Buscar
17:07h. viernes, 03 de diciembre de 2021

Referentes Siglo XXI de Abdón Ubidia - por: José Manuel Castellano

 

FRASE CASTELANO

 

Para la Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina (CES-AL), y para quien les habla en calidad de Editor-Jefe, es un placer inmenso que esta obra de Abdón Ubidia pase a formar parte de nuestro fondo editorial y de esta manera poder contribuir a su difusión en el escenario mundial, bajo nuestro lema: “compartir y democratizar el conocimiento”, sin ningún tipo de barrera, ni obstáculo alguno, como explícitamente queda plasmado al final de los créditos en nuestras publicaciones, que literalmente dice: “Queda totalmente permitida y autorizada la reproducción total o parcial de este material bajo cualquier procedimiento o soporte a excepción de fines comerciales o lucrativos”. Esto viene a cuento, y considero importante resaltarlo, ya que nuestra filosofía encierra elementos concomitantes con el planteamiento que nos ofrece Abdón Ubidia en este ensayo intitulado “Referentes Siglo XXI”.

ABDÓN UBDIA

Abdón Ubidia

 

Debo iniciar esta intervención señalando que no es una tarea nada fácil concretar una síntesis y una valoración a este libro de Abdón Ubidia, pues son tantos los aspectos de gran interés que contiene, que nos encantaría adentrarnos de forma detallada en cada uno de ellos, pero creemos que no sería muy apropiado, pues nos llevaría un tiempo del que no disponemos en estos momentos y tampoco se trata de aburrir a este selecto auditorio virtual con mis comentarios, sino más bien ajustarme al papel de presentador, con el propósito de lanzar algunas pinceladas que puedan contribuir de estímulo a que ustedes incursionen en estas doscientas y pico páginas que son, sin duda, muy enriquecedoras.

Antes de entrar de lleno en materia, se hace necesario subrayar que este libro es el resultado de un ingente trabajo a lo largo de más de dos décadas, ya que fue editado en el año 2000, bajo el prestigioso sello de Abya Yala, y ha tenido tres ediciones posteriores y esta última, ampliada y corregida, constituye su quinta edición. Ese es un dato muy significativo que habla por sí solo, al que se le debe añadir y agradecer el notable esfuerzo al autor por darle mayor vida, profundizando en su estudio. Como consecuencia de ello, nos presenta este valioso documento que nos debe llevar a pensar y repensar sobre los distintos aspectos tratados, ya que como muy bien señala Abdón es un tema que ha quedado sumergido ante la imposición de un sistema, que ambiciona suprimir en todos los órdenes del pensamiento los referentes de la realidad, la política, la ética, la estética, etc. en la articulación de este mundo globalizado que intenta y logra, desde nuestra concepción, neutralizar, re-adaptar, re-categorizar y retorcer contenidos de fondo para vaciarlo y otorgarles nuevos significados bajo el mismo significante, en función a los intereses del mercado y del control social.

En ese sentido, el punto de partida de este ensayo de Abdón Ubidia arranca a través de una serie de cuestionamientos: ¿Hemos perdido los referentes? ¿Hemos perdido el sentido? ¿Los términos realidad y verdad ya  no significan nada?

De modo que el eje central de esta obra indaga sobre la existencia o no de referentes en el siglo XXI. Un asunto, sin duda, extremadamente complejo y, para ello, su autor realiza un intenso y profundo recorrido multidisciplinar con la finalidad de acercarse primero a analizar, después a valorar y en tercer lugar a exponer la situación actual desde el punto de vista referencial en todos los ámbitos de su estudio. Ese explícito propósito le lleva a una minuciosa revisión histórica con el objeto de rescatar o como bien apunta su autor de “recuperar referentes válidos, volver la mirada hacia lo concreto”. Por tanto, ese asunto constituye el alma o esencia de este interesante y no menos laborioso ensayo, que viene cargado de un alto componente de erudición, pero también de una mirada social, humana y bajo una perspectiva individual, como sujeto histórico, que ejerce por medio de su condición de escritor comprometido con su tiempo.

