Buscar
07:15h. Sábado, 16 de Diciembre de 2017

El rap como recurso didáctico - por John Bueno

 

FRASE BUENO

Una entrega más de las colaboraciones del proyecto, "Iniciación y formación en redacción" que promueve en la UNAE de Cuenca, Ecuador el canario José Manuel Castellano. Esta vez, Nadia Álvarez aborda el actual tema de los inconvenientes de la presencia de los teléfonos móviles -los "celulares", como dicen en Latinoamérica- en las escuelas, pero también, ante de la imposibilidad de evitar esa presencia, de la necesidad de actuar en la concienciación. Se agradece nuevamente a www.ecuadoruniversitario.com la difusión de este artículo y la apuesta decidida y comprometida por la juventud ecuatoriana. La casa de mi tía se une con alborozo a este proyecto, desde la fraternidad que siente Canarias por todos los pueblos del mundo y con la afinidad que la une a los de Latinoamérica

 

El rap como recurso didáctico - por John Bueno *

Hoy en día en el ámbito educativo existen diversas estrategias didácticas que intentan contribuir a mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje. No voy a hablar de ellas sino compartir con ustedes una experiencia personal que me ha aportado un gran enriquecimiento como alumno y futuro docente.
 
Debo confesar que me sucedió algo muy insólito como estudiante en una universidad del Ecuador. Un día común y corriente mi profesor José Manuel Castellano, docente que impartía la materia de “Investigación acción participativa”, que caminaba por el campus universitario me encontró sentado en el césped rapeando informalmente. Se paró ante mí  y me lanzó un reto: escribir una letra sobre los fundamentos de la asignatura.
Esa petición me dejó por un momento sin palabras. Me preguntaba internamente si yo sería capaz de hacerlo. Sin embargo, acepté su propuesta después de una extensa conversación donde me explicó cuál sería el tema y el objetivo. Y me puse a trabajar en la letra con la finalidad de trasladar a mis compañeros de aulas las claves principales de la materia.
 
El tema de la canción, “Investigación acción”, debía exponer con claridad su evolución historiográfica, autores, fundamentos teóricos y los propósitos que persiguen esa modalidad investigativa. Conté para ello con el apoyo de mi profesor, que me facilitó materiales y me ayudó a profundizar personalmente en el tema, que me sirvió primero como aprendizaje individual y después como aprendizaje colectivo. Antes de dormir reflexionaba sobre las frases podía utilizar para que la canción no fuera aburrida, pensaba sobre la base que podía emplear para interpretar la letra y un sinfín de interrogantes que surgían de la nada. Empecé a escribir y analizar hasta concluir la composición.
 
La primera vez que la interpreté completa fue solo ante un espejo. Luego al día siguiente la canté en el aula, donde recibí una gran sorpresa que jamás hubiera esperado, ni imaginado. A mis compañeros les agradó, mi profesor estaba totalmente satisfecho con el trabajo realizado y me pidió, además, que la cantará en la presentación de uno de sus libros en la biblioteca universitaria. Ese día llegó. Y yo ya estaba más convencido de que lograría cumplir mi objetivo con mi letra. Y así fue. Todo el auditorio aplaudía y gritaba de la emoción. Nunca antes había sentido algo igual. Docentes y estudiantes me felicitaban y alababan mi trabajo.
 
Luego, que todo eso pasó, decidí que, como futuro docente, debía utilizar ese recurso como una estrategia: que hermoso sería aprender escuchando una canción, que bonito sería aprender sintiendo cada frase de una canción y que bonito sería aprender sintiendo el ritmo de una canción.
 
Esta experiencia me ha enseñado, además, que este género musical, el rap, no sólo sirve para expresar sentimientos sino también conocimientos. No sólo se debe cantar en escenarios, en discotecas, en festividades sino que también se debe cantar en el aula de clases, en la escuela, en la universidad y en los congresos.
 
Nosotros como futuros docentes tenemos la responsabilidad de hacer que nuestros estudiantes se motiven, que vean la educación como algo divertido y, sobre todo, hacer cosas que desprendan amor hacia nuestra profesión. Esta experiencia me dejó un gran mensaje: las mejores estrategias pedagógicas son las habilidades del docente. Gracias profe Castellano no sólo por ese aprendizaje sino también por utilizar y mostrar esa experiencia cada semestre a los nuevos compañeros que se inician con usted y a los que motiva con nuevas acciones y estrategias.
 
Para acceder al vídeo pinchar el siguiente enlace:
 
 
* En La casa de mi tía con la colaboración de José Manuel Castellano
 
john bueno