción de la misma. Los actores políticos de la polis moderna se han empeñado en que cada vez dudemos más de ellos, llegando a la conclusión -al menos yo- de que la política no es depravada en sí misma, que son los malos políticos quienes la encanallan. El Partido Socialista anda perdido hace mucho brújula desnortadatiempo, y no se sabe en qué vuelta del camino olvidó su identidad. No hay duda de que ha equivocado la ruta que nunca debió abandonar ¿Fue culpa de su brújula, que tenía averiada, distrayéndolo del norte, o el extravío fue perfectamente calculado, asumido por los edecanes y máximos responsables, además de aceptado acríticamente por las amorfas bases del partido?

 

 

 

Tan ostensible ha sido la transfiguración de éste con la gestión de la crisis económica por Zapatero y su inicio triunfal de los recortes, que alcanzó un alto grado mimético con el Partido Popular. Quiso ser el redentor de los buitres carroñeros.

PP PSOE MARCOS

PPPSOEAunque los corifeos orgánicos lo negaban, la línea divisoria que dibuja dónde acaba la izquierda y empieza la derecha lo borró por completo. ZP en su segundo mandato no pudo hacer más para dejar huérfana y tirada en la cuneta a una amplísima masa ciudadana –su voto natural-, imposibilitada para elegir una alternativa a la opción conservadora, por lo que no le quedó otra que optar por los hijos del 15M, el ahora Unidos Podemos, luminiscente alternativa en aquellos momentos. Del monumental despropósito devino una Gestora cuyos hilos movía la gran Susana Díaz de forma cuartelera. Apostó por alguien que creyó maleable -Pedro Sánchez- el cual se le reviró, prometiendo hacer que el partido volviera a sus esencias fundacionales, y que, junto a ser víctima de los “barones”, encandiló a las bases, que apostaron por él incondicionalmente.

psoe congreso

Pero ¡ay!, todo fue un espejismo. Véanlo ahora, conformista, cómodo apoyando al Gobierno de un partido que se ha cargado la democracia tal como nos la habíamos dado los ciudadanos; aquella que sin embargo naciera cojitranca, porque no hubo ruptura con el pasado franquista, pero que al menos era Democracia: había libertad de opinión y de manifestación, auténticos derechos laborales; a los trabajadores se les respetaba y podían cerrar favorables convenios con los empresarios, en definitiva no había la esclavitud y los sueldos de miseria que tenemos ahora.

RAJOY SÁNCHEZ RIVERA

PEDRO SÁNCHEZPues bien, todo esto lo apoya el amigo Pedro Sánchez, el que vino de último comiéndose el mundo para cambiar lo que había -y continúa-, pero que se desinfló como sopladera. Se le ve timorato haciendo alguna que otra estereotipada censura sobre puntuales medidas de Rajoy, con la confianza de que llega a oídos receptivos de su grey. Bien pensado él se dirá “si yo, en su lugar haría lo mismo”. Y por ahí va tirando. Tirando porque tiene un partido adocenado, maniatado, que no le rechista ni para decir mu. Por eso está tan tranquilo. Si este PSOE fuera como el PNV, a cuyo presidente no se le permite ocupar cargos públicos -solo orgánicos-, por lo que nunca podrá ser juez y parte, teniendo por ello manos libres para fiscalizar y controlar lo que hacen los compañeros en las instituciones.   

135El origen del declive socialista tuvo que ver con la reforma del artículo 135 de la Carta Magna, que daba primacía a pagar Deuda, en detrimento del Estado de bienestar, tan necesario para no dejar en la indigencia a un importantísimo sector de la población en momentos duros de la recesión económica. Zapatero, en vez de iniciar los recortes impuestos desde Bruselas, tuvo que haberse plantado y negarse, convocando elecciones anticipadas, y si el pueblo no lo elige, que el PP sea quien trate de arreglar el estropicio, si puede, que la avaricia capitalista provocó. La crisis no fue cosa de la izquierda y el PSOE no tenía la solución, que era hacer caer todo su peso en las clases medias y más desfavorecidas de la sociedad. Todo esto le tocaba hacerlo al PP, quedando el partido –en teoría- de las clases obreras populares al margen, con lo que el marrón le hubiera tocado a Rajoy, sin posibilidad de que éste dijera: “Los socialistas fueron los que empezaron con los recortes”. Pero no. El deslumbrantemente culto ZP quiso hacerle el trabajo sucio a la derecha extrema española, y así le fue al PSOE.

PSOE ROTO

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Erasmo Quintana

ERASMO QUINTANA RESEÑA