Buscar
13:16h. miércoles, 02 de diciembre de 2020

Aunque el maquinista reconoce su despiste, la causa principal del accidente es el austericidio, la obsesión por el beneficio

El maquinista del tren de la tragedia de Santiago ha admitido un despiste y le han formulado cargos por imprudencia. Yo no sé si el hombre será culpable y hasta qué punto. Pero eso no exime de responsabilidad a ADIF  ni a RENFE. La tecnología ofrece dispositivos para prever cualquier fallo humano. Un despiste, una inhabilitación física o, incluso, una decisión voluntaria para un atentado. Cuando la velocidad máxima es de 80 kilómetros por hora, y el tren va a 190, esos sistemas frenan el tren. Pero no existían en ese tramo tan demostradamente peligroso. Y yo afirmo que no se habían instalado esos sistemas de seguridad, únicamente, por la obsesión criminal del ahorro, para aumentar los beneficios.

La familia del maquinista ha dicho, con toda razón: "Parece que hay un solo culpable, pero tiene que haber más"

Ahora el chivo expiatorio es el maquinista que se despistó. Sin embargo, un tren que circula, con doscientas personas a bordo, por una zona urbana, a más del doble de la velocidad indicada, no es responsablidad únicamente de la persona que conduce el tren. 

Esto no se puede despachar, simplemente, justificándolo con un despiste. La Administración, ADIF y RENFE tienen que explicar -no podrán- porqué no estaban instalados los sistemas de seguridad. 

http://www.lavanguardia.com/sucesos/20130728/54378177432/libertad-cargos-maquinista-tren-santiago.html

http://www.lne.es/sucesos/2013/07/29/maquinista-queda-libertad-cargos-admitir/1448192.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/07/27/espana/1374955804.html

http://www.abc.es/espana/20130728/abci-declaraciones-maquinista-santiago-201307281759.html