El abordaje de esta densa temática y sus amplias interrelaciones e interconexiones tiene como telón de fondo el concebir al neoliberalismo como una cosmovisión global en todos los planos del quehacer social, ideológico, filosófico, cultural, etc. Esto lleva al autor, en sus páginas iniciales, a advertir al lector que esta publicación es un “libro libresco”, con grandes defectos como resultado de años de lecturas, dispersas y eclécticas, y cuya autoría no viene avalada por un filósofo, ni por un antropólogo o sociólogo sino por un escritor. Pero claro, Abdón Ubidia no es un escritor corriente que se esconde tras las bambalinas de las palabras sino que su prosa y su discurso se enfrentan a la realidad, pasada o presente, y frente a esta aldea global actual, con miras hacia una transformación, hacia la construcción de un futuro mejor, desde diversos planos temáticos, territoriales, temporales y bajo distintos enfoques, que van desde lo universal a lo regional -léase Latinoamérica- y a la realidad ecuatoriana para aterrizar en la esfera social, en el ser humano y en el individuo.

Abdón desde su trinchera literaria afronta su reflexión y análisis desde una crítica ideológica abierta sobre el momento en que vivimos y, para ello, establece múltiples diálogos con una gran cantidad de autores, pero también en determinados tramos se puede apreciar con total claridad la proyección de su propia sombra: su condición de escritor en plena coherencia y apegado a sus ideas y pensamientos sobre las diversas temáticas. Esto nos lleva a identificar a Abdón con José Luis Borges, por la riqueza en sus abundantes citas de autores y en su trasfondo filosófico pero, al mismo tiempo, se le puede vincular a la elocuente pasión de Julio Cortázar y, por encima de todo, a la consistente conciencia de Jean-Paul Sartre. Asimismo, Abdón Ubidia viene a representar la antítesis o el contrapunto del protagonista de su novela “La Madriguera”, un pintor, que consciente del agotamiento y del ruido de las claves del arte moderno y posmoderno, renuncia a seguir pintando. En cambio, Abdón se mantiene fiel, perseverante y comprometido, a pesar de las hostilidades silenciosas y terroríficas del panorama actual que se refleja en un miedo a la libertad.

Desde otro ángulo, si tuviéramos que catalogar este libro, que intenta rebuscar entre los referentes pasados con el ideario de reflexionar en la (re)construcción de otros con los cuales afrontar esta nueva centuria, lo definiríamos por su carácter de rebeldía, una rebeldía con causa, justa y legítima. Es muy probable -a pesar de que podríamos estar equivocados, aunque contamos con sólidos argumentos y evidencias para creer- que este libro es un texto para el futuro o, por lo menos, para el futuro de la sociedad ecuatoriana. Nos habría encantado que esta poderosa herramienta tuviera, desde ya, una aplicación práctica como manual en las aulas universitarias del país y que sus páginas fueran devoradas por nuestros estudiantes hambrientos de superación y sabiduría; que sirviera para abrir espacios de discusión y que de forma complementaria activara procesos de pensamiento crítico -muy alejados de esas intensas y engañosas campañas de marketing promovidas desde el interior de los centros universitarios ecuatorianos-; a la par de intensificar procedimientos de indagación dinámica del conocimiento acumulado, con el propósito de generar alternativas frente a esta realidad inerte y asintomática en la que nos encontramos, que nos impide llegar a sentir en carne propia las afectaciones y sus efectos secundarios.

No obstante, tememos que todavía no están dadas las condiciones adecuadas para digerir los contenidos y los postulados que nos ofrece Abdón Ubidia. En otras palabras, este no es un libro de lectura fácil para aquellos que no dispongan de una sólida base y, por consiguiente, tampoco es un libro que vaya destinado al gran público. Y no lo es por responsabilidad del autor sino por el perfil y las cualidades inherentes que definen a los potenciales lectores nacionales. En cualquier caso, urge un giro radical en nuestros centros universitarios y en la sociedad ecuatoriana para que podamos apropiarnos de textos con estas características, que permitirían escapar del subdesarrollo económico y formativo en que está sumergida nuestra juventud o dicho de una forma más clara y directa en palabras de nuestro autor: Ecuador es, todavía, un país de semianalfabetos.

A simple vista se podría decir que esta obra, “Referentes Siglo XXI”, abre un nuevo camino en el género ensayístico dentro de la amplia producción de Abdón Ubidia. Sin embargo, desde nuestra modesta interpretación creemos que no es así. En primer lugar, porque consideramos que es el leitmotiv en su trayectoria literaria con respecto al abordaje y a las temáticas centrales tratadas en sus cuentos y novelas precedentes, con una narrativa que explora los cambios del territorio y las relaciones sociales de Ecuador en el último tercio del siglo XX; como es el caso de su novela “Ciudad de Invierno” (1978), que dibuja el boom petrolero de la década del 70 y sus consiguientes efectos; como también su obra “Sueño de lobos” (1986), donde esboza un clima social de desencanto y decepción de los años 80.

