Buscar
19:48h. Sábado, 19 de Agosto de 2017

Faustino García Márquez "Este Gobierno crea una nueva Ley del Suelo para acabar con la maraña de leyes que él mismo fabricó por intereses"

Faustino García Márquez, ex director de la Agencia Canaria de Desarrollo Sostenible, arquitecto y urbanista, considera que, aunque es pronto para opinar, porque extrañamente el Gobierno la ha mantenido celosamente oculta, considera que es un borrador de Ley con demasiados elementos “inquietantes”.

Faustino García Márquez "Este Gobierno crea una nueva Ley del Suelo para acabar con la maraña de leyes que él mismo fabricó por intereses"

Considera que la Ley tiene muchos aspectos inquietantes. Especialmente preocupante le resulta la renuncia del Gobierno de Canarias a su potestad de ordenación del territorio

Entrevista en Radio San Borondón

El pasado lunes el Presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo presentaba públicamente el borrador de la nueva Ley del Suelo, que supone según el Gobierno “un esfuerzo por simplificar, clarificar y dar seguridad a las decisiones sobre el territorio”.

Faustino García Márquez, ex director de la Agencia Canaria de Desarrollo Sostenible, arquitecto y urbanista, considera que, aunque es pronto para opinar, porque extrañamente el Gobierno la ha mantenido celosamente oculta, considera que es un borrador de Ley con demasiados elementos “inquietantes”.

Márquez entiende que, a priori, la Ley tiene aspectos positivos como la solvencia del equipo redactor “son profesionales con gran experiencia y capacidad, pero recordemos que las leyes  no las hacen los redactores sino los políticos, que son quienes dan las ideas y las órdenes de como tienen que desarrollarse las leyes".

También considera positivo la voluntad de tener un texto legal único, aunque a fin de cuentas es volver 18 años después a como estábamos al principio en 1999 “hemos vuelto a la casilla de salida”, indica, "lo que hay que ver si la ficha es la misma de 1999 pero mucho nos tememos que no”.

Y en tercer lugar entiende que es bueno el afán del Gobierno de simplificar y agilizar “pero eso es más fácil de decir que de hacer, salvo que se desregulen las cosas y entonces es peor el remedio que la enfermedad”.

Considera, no obstante, que esta Ley contiene una serie de elementos que el arquitecto califica como inquietantes.

En primer lugar destaca el ocultismo, el hecho mismo de que el Presidente del Gobierno no haya enseñado este proyecto ni siquiera a su socio de Gobierno, el PSOE, “que deberá tener complejo de marido engañado”, bromea García Márquez. 

Peor aún entiende García Márquez el hecho de que sin embargo el Ejecutivo si se ha reunido con  los empresarios y algunos Colegios... “eso me resulta más  inquietante y muy poco transparente, para un Gobierno que se jacta de serlo”. Y es que además -insiste- de esas reuniones parece que los empresarios han salido contentos... “que los empresarios canarios salgan contentos es algo sospechoso para los que conocemos cuáles son los intereses que les mueven a la mayoría...”.

Otro elemento que critica es el lenguaje con el que se está “vendiendo la moto”. Considera que desde el Gobierno se están diciendo obviedades como  que van a respetar los espacios naturales protegidos  “¡¡faltaría mas que el Gobierno se saltara también esto!! ".

En este sentido destaca también algunas falsedades incluidas, como hablar de un texto único que nace para derogar tres leyes. “Están hablando de unificar las tres leyes, pero es que por una parte las directrices son un instrumento de ordenación, no son una Ley... Y en cuanto a la  La ley de Armonización, que también la ponen como una de las tres leyes, se hizo para corregir, es una modificación de la legislación.  Por tanto no hay tres leyes como ellos dicen... “.

Se muestra también muy crítico con el argumento que esgrime el Gobierno cuando alude a que Canarias sufre una maraña normativa “¿y quien ha creado ese lío de leyes?” se pregunta , para responder que “Esta maraña ha sido fabricada por el propio Gobierno para atender las solicitudes  de unos y otros, a veces por puro electoralismo, otras por intereses económicos y en otros casos para corregir errores”. 

Otro argumento falaz que desmonta García Márquez, se refiera a considerar como una novedad de la Ley el que todo lo que no se clasifique como suelo urbano o urbanizable será rústico, a diferencia de la ley estatal de 1998 “eso es ignorancia, sentencia Márquez: Canarias ya estableció en 1999  esa misma obligación, esto no es nuevo y que no se hagan ahora los ecologistas, pues eso ya está vigente desde hace muchos años”. 

Especialmente preocupante le resulta la renuncia del Gobierno de Canarias a su potestad de ordenación del territorio. El dejar en manos de los ayuntamientos y Cabildos exclusivamente la aprobación del planeamiento y hacer alusión a que si después hay problemas de legalidad ya se aclarará en los Tribunales, es judicializar más el urbanismo en Canarias. Por ello considera que esta es una de las fallas más preocupantes de esta nueva Ley “nos estamos jugando el territorio, y esto es muy serio”, sentencia.

http://www.sanborondon.info/content/view/71385/1/