Buscar
08:48h. Domingo, 17 de noviembre de 2019

Federico Aguilera Klink califica las promesas de los candidatos a las elecciones europeas de “retórica electoral”

SB-Noticias.- El catedrático de Economía Aplicada en la ULL,Federico Aguilera Klink, ha manifestado que gran parte, o la totalidad, de los candidatos que los partidos presentan a las elecciones europeas, aparentan estar en sintonía con las pretensiones que les llegan desde la sociedad, pero sus palabras no son más que retórica.

Federico Aguilera Klink califica las promesas de los candidatos a las elecciones europeas de “retórica electoral”    

Destaca las contradicciones en que incurre una gran parte de esos candidatos

SB-Noticias.- El catedrático de Economía Aplicada en la ULL,Federico Aguilera Klink, ha manifestado que gran parte, o la totalidad, de los candidatos que los partidos presentan a las elecciones europeas, aparentan estar en sintonía con las pretensiones que les llegan desde la sociedad, pero sus palabras no son más que retórica.

En este sentido, dijo que ellos mismos saben que las promesas electorales son, en el fondo, engaños, y, más aún, los que ya han formado parte del Parlamento Europeo, son los que han legitimado y amparado los  tratados y las leyes que han conducido a la situación que se vive en Europa, de paro, precariedad laboral y desaparición de la Europa de los derechos sociales y del bienestar.

¿Cómo vamos a creer que van a defender la Europa social?, se pregunta Aguilera Klink, si “ellos son los que han apoyado la Europa de los bancos, la Europa antisocial, la que va en contra de las personas”.   Ellos son los  mismos  que han generado la crisis, los que han legitimado la manera de salir de la crisis, los que hablaban de que era imposible cambiar la constitución pero la cambiaron de la noche a la mañana, y ahora son estos mismos los que van a pactar la unión entre los dos grandes partidos mayoritarios.  

Por ello, a Aguilera Klink no le sorprende que Felipe González proponga una coalición con el Partido Popular “para defender la democracia”. Van a pactar la unión entre los dos grandes partidos, dice, para defenderse y buscar más estabilidad electoral, pero nos aseguran que es por el bien de todos nosotros y por el bien de la democracia. “Sabemos que es un engaño pero nos cuesta trabajo creerlo”, asegura Aguilera Klink.

Citando a Erich Fromm explica Aguilera Klink la diferencia entre el rebelde y el revolucionario. El rebelde, afirma,  solamente se preocupa de alcanzar rédito político,  y después se vende al mejor postor, y en esta descripción encajan perfectamente las manifestaciones de Felipe González y de Ramón Tamames, sobre la formación de una coalición con el Partido Popular.

Como ejemplo, para ilustrar sus afirmaciones, recuerda Aguilera Klink la petición que, hace unos días,  presentó Izquierda Unida en el Parlamento para que se debata el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, que se está negociando en secreto. Y  el Partido Popular, PSOE, UPyD y CiU se opusieron a que se promueva ese debate. Aguilera Klink asegura que ese tratado va a tener mucha más fuerza que la Comisión Europea y que el propio Parlamento Europeo, que según su criterio, carece totalmente de relevancia en asuntos decisivos.

Por tanto, afirma Aguilera Klink, en esta llamada democracia española, construir un mínimo de democracia está mal visto por los propios partidos que están en el Parlamento. la democracia solo puede existir cuando existen individuos democráticos pero los sucesivos gobiernos de España, de Europa, o del mundo llamado occidental, no han tenido interés en construir, con la educación y la experiencia, individuos democráticos.

Aguilera Klink reflexiona sobre las causas profundas de esta situación, que, según manifiesta, debate con sus alumnos en la universidad, y entiende que el principal problema medio-ambiental que padecemos en este planeta, es la violencia que lleva ejerciendo el capitalismo para poder seguir manteniendo su manera de vivir. Para ello, asegura,  “nos van a meter en conflictos armados” y el mensaje que se nos da  es claro: “si quieren vivir de esta manera admitan que van a tener que están involucrados en conflictos armados”. El capitalismo, y su brazo militarista, nos están diciendo que si queremos seguir viviendo así tenemos que participar en las guerras de expolio y saqueo de los países que cuentan con recursos naturales. Y aunque después de la segunda guerra mundial es cierto que el capitalismo europeo ha respetado más los derechos medioambientales en Europa,  no lo ha hecho en absoluto en los países de  África, ni de  America Latina.