En esa misma línea se encaminan sus relatos cortos de ciencia ficción y fantasía, como la serie “DivertInventos” (integrada por “Divertinventos”, 1989; “El palacio de los espejos”, 1996; “La escala humana”, 2008 y “Tiempo”, 2015), que va dirigida a un público juvenil, con una definida orientación divulgativa sobre el pensamiento científico y filosófico contemporáneo.

“Referentes Siglo XXI” no es solo una consecuencia derivada de su trayectoria precedente, como hemos apuntado anteriormente, sino un elemento que tiene continuidad y está muy presente en sus obras posteriores, que viene justificado por su compromiso social como escritor, que queda muy bien plasmado en  la pieza teatral de carácter ensayístico “Adiós Siglo XX” de 2002;  en la ya mencionada novela “La Madriguera” (2004), que retrata a la sociedad finisecular quiteña como consecuencia del feriado bancario de 1999; en su ensayo “La aventura amorosa y sus personajes” de 2011; o en el “Elogio del pensamiento doble” de 2019.

“Referentes Siglo XXI” se estructura a través de cuatro módulos o capítulos.

El primero aborda temáticas relacionadas con la cultura actual: la revolución cultural del neoliberalismo; la modernidad y la posmodernidad; la democracia, la cultura y la cultura de masas; y reflexiones sobre los errores y realidades de la izquierda.

El segundo capítulo se centra en la denominada cultura de masas, la pornografía y el erotismo, el libro y la televisión, el cine y la literatura, el periodismo y la literatura, la lectura y las nuevas tecnologías.

El tercer bloque se encarga de la cultura popular, la literatura popular y lo popular en la literatura, el cuento popular e indígena y la poesía popular.

El cuarto y último capítulo se detiene en la cultura culta o alta cultura, su valoración sobre el papel de los nuevos curadores del arte actual, de las poéticas opuestas (el caso de Borges y Cortázar), de la literatura y el psicoanálisis, de la crítica a la crítica, de “La Mujer” y la literatura, de los nuevos talleres literarios y la influencia de Sartre en su generación.

En definitiva, nos encontramos ante una sociedad colapsada y desbordada donde sobran científicos y pseudocientíficos académicos -cuyas producciones no tienen más finalidad que la de rellenar hojas de vida y dar respuesta a una torpe y absurda burocracia galopante-, los cuales no aportan ni contribuyen en nada a la sociedad. Necesitamos una legión de divulgadores científicos que impulsen nuevas reflexiones sobre la actual sociedad para que proyecte un futuro que sepa establecer puentes de conexión con la colectividad. En caso contrario, se perpetuará este tiempo asimétrico, en relación a la carencia de pensamientos y propuestas sobre los grandes problemas con los que convivimos hoy en día, sin posibilidad alguna de acción de mejoras.

Esta realidad que comentamos se manifiesta en esta sociedad líquida, que está encadenada y secuestrada por los avances tecnológicos, que nos impiden pararnos, sentarnos, reflexionar y ubicarnos en un tiempo real y que se traduce en unos estrictos controles sociales, en nuevos hábitos y prácticas deshumanizantes, sin capacidad para cuestionar, sin cualidad de comprensión, sin facultad reflexiva y sin oportunidad de maniobra para actuar. Este sometimiento y control desvía nuestra atención y acción colectiva, nos aleja del mundo real y nos sepulta en una espiral virtual de un entretenimiento inocuo, vacío y sin salida.

Por todo ello, “Referentes Siglo XXI” de Abdón Ubidia es, sin duda, una obra imprescindible y, por tanto, recomendamos una lectura muy pausada y reflexiva para abrir los ojos ante esta realidad irreal. Para concluir y parafraseando a Van Gogh, “el artista completo no puede ignorar las falsedades de su época”, a lo que nosotros añadimos que tampoco el intelectual ni el escritor comprometido, como nos ha demostrado Abdón Ubidia a lo largo de su trayectoria. Felicitaciones maestro por tus enseñanzas, felicitaciones amigo por compartir tus reflexiones.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de José Manuel Castellano

josé manuel castellano reseña

 

mancheta 40