Buscar
07:01h. Domingo, 25 de agosto de 2019

El referéndum pactado, ¿para cuándo? - por Erasmo Quintana

 

FRASE ERASMO

El referéndum pactado, ¿para cuándo? - por Erasmo Quintana *

Hay un ensayo firmado por Miguel de Unamuno de 1912 acerca del tema catalán que parece hecho el mes pasado. El contenido de dicho ensayo (1) son reflexiones que hace otro, Hume, docto historiador inglés metido a antropólogo y biólogo cultural -no confundir con David Hume, filósofo y genuino representante del pensamiento empirista-; aquél, Martín A. S. Hume, comienza su estudio de los españoles afirmando que proceden de raza afrosemítica, siendo la clave del primitivo carácter, una poderosa “individualidad absorbente”, a la que deben todo lo que en el tiempo han conseguido; por ejemplo, su pasajera gloria imperial, alcanzada por la tenacidad individualista. Para Hume -dice Unamuno- España fue la tierra de la Inquisición (hechos que se dan ahora mismo lo corroboran) y el gusto por la riqueza no ganada.

the spanis peopleunamunoensayos unamuno

unamuno hume

reyes catóilicosTranscurrido el tiempo todo se combinó bajo las bendiciones de Isabel I de Castilla y de la Iglesia para hacer de los españoles, como raza, infatigables perseguidores de los que se atrevían a pensar de distinta manera que ellos; dentro de una posible gran exageración hay en esto un fondo de verdad. Los españoles no podían obrar mal porque lo hacían en nombre de Dios. En tiempos de los Reyes Católicos no era ya posible la “unidad” burocrática a la romana porque habían surgido de la Reconquista naciones separadas, de resultas que los castellanos odiaban a los aragoneses, los catalanes detestaban a los castellanos y los navarros nada tenían en común con unos y con otros. En la República Española de 1873, su idea era de una federación común de Estados autonómicos; y su causa, los celos sociales e industriales y la eterna tendencia separatista, característica de los pueblos españoles. Lo contrario -por ejemplo-, de la joven nación norteamericana, que en la Convención Constituyente de la nueva República de 1789, con el general George Washington a la cabeza convertido ya en el primer presidente, las colonias se convertirían en Estados que se unían formando el federado y compacto gran país que es hoy.

república española USA

El problema de fondo que tenemos aquí es el desafío separatista catalán, al que se une el País Vasco, reivindicando zafarse de lo que esos pueblos consideran “cadenas de opresión”, y su intento de romper la caja única de la Seguridad Social; que la “unidad” de España siempre fue impuesta por la fuerza, nunca nacida del ánimo hondamente querido y sentido. En esto, la política de Mariano Rajoy y su PP ha sido responder a la brava y con espíritu cuartelero, no seduciendo y convenciendo, sino con el palo y tentetieso. Desde el principio no quiso “hacer política”; para él era más fácil emplear la JusticIa y los Tribunales para que le resolvieran el contencioso. Y por ahí anda, con el 155, que lo mismo le vale para una cosa que para otra. Ahora pugna, aprovechando la intervención de ese artículo, por la enseñanza del castellano vehicular.

RAJOY EUSKADI CATALUÑA

hablemosNo es capaz Rajoy de darse cuenta que en este país de la piel de toro el concepto de unidad ya no responde a lo mismo. A la imposición se opone la convicción, y si estamos unidos es porque así lo queremos la mayoría de los españoles. Y no porque se imponga, viene a decir ese 48% de catalanes, y en porcentaje que no conozco, los vascos. Así, ¿qué hay de malo en saber qué quieren esos pueblos? Empecinarse en no dar viabilidad a ese Referéndum pactado es eternizar un problema que va creciendo según se quiere ignorar. La secesión catalana es un globo hinchado que cada vez aumenta más de tamaño. ¿Por qué no se pincha con el 135(prohibido) referéndum pactado y vinculante? ¿El problema es, en verdad, la Constitución? Cámbiese. Es la condicio sine qua non para desacralizar la independencia. ¿Difícil? ¿No se sentaron en un despacho Zapatero y Rajoy, y ellos dos solitos cambiaron el Art. 135 sin contar con el resto de partidos del arco Parlamentario? ¡Ah! Y otra: en esto nadie tiene la patente de la verdad absoluta. Cuanto más se retrase la consulta, más costará resolverlo.

unamuno¿Qué diría hoy ante este problema el catedrático y rector salmantino? Vaya usted a saber, porque siempre huyó del agudo infantilismo, la pobreza mental y el fanatismo. Presumía que jamás se presentó a candidato de nada. “Me presentaron”, solía decir. Fue un convencido de la libertad personal, un librepensador, por lo que fue vapuleado por los partidos de todas las tendencias ideológicas, y cada una de ellas se lo quisieron apropiar. Unamuno siempre dijo de sí mismo que procedía de una familia de rancio abolengo liberal, entendiendo liberalismo sinónimo de justicia sin condicionamientos de ninguna clase.

Pero esta su postura ante la vida le pasó serias facturas. Por su asistencia a un mitin que dio José Antonio Primo de Rivera en Salamanca en 1935, como cortesía de la visita que éste le hizo en el Rectorado, la Academia Sueca, a instancias de sus compatriotas, no le concedió el Premio Nobel de ese año, sin tener en cuenta su actividad crítica frente al fascismo y sin examinar sus señaladísimos méritos filosóficos y literarios.

(1) pdf del ensayo, página 523 ies Dom Bosco

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Erasmo Quintana

ERASMO QUINTANA RESEÑA