Buscar
00:23h. sábado, 19 de septiembre de 2020

En mi tierra no hay racismo, solo un inquilinato en ruinas - por Maribel Santana

 

FRASE MARIBEL SANTANA

 

 

En mi tierra no hay racismo, solo un inquilinato en ruinas - por Maribel Santana, activista, historiadora *

Los acontecimientos de días atrás, que ha sido el circo para las televisiones del poder, confundiéndolo todo aposta o por ignorancia, por el problema  de emigración y pandemias en el pueblo sureño de TUNTE, (Gran Canaria) ha traído al cabezón  y a la bocaza del cuerpo de  progres y  exóticos/as, lo de las conductas racistas.

El que la vecindad de este pueblo solidario, abierto y hospitalario haya reaccionado así tiene sus explicaciones, al igual que otros pueblos de aquí  y de Pekín. Si se les esconde a cualquier colectivo, persona u otros, información y se opera a escondidas, mal asunto, pues la gente vive constantemente, los empujones y vasallajes que ya no pueden más, porque al pueblo no se le explica ni se le consulta, solo está para obedecer. El miedo y las pocas esperanzas desbordan a un colectivo.

Mi pueblo vive como un inquilinato en ruinas entre los de allá y los de acá, que son brotes de una misma rama. (El fenómeno colonial lo llevamos a las espaldas como una mochila donde tenemos la vida, junto con el cacho  de pan).

Sufrimos monocultivos como modelo productivo, paro, desahucios, represión, fracasos de todo tipo, ventas del suelo como retales  de cualquier tienda de tejidos y otro tipo de herejías.

Según los entendidos en el tema,  Canarias es el segundo espacio, país, islas, del mundo  con más población por Km cuadrado.  “7. 400 Km cuadrados aguanta una población de  2, 3 millones entre nativos, foráneos sin contar con los sudamericanos no empadronados y de otros lugares. La ONU  dice: “para que un país tenga calidad del medio no debe pasar de 50 personas por Km cuadrado". España tiene una densidad de 94 personas. O sea que por los cálculos, Canarias tiene 318 personas por Km cuadrado.”

El que fuera presidente de Canarias, Jerónimo Saavedra, años 80, le pidió al gobierno central (ambos del PSOE), que por favor en un proceso de 10 años, frenase la entrada de personas a las islas por la densidad tan alta de población, y la falta de recursos. Saavedra, como comprenderán, nada sospechoso de nacionalista ni de racista, Solo, que se vivía esa situación. Imagínense la de hoy por hoy.

Por si fuera poco, los monocultivos de los que han malvivido las islas desde la “conquista”  hasta nuestros días, han dejado todo un espectro y estela de desolación y pobreza del medio casi irreversible. Ventas de tierras al peor postor para especulación, Emigración masiva  y hasta invasiva por tierra mar y aire, turismo masivo y casposo, en fin si ya sabemos ¿para qué más contar? También sabemos que los hay que no se quieren enterar y reaccionan con agresividad  porque el interés o la ficción es la mayor de las plagas.

La gente dice: “pero es que en todo el mundo pasa lo mismo no solo en Canarias”.  Claro los  capitalistas no  tienen patria por tanto arrasan como y donde sea, pero nada que ver con que Canarias sea o no una colonia. La soberanía de un país se refleja en el control de sus fronteras, aquí y en Honolulu.

En todo el transcurso de la Pandemia la organización de la muerte, del crimen organizado  y la devastación OTAN, estuvo desplazada por todo el Atlántico, sobre todo por las costas del continente africano, cuidando qué cosa, pues las riadas de pateras que entraban a las islas se les escapaba a los barcos otánicos.  3500 almas es el saldo en plena pandemia. Cuestionamos que esta locura que no acaba de interpretar el pueblo canario trae malos augurios. 

Por avión entra el cuádruple, que  por vía  pateras. Me pregunto, ¿en un país sin recursos?.  Mi abuelo me contaba que los emigrantes van donde hay trabajo y vivienda para poder desarrollarlo. Ganan su dinero y se van luego a su país de origen a disfrutarlo. Pero al menos en Canarias no ocurre. Lo cumple los/as vendimiadores mal pagados que explota  España por cierto, pero estos regresan a su país.

También se  dice que salen por  pobrecitos. Tendrán esos pobrecitos recursos varios,  anímicos, mentales, materiales amén de otros  para hacerlo? Yo me temo que estos no salen, que se quedan jodiendose allí sin nada que los ampare, son esos los pobrecitos, a los que habría que ayudar.  Las pateras, aviones y otros pagos a mafiosos para saltar el charco son caras. ¿Qué hacen entonces en países que como Canarias tiene un paro del 30%, donde las viviendas son las más caras de España, entre otras desgracias?, 

Al empezar la pandemia, un grupo de emigrantes salió en patera hacia su país, pagaron de 4 a 5  mil euros, esto salió en la prensa canaria, el que denunciaba el hecho fue una institución oficial  que acogía y administraba a los emigrantes. Los canarios se desconcertaron pues no entendían nada. Quien tiene ese dinero para salir y posiblemente para entrar más tarde al país de nuevo ? ¡Crónicas para un análisis!.

Que hay que atender a las personas, que vienen legal o ilegalmente  y sobre todo acoger a los que vienen por guerra de rapiñas originadas por nuestro país, eso no se discute. Pero se está hablando de otras cosas. De recurso que no tenemos, no de racismo. Seguro que habrán otros pobres, desde luego, pero el teatro que tenemos en canarias es ya muy descarado.

Claro los exóticos/as, Hippies, progres de medio pelo, ONGs de pañitos calientes financiados por el poder, izquierdas ausentes que de boquilla para afuera, entienden que el mundo está hecho a su medida de bobalicón y que no existen fronteras y otros despapuches son  los que les aplaude la reacción.  

Rememorando a Franz Fanon, el revolucionario del Caribe, a otros de su talla y así como a los tuareg, “los habitantes de un país tienen que hacer la revolución y no escapar de ella”. Preguntan los Tuareg,  “qué buscan en esos países”

Claro ahora lo más fácil es salir haya trabajo  o no,  si hay se trabaja, si hay que desplomar los salarios se hace  y si no hay, pues a medrar.   El  consumo desaforado,  es lo que hay no la búsqueda  de una vida mejor.  Nadie hace nada para derribar el capitalismo, solo huir de él empujando al otro compañero. 

Europa tiene 140 millones de pobres, si estos están así, que habrá para los demás que emigran. Los que emigran nada quieren saber de revoluciones y socialismos, son pobrecitos, pero los del país son muy ricos además de racistas. Siempre midiendo con el metro de la miserabilidad.

En fin análisis, explicación, racionalidad y otros es lo que nos mueve, no racismo. A los ignorantes que solo les afecta que no les llamen racistas por su imagen de progre por no profundizar lo que está ocurriendo, que lean analicen y se acerquen a las masas pobres que tenemos en Canarias, para que palpen la realidad. Harta de hipócritas.

MI PUEBLO NO ES RACISTA, ES EL INQUILINO DE LOS ARRENDATARIOS COLONIALES.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Maribel Santana 

MARIBEL SANTANA 2

 

MANCHETA 4